Manuel Arias Maldonado

Paradoja del camorrista

Casi todas las familias contienen algún miembro problemático que, por el solo hecho de serlo, recibe un trato diferenciado. Hace menos, pero obtiene más; sus faltas se juzgan con menor severidad; sus demandas gozan de prioridad. Son, en una palabra, receptáculos de atención preferente. Y es que jamás se cansan: nunca dejan de expresar sus demandas, acompañándolas de una gestualidad exagerada o de la amenaza de romper la baraja. Ignorarlos es imposible.

Opinión

Paradoja del camorrista
Foto: Kerstin Joensson
Manuel Arias Maldonado

Manuel Arias Maldonado

Profesor de Ciencia Política en la Universidad de Málaga y colaborador habitual en prensa y medios culturales.

Casi todas las familias contienen algún miembro problemático que, por el solo hecho de serlo, recibe un trato diferenciado. Hace menos, pero obtiene más; sus faltas se juzgan con menor severidad; sus demandas gozan de prioridad. Son, en una palabra, receptáculos de atención preferente. Y es que jamás se cansan: nunca dejan de expresar sus demandas, acompañándolas de una gestualidad exagerada o de la amenaza de romper la baraja. Ignorarlos es imposible.

Así sucede, ahora mismo, en la escena internacional. Donald Trump y Matteo Salvini se conducen como actores políticos fuera de norma, ajenos a las normas no escritas de la diplomacia internacional y empeñados a su manera en modificar la conducta de sus colegas. Su estilo causa perplejidad, cuando no vergüenza ajena: Trump sabotea las cumbres multilaterales y Salvini bromea en Twitter sobre la inmigración ilegal. Sin embargo, a veces tienen razón: Europa lleva décadas ahorrando en seguridad a sabiendas de que Estados Unidos cubriría sus espaldas en caso de conflicto, mientras que el fracaso de la política europea de inmigración ha hecho recaer una carga formidable sobre los hombros de Grecia primero e Italia después. He aquí, pues, dos reivindicaciones dignas de atención a las que no se hacía demasiado caso. Solo cuando los camorristas han desplegado su show ha venido a admitirse la razonabilidad de sus demandas y se ha formulado el compromiso -acaso solamente cosmético- de atenderlas. Pero no han sido las razones las que han persuadido a sus interlocutores, sino el puñetazo sobre la mesa.

Hay en esto una amarga moraleja. Ya que para alcanzar esa aparente victoria no solo se ha hecho teatro: Trump está desmantelando gradualmente el orden internacional liberal y Salvini despliega con evidente satisfacción un discurso nacional-populista que incluye la idea de confeccionar censos étnicos. Ganarse la atención de los demás tiene así un precio que pagamos todos. De hecho, el método del camorrista suele conducir al abuso injusto más que a la justa reparación. Tomemos el caso del independentismo catalán: un agravio mayormente imaginario ha desembocado en el intento sostenido por subvertir el orden constitucional; es tal el ruido que la democracia española apenas ha podido atender a otra cosa. De momento, el resultado de esa insistencia es la apertura de un diálogo con el gobierno central para explorar nuevas inversiones y competencias. Todo ello, mientras los extremeños siguen sin una red ferroviaria digna de tal nombre.

Esta paradoja no tiene fácil solución, pues la política carece de un método objetivo para sopesar la razonabilidad de las preferencias y depende, quizá en exceso, de los azares de la movilización o el liderazgo. Solo cabe esforzarse para evitar que se salga automáticamente con la suya quien más ruido haga, para lo que será necesario atender también a quien no hace demasiado ruido. Y eso, como demuestran el ascenso de las políticas de la identidad o la lógica sensacionalista del sistema mediático, nadie sabe cómo hacerlo.

Más de este autor

Cordones sanitarios

«En las sociedades europeas que han sobrevivido a los cataclismos antiliberales del siglo XX y tienen por tanto memoria de su propio colapso, la retórica de la democracia militante puede convertirse en un recurso electoral»

Opinión

From Hitler to Lombard

«Riefenstahl took full part in the preparations for the Nazi convention, designing her own sets and choreographing the performance; the film’s impact on the world was, after all, of greater importance than the impression the convention made on witnesses and those who attended»

Rancho Notorious

Más en El Subjetivo

Pilar Cernuda

¿Y ahora?

«Los españoles, hoy, han pasado página al estado de alarma pero les llega ahora el estado de inseguridad… y de  incertidumbre»

Opinión

Daniel Capó

65 diputados

«Se vota normalmente en contra de algo y esa ha sido la suerte electoral de Ayuso: simbolizar la resistencia a un proyecto político que –a causa de sus alianzas– se ha alejado demasiado de las corrientes ideológicas centrales de nuestro país»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Beberse los mares y las estrellas

«Hoy también podemos imaginarnos que ingerimos toda la vía láctea si adquirimos la botella de Château Pétrus 2000 que ha puesto en licitación la casa de subastas Christie’s, tras haber sido añejada durante 14 meses en la Estación Espacial Internacional. Valor estimado del remate: un millón de euros»

Opinión