The Objective
Publicidad
España

El PP jalea a los diputados de UPN mientras 'crucifica' a Álvarez de Toledo

Los populares se contradicen al elogiar que Sayas y García Adanero se salten la disciplina de voto cuando han multado a su exportavoz por lo mismo

El PP jalea a los diputados de UPN mientras 'crucifica' a Álvarez de Toledo

La diputada del PP Cayetana Álvarez de Toledo. | EP

La berlanguiana votación del jueves en el Congreso de los Diputados sobre la reforma laboral provocó una grave crisis en la Unión del Pueblo Navarro (UPN), cuyos dos diputados –Carlos García Adanero y Sergio Sayas– se fueron al ‘no’ en el último instante para regocijo del Partido Popular, en cuyas filas se ha elogiado que se saltasen la disciplina de voto como si fuera una gran gesta política. Sin embargo, las alabanzas desde las filas del PP por este hecho chocan con el trato dispensado a Cayetana Álvarez de Toledo cuando ella hizo lo mismo -su votó fue en blanco- en la votación para los nuevos miembros del Tribunal Constitucional tras un acuerdo de su partido con el Gobierno de Pedro Sánchez.

«Grande», «¡Valiente!», «Admiro el trabajo de @GarciaAdanero y @sergiosayas. Sois personas de honor. No a la contrarreforma laboral. No a la banda de Sánchez», fueron algunos de los comentarios que salieron desde las cuentas de Twitter de diputados nacionales y autonómicos del PP.

Todo ello, a los pocos minutos de que los representantes de UPN anunciasen en sus redes sociales que no harían caso al acuerdo suscrito por su partido con el Partido Socialista de Navarra (PSN) para no reprobar al alcalde de Pamplona, Enrique Maya. Un pacto, eso sí, que se hizo a espaldas de sus diputados en Madrid, tal y como desveló THE OBJECTIVE en exclusiva.

Este viernes aún resonaban en las filas populares los ecos del paso dado por Sayas y García Adanero. Su portavoz adjunto en la Cámara baja, Mario Garcés, resumió el sentir de sus compañeros en un elogioso tuit hacia los dos diputados de UPN cuando estos se negaron a entregar las actas, tal y como le pedía el presidente de la formación regionalista, Javier Esparza. «Me quedo con la integridad y la valentía de dos grandes amigos. (…) Por muchas horas más de conversaciones y complicidad», subrayó Garcés, quien ejerce también como coordinador económico del grupo parlamentario del PP.

La propia Cayetana Álvarez de Toledo hurgó en la herida de las contradicciones del PP cuando a los pocos minutos de la surrealista votación sobre la reforma laboral celebró que Sayas y García Adanero hubiesen roto «toda disciplina excepto la de sus convicciones», justo el argumento esgrimido en su extenso recurso contra la sanción de 500 euros que le impuso el grupo parlamentario del PP por saltarse la orden de votar ‘sí’ a la renovación del TC en noviembre.

Desde entonces, la exportavoz del PP en la Cámara baja ha defendido la actitud de los diputados navarros, sobre todo de Sergio Sayas, por decir que sus jefes «no son los partidos, sino los españoles» y por insistir en que «no hay mayor tránsfuga que alguien que engaña a sus votantes».

Además, ha aprovechado la polémica para arremeter contra la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, por su «degradante cacicada», al no dejar que Alberto Casero modificase en el hemiciclo el sentido de su voto telemático. «Batet merece una reprobación inmediata», subrayó en su cuenta de Twitter.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D