The Objective
Publicidad
Internacional

Mercenarios en Ucrania: hasta 2.000 dólares al día por participar en la guerra contra Putin

Los requisitos para conseguir el trabajo son bastante exigentes: es necesario contar con más de cinco años de experiencia militar

Mercenarios en Ucrania: hasta 2.000 dólares al día por participar en la guerra contra Putin

Un militar ucraniano apunta hacia las posiciones rusas en las afueras de la ciudad de Brovary, al este de Kiev.|Aris Messinis (AFP)

Se buscan contratistas -mercenarios- para participar en la guerra de Ucrania contra el Ejército de Vladímir Putin. La recompensa: entre 1.000 y 2.000 dólares al día.

Si bien el Gobierno del presidente Volodímir Zelenski ya estableció la ‘Legión Internacional de Defensa Territorial de Ucrania e invitó a los extranjeros a unirse voluntariamente a sus filas, esta guerra en Ucrania, como es común en los conflictos, ha atraído a los mercenarios, civiles que participan activamente en los conflictos armados. 

Una corporación con sede en Estados Unidos busca agentes capaces de llevar a cabo operaciones encubiertas en suelo ucraniano, así como misiones de extracción y evacuación en las principales ciudades del país del este de Europa. 

Así se extrae de la oferta de empleo que ha publicado la empresa Silent Professionals, un sitio web que recoge trabajos de defensa y seguridad privada.

oferta mercenarios ucrania
Oferta de Silent Professionals: buscan mercenarios para Ucrania

Eso sí, los requisitos para conseguir el trabajo son bastante exigentes: es necesario contar con más de cinco años de experiencia militar y uno de ellos debe haber sido con experiencia de combate en el extranjero. 

También, como es previsible, el candidato o candidata debe estar en muy buena forma física y, además, es requisito indispensable que posea un pasaporte de EEUU, Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Ucrania, Polonia o la doble nacionalidad con una nación de la Unión Europa o Schengen.

Tener experiencia y conocimiento con habilidades de reconocimiento de vehículos, aeronaves y naves navales del armamento militar de la era soviética y la OTAN es un plus.

Si bien esto es solo una oferta de trabajo, ya se han reportado casos de contratistas extranjeros en el país, en ambos bandos.

Wagner: los mercenarios al servicio del Kremlin

The Wall Street Journal, Al-Monitor y otras publicaciones han informado de que Rusia está reclutando mercenarios sirios para luchar en Ucrania.

Pero en el caso de Rusia, cabe mencionar con especial interés a Wagner, la poderosa compañía de seguridad privada vinculada al Kremlin y a la que se relaciona en este conflicto con la misión de intentar acabar con la vida del presidente Zelenski. 

La presencia de cientos de mercenarios de Wagner se hizo especialmente notoria en el conflicto de Ucrania en 2014, cuando aquellos misteriosos «hombres de verde», sin identificación ni bandera alguna pero fuertemente armados, irrumpieron en la Península de Crimea y en el Donbás en apoyo a los separatistas prorrusos.

El Grupo Wagner es una empresa militar privada rusa que ha sido acusada de trabajar de forma encubierta para el Kremlin para llevar a cabo operaciones de combate en diferentes partes del mundo. Tiene presencia en Libia, Siria, Mozambique, Malí, Sudán, República Centroafricana, Burkina Faso y, ahora, en Ucrania.

El creador y jefe de los Wagner fue Dmitri Utkin, antiguo comandante en jefe del destacamento de fuerzas especiales número 700 de una de las brigadas del GRU (la inteligencia militar rusa). Un informe de la ONU atribuye a estos paramilitares rusos atrocidades como «torturas, ejecuciones sumarísimas y asesinatos indiscriminados de civiles desarmados», hasta el punto de que pueden ser acusados de «crímenes de guerra».

Mercenarios: sin protección legal internacional

El principal problema para los mercenarios es la desprotección legal en sus países de origen. La definición internacional de mercenario más ampliamente aceptada se encuentra en el artículo 47 del Protocolo I de los Convenios de Ginebra, que establece que los mercenarios no tendrán derecho al estatuto de combatiente o de prisionero de guerra y, por lo tanto, no gozarán de esos privilegios y pueden ser tratados como terroristas o insurgentes.

El Ministerio de Defensa de Rusia ya ha alertado precisamente de que no reconocerá como prisioneros de guerra a los mercenarios extranjeros que luchen en Ucrania contra el Ejército ruso.

En el caso de España, estuvo funcionando una especie de compañía militar privada (PMC), UC Global, con sede en Jerez de la Frontera desde 2017, pero el experimento no acabó saliendo bien y tuvo que cerrar sus puertas. No fue por falta de fondos ni por quiebra: su fundador, David Morales, reconoce a El Periódico de España que la empresa llegó a facturar ocho millones de euros al año y que tenía más de 80 trabajadores.

El problema es que Morales está inmerso en un proceso judicial por presuntamente haber espiado al fundador de Wikileaks, Julian Assange, cuando estaba refugiado en la embajada ecuatoriana de Londres, y eso fue lo que acabó con UC Global.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D