Los motores diésel matan a 5.000 personas cada año en Europa

Lifestyle

Los motores diésel matan a 5.000 personas cada año en Europa
Foto: Axel Schmidt

En torno a 5.000 personas en Europa mueren de forma prematura cada año por las partículas que desprenden los motores diésel, según la conclusión de un inquietante estudio realizado por científicos del Instituto de Meteorología de Noruega (NMI), la Universidad Chalmers de Tecnología de Suecia y el Instituto Internacional para el Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) de Austria, hecho público hoy por este último a través de un comunicado. El trabajo denuncia como parte del problema la discrepancia existente entre las pruebas de certificación y la condiciones reales de conducción en el mundo para los vehículos diésel, conocida como el ‘diéselgate‘, relacionado con Volkswagen y otros fabricantes.

La conclusión a la que han llegado de forma separada varios equipos de investigadores coinciden en subrayar que a través de la manipulación de los fabricantes, las normas sobre emisiones de vehículos diésel están diseñadas para cumplir con las más exigentes pruebas de laboratorio antes que con las auténticas condiciones para la conducción real de vehículos.

Como resultado, el estudio denuncia que la contribución de los motores diésel a la polución del aire es muy superior – en algunos casos incluso siete veces más – a sus certificaciones oficiales.

«Cada año unas 10.000 muertes prematuras pueden atribuirse a las emisiones de óxido de nitrógeno de los automóviles, furgonetas y vehículos comerciales ligeros de motores diésel«, explica el IIASA en un comunicado publicado hoy. Y alrededor de la mitad de esas muertes tienen que ver con que «las emisiones de óxido de nitrógeno (NOx) son mucho más altas que los valores límite establecidos», añade el documento.

En la actualidad, 425.000 muertes prematuras anuales están asociadas a los actuales niveles de polución atmosférica en la Europa de los 28 más Noruega y Suiza. Más del 90% de éstas están causadas por enfermedades respiratorias y cardiovasculares relacionadas con la exposición a partículas finas. El NOx es precursor clave para la transmisión de estas partículas.

«Si las emisiones de los automóviles diésel fueran tan bajas como las de automóviles de gasolina, podrían haberse evitado tres cuartas partes o unas 7.500 muertes prematuras», indica el experto en transportes del IIASA, Jens Borken-Kleefeld.

La situación ha ido empeorando en los últimos años, pues «la proporción de coches diésel en la UE ha aumentado hasta alcanzar cerca del 50 % de la flota», con lo que actualmente hay más de 100 millones de esos motores circulando en Europa, lo que supone «el doble que en el resto del mundo». 

Los países con mayor número de muertes prematuras atribuidas a las partículas procedentes de los vehículos diésel son Italia, Alemania y Francia, aunque el riesgo per cápita es casi dos veces superior en Italia que en Francia, según el estudio.