El Parlamento venezolano designa una nueva directiva de la filial de PDVSA en Estados Unidos

Mundo ethos

El Parlamento venezolano designa una nueva directiva de la filial de PDVSA en Estados Unidos
Foto: Leonardo Muñoz

La Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por la oposición, ha desigando este miércoles una junta administradora para controlar la industria petrolera del país, así como la empresa estatal Pdvsa y su filial en Estados Unidos, Citgo. La decisión del legislativo ha sido aprobada por la mayoría opositora de la Cámara, tras ser presentado un informe de la Comisión de Energía y Petróleo a cargo del diputado Elías Matta.

Con esta medida, Simón Antúnez, Gustavo J. Velásquez, David Smolansky, Carlos José Balza y Ricardo Alfredo Prada integran la junta directiva de Pdvsa, una empresa golpeada por una crisis de productividad e investigaciones por corrupción. En tanto que la especialista Luisa Palacios liderará la directiva de PDV Holding Inc., compañía que ejerce como propietaria de Citgo. Édgar Rincón, Oswaldo Núñez, Fernando Vera, Elio Tortolera y Andrés Padilla acompañarán a Palacios.

Citgo está considerada como la séptima refinería en Estados Unidos, con capacidad para procesar 750.000 barriles por día de los crudos pesados y extrapesados que produce Pdvsa. Se estima que controla el 4% del mercado estadounidense.

El Parlamento también ha designado a Palacios y Rincón al frente de Citgo Holding Inc., así como a Ángel Olmeta, Oswaldo Núñez, Javier Troconis y Rick Esser. No se ha aclarado cómo se realizó el proceso de selección, ni se han ofrecido detalles sobre la experiencia de los designados.

De acuerdo con los opositores, esta decisión permite «la protección de activos de la empresa Citgo» ante los arbitrajes que enfrenta Venezuela por el incumplimiento de algunas millonarias obligaciones.

Sobre la industria petrolera venezolana pesa una batería de sanciones del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, que se levantarán de forma automática cuando el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, se aparte de la Presidencia.

Guaidó, por su parte, ha catalogado como «histórico» el acuerdo que designa las nuevas directivas, porque protegerá «cada activo en desarrollo de Venezuela». Con todo, el Parlamento fue declarado hace tres años en «desacato» por el Supremo, y sus decisiones no son tomadas en cuenta por el Ejecutivo y otras instituciones del poder en Venezuela.