The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Italia

Decretan el estado de emergencia en Génova por 12 meses

Anna Carolina Maier
Última actualización: 15 Ago 2018, 6:48 pm CET
Foto: Andrea Leoni | AFP

Génova ha decretado el estado de emergencia por doce meses tras el derrumbe de un puente este martes que ha dejado 39 personas fallecidas. La decisión fue anunciada desde la prefectura genovesa al término de un consejo de ministros durante el cual adjudicaron un fondo de cinco millones de euros para la ciudad.

Conte decretó también una jornada de duelo nacional y confirmó que el gobierno va a revocar el contrato de concesión de las autopistas a la firma Autostrade, en un 30% propiedad de la familia Benetton.

Horas antes el gobierno había exigido la dimisión de los directivos de la firma responsable del mantenimiento del puente que se desplomó.

El primer ministro, que estaba acompañado por los viceprimeros ministros Luigi Di Maio y Matteo Salvini, designará un comisario especial para la reconstrucción.

Se trata de las primeras medidas oficiales que toma el gobierno populista un día después del dramático desplome del viaducto de la autopista de Génova.

El puente que se desplomó este martes en Italia provocando la muerte de 39 personas, entre ellas tres niños de edades comprendidas entre los 8 y los 13 años, según datos oficiales, es una construcción de los años 60, que se ha debilitado con el tráfico de camiones pesados y generado polémicas por su costoso mantenimiento.

Inaugurado en 1967, hace 51 años, el puente comenzó a ser controlado tan solo 20 años después por problemas estructurales, lo que dividió al mundo de la ingeniería.

“Representa el fracaso de la ingeniería”, aseguró el ingeniero Antonio Brencichun, profesor de la Universidad de Génova, quien había propuesto su demolición por haber sido “mal construido, con serios problemas de desnivel”.

Proyectado por el ingeniero italiano Riccardo Morandi (1902-1989), autor entre otros del puente General Urdaneta sobre el lago de Maracaibo, en Venezuela, entre los más largos del mundo y que se hundió pocos años después tras el choque de un barco petrolero, su mantenimiento era considerado excesivo.

El viaducto de Génova necesitaba obras constantes de mantenimiento 1

Imagen de archivo muestra al viaducto de Génova antes de su desplome. | Foto: ANDREA LEONI / AFP

Su derrumbe provocó además el desplome de las acciones del grupo italiano Atlantia, filial de Autostrade, que gestiona las autopistas en Italia. Además, el gobierno italiano ha anunciado que contempla revocar el contrato de concesión a Autostrade.

“Para empezar, los dirigentes de Autostrade per l’Italia deben dimitir. Y dado que hubo graves fallos, hemos iniciado los procedimientos para una eventual revocación de las concesiones y para infligir hasta 150 millones de euros de multa”, ha anunciado en  Facebook el ministro de Infraestructuras y Transportes, Danilo Toninelli.

Cruzado por unos 25 millones de automóviles al año, el puente Morandi tenía una longitud de 1.182 metros, una altura desde la autopista de 45 metros y contaba con 3 pilones de hormigón armado que alcanzaban los 90 metros de altura.

Construido con una estructura mixta de hormigón armado y concreto, el puente fue inaugurado el 4 de septiembre de 1967 en presencia del presidente de la República, Giuseppe Saragat.

Desde su construcción, generó controversias.

Según la página web ingegneri.info ese tipo de infraestructuras debería tener una vida de al menos 100 años.

“60 años no son nada para un puente así”, sostienen los expertos, que recuerdan las numerosas obras de remodelación a las que ha tenido que ser sometido contra las grietas y la degradación del hormigón.

A principios de los años 2000, los cables de suspensión realizados en los años 1980 y 1990 fueron sustituidos.

“Es que hace 50 años se creía que el hormigón armado era eterno. En cambio dura sólo unas pocas décadas”, explicó a la prensa Diego Zoppi, ex presidente de la orden de arquitectos de Génova.

“Las vibraciones producidas por el tráfico de camiones ultrapesados provocaron también microfisuras al cemento”, lamenta la periodista Milena Gabanelli, quien denunció el crecimiento descontrolado del tráfico de mercancía con camiones en Europa.

Las infraestructuras construidas en Italia en los años 50 y 60 durante el crecimiento económico se han envejecido y no han sido adecuadas.

La empresa de autopistas había lanzado recientemente una licitación por 20 millones de euros para intervenciones en el puente Morandi, según recuerda la agencia de noticias económicas Radiocor.

Esa licitación preveía un refuerzo de los cables de suspensión, incluido el número 9, el que colapsó este martes, mientras se realizaban justamente obras de mantenimiento con ocasión del tráfico de agosto por las vacaciones de verano en Europa.