Los posibles pactos con Vox y la corrupción marcan el segundo debate de la campaña andaluza

Cultura

Los posibles pactos con Vox y la corrupción marcan el segundo debate de la campaña andaluza
Foto: Julio Munoz

Los posibles pactos postelectorales del PP y Ciudadanos con Vox, al que algunas encuestas dan representación en el Parlamento, y el fuego cruzado entre los partidos, especialmente de Cs y Adelante Andalucía contra el PSOE y PP a costa de la corrupción,  han marcado el debate televisivo de los candidatos a las elecciones al Parlamento andaluz del 2 de diciembre, celebrado el lunes por la noche.

Ciudadanos y el PP se enfrentaron en no pocas ocasiones con interrupciones constantes cuando intervenían sus líderes, Juan Marín y Juanma Moreno, respectivamente durante el debate celebrado en RTVE de Andalucía.

«Se equivoca de enfoque, su adversario debería ser la señora Díaz, señor Marín», advertía Moreno, después de que el dirigente de Cs arrancara el debate culpando por igual al PP y PSOE de los casos de corrupción y de «robar» a los ciudadanos.

El apartado de corrupción provocó, no obstante, un cruce de acusaciones entre los cuatro candidatos, fundamentalmente de Adelante Andalucía y de Cs contra PSOE y PP.

Teresa Rodríguez, candidata de Adelante Andalucía a presidenta de la Junta, denunció que la corrupción perjudica al desarrollo económico y prometió fiscalizar la vida política a la vez que preguntó a la candidata socialista, Susana Díaz, si acabará con la profesionalización de la política y si «tiene dónde volver» en caso de dejar la política.

El líder del PP, Juanma Moreno, se llevó al plató dos cajas con «tochos» que recogen informaciones periodísticas publicadas durante la etapa de Díaz sobre casos de corrupción, y lamentó que «cada día» surge un nuevo caso: «No me extraña que quisiera salir corriendo, está aquí porque perdió las primarias. Usted sabe lo que hay aquí».

Para Marín, ni PP ni PSOE pueden dar lecciones de luchar contra la corrupción y deben pedir perdón, a la vez que les pidió que no sean los ciudadanos sino los partidos afectados los que paguen con su dinero la pérdida de recursos públicos por estos casos.

En medio de los triples reproches, Díaz esgrimió que le atacaban porque no le habían encontrado ningún caso en sus cinco años de presidenta, algo que Rodríguez rebatió, sacando a colación presuntos casos de corrupción como el de la Fundación Guadalquivir, vinculada al PSOE cordobés.

«Ni determinación ni coraje» para frenar la corrupción, dijo Moreno de Díaz en su segundo turno, en el que cifró en 200 las causas judiciales abiertas en Andalucía.

«Cuando no me podéis sacar nada de mi etapa como presidenta es que no hay nada. No han encontrado nada», insistió tajante la candidata socialista.

La presidenta, por segunda vez, insistió en una de las muchas preguntas del debate sin respuesta, al interpelar al PP y Cs si pactarán con Vox para frenar a los socialistas, y al no obtener una respuesta, dedujo que sí: » El que calla otorga», apostilló. Este martes en la tarde en una entrevista para El País Juan Marín ha asegurado que no va a pactar con VOX. «No pactaremos con Vox, pero si nos Vita, estaremos encantados».

Los posibles pactos con Vox y la corrupción marcan el segundo debate de la campaña andaluza 1

El presidente de Vox, Santiago Abascal, en un mitin en Córdoba. | Foto: Rafa Alcaide | Efe

La presencia de Vox en el debate, cuyo candidato no participó en el debate, fue un argumento recurrente por parte de la socialista después de que Marín le instará a decir si iba a dejar la economía en manos de Podemos tras el 2D. Ni uno ni otro se regalaron las explicaciones esperadas.

Tal y como se preveía, otro de los momentos calientes del debate se situó en el modelo de Estado, en el que los candidatos de PSOE, PP y Cs coincidieron al defender la unidad de España, mientras que la de Adelante Andalucía reclamaba que lo que hay que hablar es de las elecciones andaluzas, porque «el verdadero problema de este país es el problema andaluz«.

Díaz defendió «una España unida con solidaridad e igualdad entre todos» y acusó al PP de «aprobar unos presupuestos que maltratan a Andalucía, que quiebran la igualdad, lo mismo que cuando Podemos defiende un referéndum ilegal» en Cataluña.

«Nadie del Gobierno ha ido a la cárcel a negociar los presupuestos», respondió a una acusación de Marín sobre las relaciones entre el Gobierno de Sánchez y los nacionalistas catalanas, cuyos líderes están en prisión por el procés, mientras que, dirigiéndose a Teresa Rodríguez, subrayó que «defender un referéndum ilegal no es de izquierdas sino de nacionalistas».

Moreno alertó contra el «serio problema de ruptura» en Cataluña frente al que el Gobierno del PP aplicó el artículo 155 de la Constitución «con determinación y coraje» e instó a Díaz a decir si Pedro Sánchez debe aplicar ahora ese mismo artículo.

«Cuando se incumplan las leyes, siempre», contestó la presidenta en funciones.

La dirigente de Adelante criticó que parezca que «algunos se estén preparando para las elecciones a la Generalitat» de Cataluña y «nos hurtan el debate andaluz». «Vamos a dejar de hablar de telas y banderas y vamos a hablar del derecho de la ciudadanía a tirar para adelante», añadió.

Según el candidato del partido naranja, su formación es  «la única que defiende el mismo modelo y la unidad de España allá donde va», informa Efe.

Los cuatro candidatos se consideran vencedores del debate, celebrado en la recta final de la campaña y con las encuestas que dejan muy abierto el resultado con Susana Díaz como ganadora pero con menos representación en el Parlamento del que tiene ahora, lo que le llevaría a volver a recurrir a pactos con otros partidos si quiere continuar gobernando.

La entrada de Vox en el Parlamento y la subida de Ciudadanos que, según los sondeos pasaría de 9 a 20 ó 22 escaños, son también escenarios a tener en cuenta y de ahí la insistencia de Díaz por preguntar a Cs y PP si buscarán gobernar con el apoyo del partido de la ultraderecha.  Habrá que esperar a los resultados del 2D porque ni PP ni Ciudadanos contestaron a la pregunta.