Ricardo Dudda

Bajar a la realidad

«La política contemporánea, cínica, mediatizada, simbólica, muere al bajar al terreno de lo real. Por eso está fracasando en la gestión de la pandemia»

Opinión

Bajar a la realidad
Foto: Alex Brandon| AP Images
Ricardo Dudda

Ricardo Dudda

Periodista y miembro de la redacción de Letras Libres, columnista en El País y autor de "La verdad de la tribu". La corrección política y sus enemigos.

En un reciente artículo en El Confidencial, Ramón González Férriz avisa de una posible italianización de la política española: «los políticos hacen sus guerras y los ciudadanos las suyas, ambas partes procuran mezclarse lo menos posible y la segunda intenta esquivar el daño potencial que pueda infligirle la primera» Parece la deriva de la política occidental en general. Como ha escrito Thomas Piketty, la competición política se produce hoy entre unas élites educadas de izquierda y unas élites de derecha con dinero, y el resto de la población (las clases medias y populares) no forma parte de ella.

El electorado parecía, antes de la pandemia, más o menos de acuerdo con esta deriva. La política como un género de entretenimiento más; es La isla de las tentaciones para los que tienen un máster. Las cuestiones que se debatían eran abstractas y lejanas, salvo cuando se hablaba de impuestos. Pero con la pandemia, el reality ya no resulta tan entretenido. De pronto, políticos que no pensaban tocar nada por miedo a romper algo se han enfrentado a situaciones en las que la política podía afectar sustancialmente en el bienestar y el día a día de los ciudadanos.

Entonces, al político contemporáneo le entra vértigo. Quizá, piensa, puede confiar en que las cosas se arreglen solas. El sistema se autorregulará, siempre lo hace. Pero la pandemia exige mucho más. Al contrario que hace apenas unos meses, si los líderes no hacen nada se nota. Antes podían transmitir una sensación de competencia simplemente reuniéndose mucho, saliendo de vez en cuando a la calle y tuiteando clips de sus intervenciones en el congreso. O mencionando palabras elevadas en un atril y poniendo cara de estadistas. Ahora la inacción tiene consecuencias graves. En cierto modo, es comprensible su confusión. Nadie les avisó de que la política implicaba, solo muy de vez en cuando, gobernar realmente.

La política contemporánea, cínica, mediatizada, simbólica, muere al bajar al terreno de lo real. Por eso está fracasando en la gestión de la pandemia. Es un problema generacional y occidental. La crisis de la covid-19, como ocurrió tras la Gran Recesión y tras las victorias de Trump y el Brexit, está demostrando que la imagen de competencia del establishment liberal (de izquierda y derecha) era una ilusión.

Más de este autor

El problema no son los bulos

«Hay motivos para una ligera preocupación. Se habla de «examinar la libertad y pluralismo de los medios de comunicación». El gobierno se arroga la capacidad de decidir qué es desinformación»

Opinión

Más en El Subjetivo

José García Domínguez

Thatcher y el capitalismo utópico

«Lo único que hizo aquella mujer fue extender el certificado oficial de defunción de un orden social y económico, el del corporativismo británico nacido tras la Segunda Guerra Mundial, que los propios laboristas de la época, encabezados por Callaghan, habían reconocido ya inviable»

Opinión

Daniel Capó

En un plató

«Las grandes palabras suscitan emociones aún mayores ocultando así el espacio vacío de la política: ese gran fracaso colectivo que consiste en preferir vivir confortablemente en un plató de televisión antes que asumir el peso de una responsabilidad sin ira»

Opinión