Laura Fàbregas

El lazo amarillo y las putas de Sevilla

En las sociedades abiertas es difícil encontrar símbolos que nos unan a todos, por eso es mejor pecar por defecto que por exceso de ellos en el espacio público. Uno de los pruebas más fehacientes de que el nacionalismo suele tender hacia el totalitarismo es lo que ha pasado en Cataluña con el lazo amarillo.

Opinión Actualizado:

El lazo amarillo y las putas de Sevilla
Foto: EMILIO MORENATTI
Laura Fàbregas

Laura Fàbregas

Vivo entre Madrid y Barcelona. En tierra de nadie. Me interesan las causas incómodas. Pero lo importante no es lo que se dice sino lo que se hace.

En las sociedades abiertas es difícil encontrar símbolos que nos unan a todos, por eso es mejor pecar por defecto que por exceso de ellos en el espacio público. Una de las pruebas más fehacientes de que el nacionalismo suele tender hacia el totalitarismo es lo que ha pasado en Cataluña con el lazo amarillo.

Los totalitarismos siempre intentan hacer creer que sus símbolos son integradores porque representan buenas intenciones. Del lazo amarillo se ha hecho proselitismo. Se han escrito incluso libros para convencer a los pobres agnósticos, a quienes todavía no se les ha revelado la verdad, de que es un símbolo de solidaridad. Un símbolo no independentista, sino de los que creen en los derechos humanos. De las buenas personas.

Pero el lazo amarillo es solo un identificador tribal más, que pretende señalar —por omisión— al que no lo lleva. En el libro No somos fachas, somos españoles, de la amiga Emilia Landaluce, aparece una anécdota que refleja cómo muchos símbolos están hechos para dividir a la sociedad. En 1553 se quiso regular que las prostitutas de Sevilla llevaran una “especie de mantilla azafranada con un imperdible de color amarillo” para identificarlas. Era una costumbre que ya se había impuesto en Venecia y otras partes de Europa para señalar a aquellas mujeres que consideraban de vida poco decorosa.

Muchas sevillanas de “probada honestidad” —prosigue Landaluce— decidieron mostrar su apoyo a las prostitutas poniéndose ellas también ese símbolo excluyente. El objetivo era diluir la insignia para que las inquisidoras de la moralidad no pudieran distinguir a las putas de las esposas sevillanas. Fue un ejercicio de humanismo, de universalidad. Lo exacto opuesto al lazo tribal.

Más de este autor

Luís Figo el tuitero

«El perfil de Twitter de Figo es un canto a la falta de complejos y a la libertad. De derechas, sí, pero sin odio. Con humor».

Opinión

Más en El Subjetivo

Ignacio Vidal-Folch

Igor el Ruso, en los campos de Teruel

«Vemos la cara banal del asesino, y en ese rostro de hechuras duras de un ser que dispara por la espalda a dos guardias civiles, y cuando éstos caen, se acerca a rematarlos, vemos un mal desinteresado y frío que parece negarse a cualquier idea. Esto, ¿no coloca a Igor no ya al margen de la sociedad sino de la humanidad?»

Opinión

Juan Claudio de Ramón

El viaje y el hogar

«El viaje es euforizante porque nos arranca de la costra de la rutina, poniéndonos delante, incluso la más sencilla de las travesías, algún obstáculo ante el que ejercitar el ingenio»

Opinión

David Mejía

Superliga

«Nadie se despide elegantemente de sus privilegios. Pero las soflamas marxistas, viniendo de quienes han vivido como reyes gracias a que el fútbol era el negocio más lucrativo de la Tierra, son cuestionables»

Opinión