María Jesús Espinosa de los Monteros

Jesús Gil Vs. Roger Ailes

"Ailes y Gil fueron los creadores de las primeras fake news que ahora florecen en cada esquina"

Opinión

Jesús Gil Vs. Roger Ailes
Foto: Denis Doyle
María Jesús Espinosa de los Monteros

María Jesús Espinosa de los Monteros

Apasionada de la radio, los podcasts, la literatura y el cine. Una vez hice una tesis doctoral sobre R. W. Fassbinder. También tengo dos Premios Ondas.

No sé si les sucede a menudo que mezclan visionados o lecturas y los personajes de algunas obras transitan alegramente en otras. Si, además, los perfiles tienen similitudes la confesión es todavía mayor. Coinciden ahora en las plataformas de televisión dos series que podrían rimar de un modo siniestro y que, desde luego, en mi mente o han hecho.

Se trata de El pionero, el biopic documental de ese populista local llamado Jesús Gil que puede verse en HBO, y La voz más alta (en Movistar +), una ficción protagonizada por un Russell Crowe sobredimendionado que interpreta a Roger Ailes, el magnate de la televisión estadounidense que levantó el canal Fox News.

Ambos personajes -Gil y Ailes- comparten una oronda figura. Se trata de hombres obesos y gigantes que no solo devoran comida frenéticamente, también las voluntades ajenas, las acciones de otros que, en sus manos, acaban siendo víctimas irreconocibles.

Ambos hicieron de la televisión un templo en el que consagrarse: Ailes como epítome de la televisión conservadora y reaccionaria que ahora idolatra Trump, Gil como ese hombre simpaticón y hecho a sí mismo que desafiaba los convencionalismos de unos políticos noventeros ramplones y siesos.

Y aunque Gil mostrara su lado más machista y cazurro en el famoso jacuzzi con ‘Las Mama Chicho’ de Telecinco, Ailes se convirtió en un auténtico depredador sexual que contaba con el beneplácito del gran magnate de la comunicación, Rupert Murdoch. Es decir, mucho antes del #MeToo y de la explosión del caso Harvey Weinstein, hubo un salvaje acosador que no dudaba en pedir sexo oral a la periodistas más reputadas del país como paso previo a conseguir un trabajo.

Su fama de paranoico creció hasta límites insospechados: siempre iba con su pistola, construyó un enorme búnker debajo de su casa, instaló una puerta de acero en su despacho, rodeó el ámbito laboral de cámaras de seguridad y espiaba los mails y las llamadas de sus trabajadores.

Ailes y Gil fueron los creadores de las primeras fake news que ahora florecen en cada esquina, pues ambos tenían la consigna de que repetir la misma falacia una y otra vez hace que se asuma, finalmente, como verdad.

Por último, en los dos trabajos audiovisuales -uno documental, otro ficción- se percibe una fascinación absoluta por el personaje por parte de los creadores, como si ellos mismos hubieran acabados devorados por esos hombres panzudos que tenían una concepción mesiánica de sí mismos: ellos, y solo ellos, habían llegado a este mundo para salvarlo.

Más de este autor

Memoria de pez

«La destrucción de nuestra concentración se asienta en el fomento -por parte de grandes compañías tecnológicas- de nuestra continua ansia de novedades»

Opinión

Los yes-men de Casado

«Muchos de los periodistas que hoy frecuentan congresos, sedes y senados saben que mantener conversaciones cabales con ciertos políticos se ha convertido en algo tan difícil como perseguir a una ballena blanca»

Opinión

Más en El Subjetivo

Joseba Louzao

Hablando como adultos

«No necesitamos que haya nuevas elecciones para que tengamos la oportunidad de castigar a los políticos irresponsables y a los técnicos disfrazados de enfáticos emisarios del gobierno»

Opinión

Juan Manuel Bellver

Hotel, dulce hotel

«Hemos sido durante unas breves horas rockeros canallas en el Château Marmont de Los Ángeles, espías de la Guerra Fría en el Adlon berlinés, guiris lost in traslation en el Park Hyatt de Tokio»

Opinión