The Objective
Publicidad
Nicmer Evans

El vértigo de Caracas

Caracas es una ciudad que puede dar vértigo, no sólo por la altura de sus edificaciones, sino por lo frenético de la dinámica de la vida cotidiana, y sobre todo por la histeria colectiva que genera el ver como cada quien trata de llegarle a su pedazo de renta petrolera.

Opinión
Comentarios
El vértigo de Caracas

Caracas es una ciudad que puede dar vértigo, no sólo por la altura de sus edificaciones, sino por lo frenético de la dinámica de la vida cotidiana, y sobre todo por la histeria colectiva que genera el ver como cada quien trata de llegarle a su pedazo de renta petrolera.

Es así como no sólo la inseguridad de sus calles, que no distan de otras ciudades de altísimo nivel delictivo, la pueden diferenciar de otras muy bellas capitales latinoamericanas, que también viven sus tragedias de dependencia, cada una a su estilo.

Sin embargo, la foto de Jorge Silva de Reuters, nos sumerge a algo mucho más contrastante, la desesperanza desde la altura, y la mirada perdida de quien en el pecho no lleva un emblema con orgullo, sino una de las pocas franelas que seguro le quedan, porque se la regalaron hace poco más de tres años en una campaña que ofreció cualquier cosa menos lo que hoy vive Venezuela.

Ya el problema en Venezuela no es el presidente Maduro, el asunto va más allá, en realidad la desesperanza es producto de una polarización entre dos sectores que no representan a la mayoría, y una mayoría que, en el marco del desespero, aún no encuentra como expresarse, aunque podemos estar seguros que se expresará.

La altura de Caracas, y sus espacios abandonados, hoy son el reflejo de lo que no debió haber sido y fue, porque la V no llegó sin la IV, aunque esperamos que de ellas nazca algo más que una VI república.

Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D