Daniel Capó

Sobre el amor

“Amar puramente –escribe Simone Weil– es adorar la distancia entre uno y lo que se ama”

Opinión

Sobre el amor
Foto: Toa Heftiba
Daniel Capó

Daniel Capó

De la biografía me interesan los espacios habitables. Creo en las virtudes imperfectas y en la civilizada inteligencia de la moderación

“Amar puramente –escribe Simone Weil– es adorar la distancia entre uno y lo que se ama”; es decir: no mancillar, no dominar, ni siquiera apoderarse de lo que no somos y, sin embargo, desearíamos como luz nuestra. Nadie es foco de su propia verdad; quizás sólo Dios, que tuvo que desdoblarse en tres para iluminar su intimidad, de modo que también el hombre necesita descubrir al distinto para reconocerse y saber quién es. “Amo, luego existo”, afirmó Zizioulas, señalando lo obvio: precisamente porque he sido amado existo no sólo encerrado en mí mismo, sino fuera: hacia los demás. El amor se asocia así con una extraña humildad, que es la distancia que observa Weil. El espacio hace posible la luz y la atracción, el deseo y el encuentro, la libertad y el vínculo; el sometimiento -en definitiva- al amor como una disciplina de la verdad. 

El amor constituye también la gran prueba, porque sólo podemos ser juzgados en la medida en que nos situamos entre los hombres, con ellos, junto a ellos. De ahí que la idolatría no sólo suponga una negación de la realidad, sino un ensimismamiento del deseo: amamos en el extraño únicamente sus valores más altos y no su naufragio ni sus llagas ni su miseria. Nos creemos puros y, por tanto, adoramos la punzante irrealidad de la perfección. Y entonces nos perdemos, confundiendo las palabras, los afectos, los ecos del hombre en el hombre. Y no somos capaces de percibir en el amor lo verdaderamente inolvidable, aquello que no puede ser olvidado porque repercute en nosotros como un desgarro del corazón. El amor sería distancia, debilidad y gratitud. No son los dioses supremos, sino los menores quienes pronuncian, casi callada, la verdad.

Más de este autor

Yo ya soy libre

««Yo ya soy libre» es la réplica que se opone a la cultura de la cancelación. Cuando se nos silencia, se nos quiere sometidos y puros»

Opinión

En el principio

«La Biblia –como El banquete de Platón, el teatro de Shakespeare o el Quijote– son obras inmemoriales con las que los hombres vienen dialogando a través de los siglos»

Opinión

Más en El Subjetivo

Victoria Carvajal

El fantasma de la estanflación

«La inversión en España ha retrocedido un 3,1% en el segundo trimestre. Un dato preocupante que revela que las decisiones empresariales se están viendo frenadas por el retraso en la llegada de la ayuda europea»

Opinión

Jacobo Bergareche

Vosotros (los hombres)

«Lamentablemente hemos vuelto a una época en que el valor y la pertinencia de una historia, venga de donde venga, queda velada por el género (y el color) del cuerpo de quien la escribe»

Opinión