The Objective
Publicidad
Gastronomía

Isabel II y cuatro vinos españoles

Aquel encuentro se produjo en el año 88 en el Palacio de la Moncloa, y Juan Mari Arzak fue el encargado de la selección vinícola aparte de elaborar el menú

Isabel II y cuatro vinos españoles

El cocinero Juan Mari Arzak saludando a los reyes de Inglaterra | Rte. Arzak

Al fin será hoy cuando la irrepetible Reina de Inglaterra empiece a descansar en paz después de más de una semana de fastos de despedida y kilómetros recorridos. 

Aseguran que hasta el más mínimo detalle de este acontecimiento había sido planificado por ella, o el menos contaba con su visto bueno. Pero no por ello deja de ser sorprendente. Aunque habría otras muchas palabras para adjetivar lo que viene sucediendo desde que falleciera el pasado 8 de septiembre…  

Pero al fin será hoy cuando Isabel II sea enterrada, tras el funeral de Estado que tendrá lugar esta mañana y con todos los honores. Y también ante ciudadanos de medio mundo, pues son innumerables los medios que lo retransmitirán en directo; se calcula que más de 4.000 millones de personas lo podrán seguir ante su televisor. Eso sí, el entierro privado no tendrá lugar hasta las ocho de la tarde. 

Recordado lo que va a ser el acontecimiento del día, también es buena ocasión para referir aquel único viaje oficial que la Reina hizo a nuestro país –primer jefe de estado británico que lo hacía– en compañía de su marido, el Duque de Edimburgo, y visita en la que tuvo ocasión de conocer cuatro vinos españoles durante el almuerzo que el entonces presidente del Gobierno, Felipe González, ofreció a la pareja real inglesa en la Moncloa. 

Era octubre de 1988 y estuvo varios días recorriendo distintas capitales españolas y algunos de los lugares más emblemáticos. Y aparte de la cena de gala que Isabel II, en calidad de anfitriona, ofreció en el Palacio de El Pardo (donde se alojaron y encuentro para el que incluso trajo la vaijlla desde Londres), el Presidente y su esposa los recibieron en Moncloa y el gran cocinero vasco Juan Mari Arzak sería el encargado de elaborar el menú de dicho almuerzo y seleccionar los cuatro vinos que lo acompañarían. Recurrió a zonas cercanas, de influencia, aparte de bodegas amigas y por supuesto denominaciones que en aquel momento mayor presencia tenían en el mercado. Porque hay que ponerse en situación para tener en cuenta que a finales de los 80 el vino español en general, y su visibilidad y consumo en particular, vivía una realidad que nada tenía que ver con el momento que vive actualmente. 

Menú del almuerzo de Isabel II en Moncloa

En aquella jornada, Isabel II –de la que dicen que era buena aficionada al vino– pudo probar un txakolí de Guetaria (Guipuzcoa), un tinto de Rioja, un rosado navarro y un oloroso, que podemos deducir que sería jerezano pensando en aquellos años, aunque es mera especulación porque tampoco lo refiere Elena Arzak, hija de Juan Mari y entrevistada estos días pasados en televisión. En cualquier caso, cuatro etiquetas de zonas con gran identidad vinícola en nuestro país. En las redes sociales del Restaurante Arzak (de donde proceden las imágenes que acompañan este artículo) quedaba recogido este momento, menús y saludos de los Reyes incluidos, pues el cocinero se desplazó hasta el Palacio de la Moncloa para para ofrecer aquel almuerzo. 

Vino del restaurante de Arzak

En cuanto a aquellos vinos, comenzarían con un txakolí de Txomin Etxaniz, un vino blanco de la variedad hondarrabi zuri y que podemos suponer que escogería para abrir boca gracias a la fresca acidez que ofrecen estos vinos. Desde los inicios de esta bodega, cuyos orígenes familiares se remontan a 1649, hasta la actualidad, sus esfuerzos los han dedicado tanto a la conservación de esa variedad autóctona como a la modernización de sus txakolis, creación de la DO Getariako Txakolina incluida (1989).

El segundo fue el rosado Gran Feudo 1987 de Bodegas Chivite. Un vino de garnacha con un porcentaje de merlot que salía por primera vez al mercado en el año 81 acompañado de un reclamo que le llevó a obtener grandes éxitos. «Joven, fresco y afrutado» rezaba aquel ‘slogan’, y vino que resultó «rompedor» en el mundo de los rosado, como recordaba esta semana Julián Chivite, presidente de Bodegas Chivite, en el Diario de Navarra, y firma que este año está celebrando su 375 aniversario. Añadir también que este vino rosado fue el primero en embotellarse en botella Rhin (lo que venía a dignificarlo como elaboración) y lanzarse con una importante campaña en la que participaron destacados nombres como Nuria Espert, Antonio Mingote, Arzak, Miguel de la Cuadra o la bailarina Támara Rojo, Premio Príncipe de Asturias de las Artes.

El tercer vino fue el tinto Rioja Alta 1970 elaborado por la bodega La Rioja Alta y que era mayoritariamente tempranillo con algo de mazuelo, graciano y un poquito de la blanca viura. Una referencia que hacían ex profeso para el restaurante de Arzak pues los vinos de esta bodega llevan siendo los de la casa desde hace años. A día de hoy es el equipo de sumilleres del restaurante el que se ocupa de seleccionarlos pero antes se encargaba Arzak personalmente. En la actualidad, ese vino de la casa es una edición especial de Viña Alberdi, pero entonces era aquel Rioja Alta. Tras este almuerzo, Arzak incluiría ese menú especial en su restaurante de San Sebastián identificado como «el de la Reina de Inglaterra». Una curiosa anécdota y un bonito recuerdo para un día tan señalado como va a ser hoy.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D