El Gobierno de España comunica a Maduro que no entregará a Leopoldo López

Política y conflictos

El Gobierno de España comunica a Maduro que no entregará a Leopoldo López
Foto: AFP

Un tribunal de Venezuela ha ordenado la detención del opositor venezolano Leopoldo López, que permanecía en arresto domiciliario desde 2017 y que fue liberado el pasado martes por un grupo de militares disidente tras ser indultado por Juan Guaidó, presidente encargado del país. López se encuentra en estos momentos en la embajada española en calidad de huésped. Horas después de la orden de detención, el Gobierno de España ha afirmado que no tiene intención de entregar al opositor.

A López, que apoyó el martes en las calles de Caracas un efímero levantamiento militar contra el Gobierno de Nicolás Maduro, se le ha revocado la medida de detención domiciliaria «por violarla flagrantemente», incluye una nota de prensa difundida por el Tribunal Supremo de Justicia del país caribeño.

La alta corte señala que el opositor, privado de libertad desde 2014 y sentenciado a casi 14 años, también ha violado «la medida referida a la condición relativa a pronunciamientos políticos por medios (de comunicación) convencionales y no convencionales, nacionales e internacionales, demostrando con ello la no sujeción a las medidas».

El tribunal ordena además que López continúe cumpliendo su pena –de la que ya ha cumplido cinco años, dos meses y 12 días– en la cárcel militar de Ramo Verde, donde estuvo recluido hasta mediados de 2017.

La orden de arresto coincide con el allanamiento de la vivienda que comparte con su esposa Lilian Tintori, que, de acuerdo con su versión, tuvo lugar a manos de miembros del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional.

Desde la embajada, Leopoldo López ha ofrecido una rueda de prensa en la que ha manifestado que no le tiene «miedo a la dictadura» y ha compartido su confianza en que «pueblo y Fuerzas Armadas» logren «el cese de la usurpación». Asimismo, ha agradecido el apoyo del Ejecutivo de Pedro Sánchez y ha asumido que «la comunidad internacional» no les va a dejar «solos»