Un histórico apretón de manos entre Kim Jong-un y Moon Jae-in escenifica la cumbre intercoreana

Cultura

Un histórico apretón de manos entre Kim Jong-un y Moon Jae-in escenifica la cumbre intercoreana
Foto: Korea Summit Press Pool| Reuters

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se han dado un apretón de manos este viernes en la línea divisoria entre ambos países, en la Zona Desmilitarizada, un gesto lleno de simbolismo que ha dado inicio a una histórica cumbre intercoreana.

El tema del arsenal nuclear de Corea del Norte forma parte central de la agenda, después de que Corea del Norte lograra un rápido avance de su tecnología en el marco de su programa nuclear y amenazara con el lanzamiento de misiles, provocando una grave crisis internacional.

El líder norcoreano se reunirá también el próximo mes con el presidente estadounidense, Donald Trump.

«Una nueva historia comienza ahora, el punto de partida de la historia y una era de paz«, ha escrito Kim Jong-un en el libro de visitas de la Casa de la Paz que alberga la cumbre.

El líder norcoreano ha cruzado a pie la frontera con un semblante sonriente y ha sido recibido por una guardia de honor y, una vez que se ha encontrado con el presidente surcoreano, ambos han recorrido andando la distancia hasta la Casa de la Paz en Panmunjom, donde se firmó el armisticio de 1953.

«Estoy feliz de conocerlo«, ha dicho Moon Jae-in al recibir a su homólogo de Corea del Norte, que este viernes se ha convertido en el primer gobernante de su país en cruzar al Sur desde la guerra de los años 50. Durante el saludo, Moon también ha pisado brevemente el territorio norcoreano.

Después, Kim le ha confesado a Moon que en el momento en cruzar la frontera estaba «invadido por la emoción«.

Un histórico apretón de manos entre Kim Jong-un y Moon Jae-in escenifica la cumbre intercoreana 1

El presidente Moon Jae-in recibe a Kim Jong en Panmunjom, la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas. | Foto: Korea Summit Press Pool/ vía Reuters

Esta reunión es la tercera cumbre intercoreana, después de los dos encuentros que se celebraron en Pyongyang en 2000 y en 2007, y marca un punto de inflexión tras un acercamiento diplomático después de un periodo de alta tensión en la península.

Al inicio de la cumbre, cuando ambos líderes ya estaban sentados a la mesa en la Casa de la Paz, el presidente surcoreano ha tomado la palabra. «Espero que iniciemos conversaciones francas y que alcancemos un acuerdo audaz para que podamos darle un gran regalo a todo el pueblo coreano y a la gente que quiere paz».

«He venido aquí decidido a enviar una señal de partida al cruzar el umbral del inicio de una nueva historia«, ha respondido Kim Jong-un.

En la mesa de negociaciones, junto a Kim Jong-un estaba su hermana y cercana consejera, y el responsable de las relaciones intercoreanas, mientras que Moon Jae-in ha contado con la asistencia del director de Inteligencia surcoreana y por su jefe de gabinete.