The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

Varios colaboradores de Malpaso denuncian que la editorial sigue sin pagarles

Última actualización: 5 Jun 2019, 5:37 pm CEST
Foto: Malpaso

La editorial Malpaso se comprometió en el verano de 2018 a pagar las numerosas deudas pendientes con sus colaboradores antes de 2019, tal y como contamos en el reportaje Los autores ‘malpagados’ de Malpaso se rebelan: “Hay mucho descontento y se han creado muchos enemigos”. Sin embargo, las denuncias públicas que los mismos han realizado en las redes sociales, especialmente bajo el hashtag #MalpasoPagaYa, contradicen lo asegurado.

La llama se ha encendido, esta vez, con los tuits de Ana Flecha Marco. La traductora reclama una deuda a Lince Ediciones –que forma parte del grupo Malpaso desde 2016– y el sello le ha respondido con un hilo subido de tono. “Todos tus derechos están salvaguardados como lo demuestra el hecho de que presentaste una demanda y está en proceso. Lo nuestro es un asunto comercial en donde una empresa te pidió un servicio que no te ha pagado y que espera poderlo hacer“, manifiesta. “Hoy Lince vuelve a publicar con el ánimo de salir adelante y no repetir los errores del pasado. Nosotros no te deseamos mal y tampoco descalificamos tu trabajo”.

Con todo, la respuesta más llamativa ha llegado por parte de Bernardo Domínguez, presidente de Malpaso y cía, que le espetó: “¡No seas ridícula! Se te deben poco menos de 4.000 euros. Entendemos que es una cantidad importante para un profesional autónomo. La empresa sufrió grandes pérdidas por apostar a libros fallidos, ha tenido que reorganizarse y reestructurar todo su quehacer. A todos les pasa”.

Flecha, en declaraciones para este periódico, dice que esperó un año para presentar la denuncia contra Malpaso y que esta es la primera respuesta que recibe del grupo editorial desde que no cobra por el encargo de dos traducciones y un informe de lectura. La situación es delicada teniendo en cuenta que tantos colaboradores de esta editorial son autónomos que tienen que pagar el IRPF de facturas que no han cobrado.

Hay que recordar quién es Domínguez. El mexicano es un magnate de la construcción en su país que desembarcó en España para liderar una editorial que pudiera crecer lo suficientemente rápido como para competir con los dos gigantes en castellano, que son Planeta y Penguin Random House. Las inversiones importantes no tardaron en llegar. Garantizaba adelantos de hasta 10.000 euros a los escritores. Pagó 250.000 dólares por las memorias de Bob Dylan. Adquirió los derechos de dos Premios Booker, uno de los más importantes en lengua inglesa. Absorbió Los Libros del Lince, Dibbuks y Biblioteca Nueva (Salto de Página y Minerva).

El imperio que comenzó a construir tenía pies de barro. Tan pronto como se vieron frustrados los objetivos de ventas de la empresa, que llegó a editar casi 200 libros al año, diseñó un plan de reestructuración de plantilla para reducirla a la mitad, es decir, de 50 personas a entre 20 y 25. La compañía sobrevive por las inyecciones esporádicas que recibe desde México, con las que se van pagando las deudas pendientes.

Domínguez ha enviado un comunicado a los medios de comunicación en el que ofrece “una disculpa y una explicación”. Así, traslada que existe “un plan de garantía de las deudas” que ha garantizado a todos aquellos a quienes se les debe 2.000 euros o más y que, de acuerdo con el presidente del grupo editorial, han aceptado el 70% de los aludidos. En cuanto a los acreedores de cantidades menores a la señaladas, promete que cobrarán la cantidad íntegra con un extra equivalente al 5% en los próximos cuatro meses.

Asimismo, el presidente de Malpaso se abre a recibir a los colaboradores afectados en las oficinas de Diputación, 327 (Barcelona) para abordar sus casos los miércoles de cuatro a siete de la tarde y los jueves de once a dos del mediodía. Para ello deben solicitar cita en el siguiente correo electrónico: reestructura@malpasoycia.com.