Al menos 43 personas han muerto en Portugal a causa de los incendios

General

Al menos 43 personas han muerto en Portugal a causa de los incendios
Foto: Miguel Riopa

Al menos 43 personas han muerto en Portugal y unas 70 han resultado heridas, una decena de las cuales se encuentran en estado grave, por los incendios que desde el domingo devastaron varias regiones del país, según un nuevo balance comunicado el jueves por la Autoridad Nacional de Protección Civil».

«Podemos confirmar la muerte de 27 personas en los distritos de Coimbra, Castelo Branco, Viseu y Guarda», situados en el centro y norte de Portugal, había declarado en una conferencia de prensa la portavoz de Defensa Civil, Patricia Gaspar días antes de que aumentaran las víctimas a 43. El domingo había 440 fuegos declarados en Portugal, «el peor día desde principios de año», ha afirmado Gaspar, según AFP.

El primer ministro, Antonio Costa, ha declarado el «estado de catástrofe» en el país, donde el domingo por la noche 3.700 brigadistas lucharon por apagar los 26 incendios de gran envergadura que estaban activos. El fuego fue atizado por ráfagas de viento de hasta 90 kilómetros por hora originadas en el huracán Ophelia, que avanzaba por el norte de la costa española hacia Irlanda. La región de Galicia también registró diferentes focos de incendio.

El presidente del gobierno regional, Alberto Núñez Feijóo, dijo el domingo que había quince focos de fuego activos en esa región del noroeste de España y que «la situación es crítica» con zonas urbanas amenazadas. Los incendios han movilizado a miles de brigadistas, que actúan apoyados por soldados y por los habitantes de la zona. Según las previsiones meteorológicas, el lunes debían bajar las temperaturas y registrarse lluvias, que podrían ayudar a los brigadistas a controlar el fuego.

El huracán Ophelia, el mayor registrado hasta ahora tan al este sobre el Atlántico, es el primero desde 1939 que avanza tan al norte.

Entre tanto, en España, específicamente en Galicia y Asturias también se han registrado incendios que han causado cuatro muertes. La Xunta de Galicia ha asegurado mantener la vigilancia activa para que las llamas también procedentes de Portugal, que logran cruzar incluso el río Miño, no se extiendan por los montes del norte de España. Cerca de 4.500 bomberos y más de 200 militares tratan de parar las llamas que, a la vez que en Galicia y en Asturias, amenazan a las poblaciones cercanas, informa Efe.