Austria investiga si un coronel retirado espió para Rusia durante dos décadas

Mundo ethos

Austria investiga si un coronel retirado espió para Rusia durante dos décadas
Foto: Martti Kainulainen

El Gobierno de Austria ha informado este viernes de que está investigando si un coronel retirado espió para Rusia durante dos décadas y ha advertido que si se confirma esta sospecha, esta situación será un impedimento para mejorar las relaciones entre la Unión Europea y Rusia. Tras conocer esta información, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha convocado al embajador de Austria, Johannes Eigner.

“Existe la sospecha en Austria de que un coronel retirado del Ejército austriaco trabajó con un servicio de inteligencia ruso y lo ayudó durante muchos años”, ha dicho en una rueda de prensa el canciller de Austria, Sebastian Kurz, que ha explicado que el envío de información comenzó en la década de 1990 y se prolongó hasta este mismo año.

“Eso significa que estamos ante un caso de espionaje”, ha dicho Kurz, que ha informado de que la Fiscalía ya ha comenzado a investigar el asunto. “El espionaje es inaceptable y el espionaje ruso en Europa es inaceptable”, ha denunciado el canciller, que ha afirmado que este tipo de situaciones “no mejoran la relación entre Rusia y la Unión Europea”.

La ministra de Exteriores de Austria, Karin Kneissl, ha cancelado un viaje oficial a Rusia previsto para los días 2 y 3 de diciembre y Austria mantiene el contacto con sus socios europeos respecto a esta situación, ha anunciado Kurz.

Por su parte, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha convocado este viernes al embajador de Austria en el país, Johannes Eigner, y ha rechazado las acusaciones de Viena.

“Acabo de enterarme de eso, es una sorpresa muy desagradable”, ha dicho el ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, en una rueda de prensa en Moscú, en la que ha señalado que las reglas diplomáticas prevén una comunicación directa entre las partes en caso de una sospecha como esta.

Ha lamentado, por tanto, que Austria y otros países de Europa “optan últimamente por acusarnos públicamente” mediante la “diplomacia de la megafonía” y por “exigir explicaciones sobre asuntos que no son de nuestro conocimiento”.