Cospedal y su marido pidieron a Villarejo "trabajos puntuales" durante su reunión en Génova

Mundo ethos

Cospedal y su marido pidieron a Villarejo "trabajos puntuales" durante su reunión en Génova
Foto: Daniel Ochoa de Olza

Unas nuevas grabaciones del encuentro en la sede del PP en julio de 2009 entre el excomisario José Manuel Villarejo, María Dolores de Cospedal y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, revelan que Villarejo se mostró dispuesto a hacer “trabajos puntuales” a cambio del “pago de los gastos”.

La reunión del 21 de julio de 2009 versó sobre las investigaciones del caso Gürtel, por el que se investigaba al extesorero del PP Luis Bárcenas, según los audios publicados por Moncloa.com.

En el encuentro, Villarejo, que actualmente se encuentra en prisión por el caso Tándem, reveló que avisó al exalcalde de Boadilla, Arturo González Panero, del comienzo de las investigaciones, y propuso una estrategia ante la imputación de Bárcenas. “Hay que procurar entre todos intoxicarlos con que el Bárcenas ya está totalmente contaminado y por tanto él ya está amortizado”, dijo el excomisario. «Mientras que le lleguen las tortas a él, no le dan a nadie más», añadió.

Además, aseguró que Bárcenas alardeó “de que se ha llevado papeles, que los tiene guardados”, a lo que Cospedal respondió que “se ha llevado menos de lo que ha dicho”, según informa Moncloa.com.

Tras estas afirmaciones, López del Hierro le pregunta a Villarejo: “¿Tú estarías en disposición, por ejemplo, de hacer algún trabajo puntual de temas?”. “No tengo ningún problema, por lo menos los gastos alguna vez me pagaréis, alguna vez los gastos”, contestó el excomisario.

Villarejo insistió especialmente en la importancia de la discreción a la hora de llevar a cabo estos encargos. «No te preocupes por eso, ni te preocupes», le contestó Cospedal. «Yo soy la primera que a mí también se me vendría abajo, sería absurdo», añadió.

En la reunión, Villarejo, Cospedal y López del Hierro también hablan del USB incautado por la Policía con información de la trama, en el que, según el excomisario “hay mucha chicha” y que asegura que se ha hecho todo lo posible “por romperlo”.

Cospedal dijo el martes que se siente “absolutamente” respaldada por su partido y que no está “nada preocupada” por la publicación de sus conversaciones con Villarejo. “¿Por qué voy a estar preocupada? Yo en ese tema siempre he dicho la verdad”.

Los audios de la reunión entre Cospedal y Villarejo han llegado también a la sesión de control al Gobierno en el Congreso, en la que la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha dicho a la exministra Dolors Montserrat que «hoy, en vez de preguntar, tendrían que contestar», «tendrían que estar dando respuestas de lo que hemos oído de la señora Cospedal».

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha dicho que sería «muy bueno» que los jueces investigaran «todo lo que pudiera parecer delictivo» en las grabaciones de las conversaciones entre Cospedal y Villarejo.

Robles ha afirmado que Villarejo procede de lo «peor de las cloacas», por lo que no le concede credibilidad «en nada».  «No le doy ninguna credibilidad, pero en todo caso si hubiera hechos delictivos a quien corresponde investigarlos es a los tribunales, con las debidas garantías», ha insistido.