The Objective
Publicidad
Deportes

Jesús García Bragado: «Barcelona se situó en el mapa gracias a los Juegos Olímpicos»

Jesús Ángel García Bragado es el deportista español con más presencias en unos JJOO. Hablamos con él 30 años después de su debut en la ciudad condal

Jesús García Bragado: «Barcelona se situó en el mapa gracias a los Juegos Olímpicos»

Jesús García Bragado, en una competición en Badalona en 2012. | Wikimedia Commons

Es el deportista español con más presencias en unos Juegos, con un total de ocho, e hizo su debut en Barcelona, de cuya cita olímpica se cumplen 30 años el próximo 25 de julio. En THE OBJECTIVE, charlamos con Jesús Ángel García Bragado, uno de las figuras más importantes para el olimpismo español.

PREGUNTA: El próximo 25 julio se cumplen 30 años del arranque de los Juegos de Barcelona ¿Cómo pasa el tiempo?

RESPUESTA: Si. 30 años de un acontecimiento histórico para el deporte español, pero también para la historia de España: hasta en la serie de los Alcántara, imagínate si es importante.

P: ¿Qué recuerdo tiene Jesús Ángel Bragado de aquellos Juegos? Para usted además eran los primeros

R: Yo era un chaval que se ilusionó con participar en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 por entonces cuando comenzaba a practicar atletismo a finales de los ochenta.

Aunque sea una frase muy tópica, fue un sueño hecho realidad porque era mi primera gran competición con la selección española de atletismo. No había participado antes en mundiales ni europeos de atletismo, así que fue para mi como comenzar una carrera como si fuera un master.

P: ¿Qué recuerdas tiene del acto de inauguración?

R: Como éramos demasiados y no podía desfilar todo el mundo, el atletismo suele ser el deporte peor parado en la inauguración y el desfile del primer día. Yo llegaba justamente ese día a Barcelona porque me concentraba en el CAR de Sant Cugat para hacer los últimos entrenamientos serios. Recuerdo los fuegos artificiales que se veían perfectamente, porque Montjuic es una montaña que destaca en Barcelona por su altura respecto al resto de la ciudad.

P: Usted ha sido el abanderado en la clausura de los Juegos de Río 2016. ¿Le hubiera gustado ser el abanderado en un acto inaugural?

R: Ser abanderado de la delegación española en unos Juegos Olímpicos es un gran honor. Ten en cuenta que somos muchos deportistas españoles los que participan en unos Juegos y España suele tener delegaciones muy numerosas porque somos muy buenos en deportes de equipo.

Ya solo ser uno de los posibles elegidos ya te llena de orgullo, pues poder ser abanderado aunque sea en una ceremonia de clausura más orgullo todavía.

¿Qué me hubiera gustado ser abanderado en la ceremonia de inauguración? Por supuesto. Pero es que a mí y a todos los que preguntes que han podido participar con su país en unos Juegos Olímpicos. La pena es que son cada cuatro años y tenemos tantos grandes deportistas que es muy difícil la elección sin dejarse alguna o alguno.

«Los datos no engañan, en Barcelona se obtuvieron más medallas que en todos los Juegos anteriores»

P: Volviendo a los Juegos de Barcelona, ¿Fue sin duda el salto de calidad del deporte español?

R: Los datos no mienten. Se obtuvieron más medallas en aquellos Juegos que en todos los anteriores en los que había participado España.

Se formó el plan ADO, que ha sido la médula espinal de la preparación de los deportistas olímpicos españoles en todos estos Juegos, hasta ahora nos hemos mantenido entre las 15 y 20 medallas salvo la excepción de Sydney 2000 y eso ha sido en buena parte gracias al mantenimiento del plan ADO.

P: ¿Qué le dieron esos Juegos a la ciudad de Barcelona y a España?

R: Pues algo de lo que seguimos todavía anémicos: autoestima a todos los españoles, vivieran dentro o fuera de Cataluña. Demostramos que se pueden hacer las cosas tan bien como en cualquier otro lugar. Fue un éxito organizativo y deportivo.

Muchas ciudades que han organizado Juegos Olímpicos se han mirado en el espejo de Barcelona 92 para rehabilitar zonas degradadas aprovechando la organización de unos Juegos. Tengo dos ejemplos: Londres 2012 y Tokio 2020.

Hace pocos días en un master que estoy realizando en el CAR, hablaba una compañera alumna que sus padres la enviaron a Estados Unidos a aprender inglés y los americanos son muy ignorantes del resto del mundo, pero conocen Barcelona porque organizó unos Juegos Olímpicos. Como se suele decir, Barcelona se situó en el mapa para muchas personas.

P: La gente los ha considerado como los primeros Juegos de la era moderna

R: Uff, tampoco hay que exagerar. Como ya he dicho, han sido un referente porque marcaron una tendencia para utilizar el evento en transformar ciudades a mejor. Pero los primeros Juegos de la era moderna son los de Atenas 1896, así lo aprendí y así lo sigo pensando.

«Los Juegos de Pekín fueron alucinantes por lo espectacular»

P: Usted ha participado en ocho Juegos, récord en el deporte español… ¿Fueron los mejores donde ha estado?

R: Para mí, fueron muy especiales por lo que te he comentado: mis primeros Juegos y encima en casa, en mi país.

Pero Pekín 2008 fueron unos Juegos alucinantes por lo espectacular, lo que fueron y son capaces de hacer los chinos. Te doy un dato: los voluntarios de Barcelona 92 fue uno de los grandes aciertos de esos Juegos. En Pekín los voluntarios se multiplicaron por cientos de miles. Allí ya se podía percibir lo que iba a ser y es hoy China. En los últimos JJOO han estado a punto de superar a USA en el medallero global.

P: ¿Cómo es posible participar en tantas citas olímpicas? ¿Dónde está el secreto?

R: Mantener la ilusión como los primeros Juegos en los que participe.

También han existido una serie de factores como resolver los problemas físicos han ido surgiendo a medida que pasaban los años. Problemas en las caderas, pues encontrar a la persona adecuada para arreglar mis caderas, por ponerte un ejemplo.

P: ¿Cree que alguien será capaz de superar esa marca?

R: No es imposible, pero ciertamente es muy difícil, no solo porque físicamente las lesiones, que tarde o temprano terminan apareciendo, te permitan seguir siendo competitivo, sino porque la competición y el nivel de exigencia lo complican todavía más. En el atletismo tan solo puede participar tres atletas por país y tienes que realizar unos estándares mínimos para mantenerte en el ranking mundial y poder ser seleccionado.

«Estos últimos han sido los más duros al estar paralizados un año por la pandemia»

P: De todos ellos… ¿Cuál ha sido el más duro, el que más le costó prepararse?

Estos últimos, estar paralizados un año debido a la pandemia del coronavirus era algo que no estaba en los planes de nadie, y mucho menos en los míos. Al comenzar el curso del 2021 tenía otros compromisos que ya estaban planificados para después de mi última competición y se me acabó juntando todo.

Japón busca cancelar las Olimpiadas de Tokio 2021, según 'The Times'

Finalmente mi preparación fue muy justita para la cita , me faltaron al menos ocho semanas más de preparación y eso sin añadir los límites de estancia en Japón que se restringieron a seis días previos a la competición cuando lo ideal son diez días mínimo. En definitiva, que fueron complicados prepararlos como es debido.

P: ¿En qué ha cambiado aquel chaval de 22 años al Jesús de ahora?

R: Principalmente en la experiencia que he ido adquiriendo todos estos años. Antes era muy temperamental y me dejaba llevar por el carácter. Ahora soy más reflexivo y analizo las cosas antes de pasar a la acción.

Por eso, los últimos años, mis competiciones se caracterizaban por comenzar desde atrás para esperar el momento adecuado e irme hacia adelante a recuperar posiciones.

P: En todos estos años, nunca pensó en tirar la toalla… Especialmente cuando en Tokio que se tuvieron que retrasar un año por pandemia

R: Llámame cabezota, tozudo, perseverante o persistente, pero en el momento que tomé la decisión de participar en la última competición de 50 kilómetros marcha, esto es, en los Juegos Olímpicos de Tokio, mi objetivo no era otro que terminar participando allí.

Claro que hay momentos de duda y dificultad, pero la determinación era tan grande que no hacía perder ni un minuto de mi tiempo en pensar en conseguirlo.

P: ¿Como se preparó durante el tiempo que estuvimos encerrados en casa por el estado de alarma?

R: Como buenamente pude. A las pocas semanas pude recibir una cinta de correr que al menos me permitió hacer algo de ejercicio.

Pero al salir de nuevo a la calle al cabo de dos meses las secuelas aparecieron y tenía un montón de carencias: de flexibilidad, de acondicionamiento muscular, las mismas que cualquier otra persona. La parte positiva era que los Juegos se aplazaron y había tiempo, o al menos eso pensaba, para recuperar la forma.

P: ¿No se veía con fuerzas para llegar a Tokio 2020?

R: Nunca tuve dudas al respecto. Me preocupaba más la incertidumbre posterior porque la pandemia y los contagios no terminaban y había pocas competiciones, y hubo un momento que tuve dudas si se acabarían celebrando finalmente o no.ç

«Pude haber subido al podio de los Juegos no en una sino en dos ocasiones»

P: Un Mundial en marcha, tres veces subcampeón del mundo. Le ha faltado precisamente una medalla olímpica. ¿Qué siente?

R: Tengo la certeza moral de que pude haber subido al pódium, no en una sino en dos ocasiones. En Atenas 2004 terminé en 5º posición y al año siguiente, un atleta ruso que terminó 3º fue cazado con prácticas dopantes, en un control antidoping por sorpresa, que le sorprendió, nunca mejor dicho.

En 2008 terminé en 4ª posición y con el tiempo hemos sabido que el campeón olímpico de aquella prueba reconoció recurrir a prácticas dopantes y además otro ruso que terminó tercero y que también estuvo a punto de ser sancionado pero el contra análisis no permitió certificar el positivo de la muestra A de aquella muestra de los Juegos Olímpicos.

Lo explico con datos porque alguna vez me han explicado que alguien, sin la suficiente información parece que son excusas mías. Citando de nuevo a otro ruso, Lenin decía que solo los tontos discuten los hechos

Una de los argumentos que se han utilizado para finalizar con la prueba de los 50 kilómetros marcha del calendario olímpico era la aparición de tantos casos positivos, cuya razón principal era la impunidad con la que se realizaba por parte del equipo ruso.

 P: ¿Y por qué la marcha?

R: Porque de repente, un año, después de ver a Miguel Ángel Prieto, que era un marchador madrileño, ganar una medalla en el europeo de Stuttgart en 1986, se me ocurrió comentarle a Lázaro Linares, alma mater del club atletismo Tajamar, la posibilidad de probar en esto de la marcha. Yo ya llevaba un año por allí en el club de atletismo, practicando cross y poca cosa más. Así comencé y así comenzó todo.

 P: ¿Qué nota le pondría usted ahora mismo al atletismo español?

Pues mira, pondría una que se utiliza en los colegios: progresa adecuadamente.

P: ¿Qué opinión le merece el programa ADO que existe en nuestro país para ayudar a los deportistas olímpicos?

R: Ha sido un gran programa que nos ha permitido a muchos deportistas dedicarnos a lo que nos apasiona y preparar de la mejor forma posible grandes campeonatos con vistas a los Juegos Olímpicos.

Pero han pasado treinta años de los Juegos de Barcelona 92, para lo que fue pensado en plan ADO. Tiene un gran mérito que se haya podido mantener durante tanto tiempo, pero ahora los Juegos Olímpicos son diferentes, la economía es diferente y muchas otras cosas son distintas a la realidad de entonces.

Si permites lo concluyo con una frase: Hay que cambiar para que todo vuelva a ser como fue en Barcelona 92.

P: ¿Jesús Ángel Bragado ya tiene sustituto en el atletismo español?

R: Pues claro. En los Juegos Olímpicos de Tokio vimos una gran actuación de los marchadores españoles: puestos de finalista, cerca de las medallas, cuatro diplomas olímpicos.

En términos futbolísticos, tres palos al poste y uno al larguero. Tengamos paciencia, que los goles llegarán. En este caso, las medallas.

«Las autoridades se están tomando muy en serio la lucha contra el dopaje»

P: ¿Cree que el dopaje está extendido en el atletismo y en el deporte en general?

R: Ahora mismo las autoridades se lo están tomando muy en serio, así que ya no.

Además de agencias antidopaje que se tienen que adaptar al código mundial antidopaje de la Agencia Mundial, tenemos autoridades independientes que luchan y vigilan contra todo lo que rodea el dopaje. El mundo del atletismo las creó hace unos años con gran acierto y tengo entendido que la natación también lo ha hecho.

P: ¿Volvería a tener una carrera tan extensa sabiendo todas las cosas a las que ha tenido que renunciar?

R: Es muy posible que si hubiera conseguido una medalla olímpica habría perdido parte de motivación para seguir intentándolo.

Pero las renuncias que me ha supuesto estar tantos años ligado al atletismo han sido voluntarias, y como le escuché decir a Fred Vergoux en una entrevista: Vale la pena si la respuesta es sí. En mi caso es afirmativa. Por supuesto.

P: ¿Qué papel espera de España en los Mundiales que arrancan ahora? ¿Y en París?

A partir de ahora vamos viendo la nueva generación que se está consolidando. Ya saben competir. Ahora se trata de que sepan ganar. Ganar puede ser conseguir una medalla o correr en una final, que no es fácil, ni mucho menos.

En estos mundiales de Eugene, las posibilidades de medalla se ciñen a la marcha atlética y poco más. En París tendremos opciones de medallas en marcha atlética y en mucho más.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D