The Objective
Publicidad
Jorge San Miguel

Lost in translation

«Pasamos el rato entre tertulias con caras conocidas que representan papeles asignados, a menudo por los propios partidos, como si eso le importase a alguien»

Opinión
Comentarios
Lost in translation

El funeral de Atahualpa, obra de Luis Montero.|Wikimedia Commons

Trabajando en política a menudo uno se siente como fray Vicente de Valverde, el dominico que le dio a Atahualpa un ejemplar del Evangelio en la plaza de Cajamarca. Como ustedes saben, el Inca miró el libro, no lo encontró de interés, lo tiró al suelo, y ahí fue la zapatiesta. También vale decir que el Inca somos los que curramos en el sector, a la vista de cómo acabó todo. Si les incomoda el ejemplo, piensen en La Pérouse y los tlingit de Alaska. O en la película La llegada. O en el tipo de conversaciones que mantiene con su perro o su gato.

Pensarán que exagero, pero ni un poquito. Es verdad que en teles y diarios hay un selecto grupo de caraduras dispuestos a convencerles de que esto es algo parecido a una ciencia exacta; o al menos de que tienen -ellos, por supuesto- comunicación telepática con el electorado, y algo parecido a precognición de sus percepciones e intenciones. La realidad es que nuestra comunicación con ese ente, el «electorado», es extraordinariamente rudimentaria -como rudimentario es el mecanismo del voto, por otra parte. Y se parece más a un diálogo para besugos o al limitado repertorio de señales que el domador le dirige a los leones.

Tomemos el ejemplo de Vox. Si ustedes atienden a la opinión publicada, radiada y televisada, las interpretaciones son prefijas y siempre dramáticas: extrema derecha o no; atentado a las libertades y derechos o garante de la más esencial libertad nacional, la de «los antiguos»; astracanada antieuropea o la Europa posible de las naciones; coartada neoliberal o la vía social de las verdaderas clases populares, las excluidas de los círculos de influencia globales. Y así hasta el infinito.

Pero la percepción real de Vox en el electorado en sentido amplio, el menos politizado, articulado y neurotizado, probablemente se aproxima más a una idea simple, clara, rotunda: la de cambio. Y ahí se cifra buena parte de la aprobación o rechazo al partido verde. Ahí se cifra la actitud de entrada ante lo que Vox ofrece; incluso de manera previa a la consideración de si es un cambio «hacia delante» o «hacia atrás» -suponiendo que tenga algún sentido hablar de tal cosa. Y las «formas», los tonos y las fórmulas más o menos groseras con las que se expresan sólo subrayan -para esa difusa opinión pública- el compromiso, el commitment en politologués, hacia la idea de cambio; en la medida en que ellos son otra cosa. Es ocioso traer otra vez el ejemplo de Trump o el primer Podemos. En esas condiciones, tanto da Venezuela o matar señoras ancianas en la Quinta Avenida.

Esta callada aceptación de que nuestros mecanismos, no ya de manipular o de dirigir a los votantes, sino sencillamente de comunicarnos con ellos, son irremediablemente ineficientes tiene implicaciones para mi profesión (obvio); pero también para la práctica y la teoría de la democracia (no menos obvio). Y para el circo que en torno a la política y los medios de comunicación hemos montado en estos años. Pasamos el rato entre tertulias con diez o doce caras conocidas que representan papeles asignados, a menudo por los propios partidos, como si eso le importase a alguien. Publicamos columnas -esta misma- que sólo leemos, compartimos y celebramos -o censuramos- entre nosotros. Y todo es muy importante, todo es crucial. ¡Nos jugamos la democracia liberal! Y al otro lado de la línea no hay nadie.

Por eso los discursos oficiales de la penúltima hora tienen a estas alturas más o menos la misma vitalidad que las defensas a machamartillo del orden del 78; a la espera de ser sustituidos por otros discursos de consumo rápido sin contacto con el magma de la opinión pública real. El otro día, junto a una piscina, me explicaba un demóscopo de prestigio el porcentaje de votantes socialistas que comulgan con el actual feminismo oficialista. Hagan apuestas, pero no se vengan arriba; en la otra orilla pensábamos que pactar con golpistas y abertzales iba a hacer desaparecer al PSOE, y ahí está el PSOE y nosotros. Y el elector, ese animalito, intocado.

Les dejo una última reflexión, ahora que se habla de libros de texto y de memoria: en un mundo en que los intermediarios pintan lo que les describo, y en el que no hay ni mecanismos de mediación ni cuerpos respetados que cumplan esa función, imaginen el futuro de programas basados en imponer doctrinas concretas sobre un tema u otro desde la oficialidad.

Envía el primer comentario
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D