Publicidad

España

Trump gana en Alaska tras perder las elecciones y su partido avanza hacia el control del Senado

Trump gana en Alaska tras perder las elecciones y su partido avanza hacia el control del Senado
Carlos Barria Reuters

Una victoria amarga: Donald Trump se ha anotado finalmente este miércoles los tres votos electorales de Alaska, donde los republicanos también ganaron su batalla por el Senado.

Lo más importante: esta victoria no cambia el panorama en el Colegio Electoral, que ha convertido ya en presidente electo a Joe Biden. Mientras tanto, Trump ha presentado demandas en varios estados, alegando fraude sin pruebas. Sin embargo, es improbable que surtan efecto, ya que tendría que demostrarse el supuesto fraude en múltiples estados clave para dar la vuelta a los números y cubrir el trecho de Trump hasta los 270 votos electorales.

Con los de Alaska, Trump tiene ahora 217 delegados asegurados en el Colegio Electoral, muy lejos del mínimo de 270 que se necesitan para ganar las elecciones, mientras que Biden ya superó esa barrera y acumula 290. Aún quedan por decidir Carolina del Norte, Georgia y, según algunos medios, también Arizona. En Georgia, el recuento va para largo: el secretario de estado ha anunciado que se volverán a contar todos y cada uno de los votos a mano, debido al estrecho margen entre ambos candidatos.

Mientras, el partido de Trump quedó este miércoles a un escaño de lograr la mayoría en el Senado, después de que el senador republicano Dan Sullivan lograra la reelección en Alaska frente al demócrata Al Gross. Los republicanos se aseguran así 50 de los 100 escaños en la Cámara Alta, mientras que los demócratas controlarán de momento 48 cuando el nuevo Senado tome posesión a principios de enero.

Los dos escaños que quedan por decidir son de Georgia, y ambos irán a segunda vuelta el próximo 5 de enero al no haber alcanzado ningún candidato la mayoría de votos (50%) necesaria para ganar. Aunque Biden parece dirigirse a una victoria en Georgia con poco más de 10.000 votos de ventaja, los actuales senadores en ese estado sureño son republicanos y sería una sorpresa que los demócratas lograsen arrebatar esos asientos.

Todo apunta, por tanto, a que cuando Biden tome posesión de su cargo el 20 de enero, tendrá que trabajar con un Senado controlado por el partido opositor y una Cámara de Representantes donde la mayoría demócrata ha perdido escaños, un panorama que dificultará el impulso de cambios trascendentales.

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D