Publicidad

General

Las ondas gravitacionales, el descubrimiento del año 2016

“Fue una elección bastante fácil. Hubo muchos avances importantes este año, pero la observación de las ondas gravitacionales confirma una predicción centenaria del propio Albert Einstein“, explica Adrian Cho, de la revista Science, a la agencia Efe. Einstein consideraba que los objetos con gran cantidad de masa podrían, al girar, deformar el espacio-tiempo y provocar vibraciones. Además, creía que estas vibraciones serían demasiado minúsculas para ser detectadas, pero esto fue refutado por el LIGO. “La gravedad es tan débil que la radiación gravitacional parecía casi imposible de detectar. Y aun así lo lograron. Como físico, para mí eso es un profundo logro”, añade Cho.
Para lograr este descubrimiento, los científicos utilizaron dos detectores masivos que incluían espejos entre los que rebotaba un láser. Cuatro meses más tarde de la primera observación de las ondas gravitacionales, los científicos volvieron a detectar este fenómeno, aunque esta vez fue mucho más débil.

Las ondas gravitacionales, el descubrimiento del año 2016
Reuters

Las ondas gravitacionales, predichas hace un siglo por Albert Einstein, han sido declaradas el descubrimiento del año 2016 por la revista Science. Estas fueron detectadas por primera vez el pasado mes de febrero por científicos del Observatorio de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO), y en The Objective lo contamos en directo.

“Fue una elección bastante fácil. Hubo muchos avances importantes este año, pero la observación de las ondas gravitacionales confirma una predicción centenaria del propio Albert Einstein“, explica Adrian Cho, de la revista Science, a la agencia Efe. Einstein consideraba que los objetos con gran cantidad de masa podrían, al girar, deformar el espacio-tiempo y provocar vibraciones. Además, creía que estas vibraciones serían demasiado minúsculas para ser detectadas, pero esto fue refutado por el LIGO. “La gravedad es tan débil que la radiación gravitacional parecía casi imposible de detectar. Y aun así lo lograron. Como físico, para mí eso es un profundo logro”, añade Cho.
Para lograr este descubrimiento, los científicos utilizaron dos detectores masivos que incluían espejos entre los que rebotaba un láser. Cuatro meses más tarde de la primera observación de las ondas gravitacionales, los científicos volvieron a detectar este fenómeno, aunque esta vez fue mucho más débil.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D