Guaidó dice que su inhabilitación es una "vulgar persecución política"

Política y conflictos

Guaidó dice que su inhabilitación es una "vulgar persecución política"
Foto: Fernando Llano

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, parcialmente reconocido por la comunidad internacional como presidente encargado del país, ha dicho que no reconocerá la inhabilitación que le decretó el Gobierno de Nicolás Maduro y se ha referido a ella como «una vulgar persecución política».

En una entrevista con el diario mexicano El Universal publicada este martes, el opositor de 35 años ha atacado el fundamento jurídico que el Gobierno de Maduro usó para justificar su inhabilitación para ejercer cargos públicos durante 15 años. La decisión fue tomada por el contralor venezolano, el oficialista Elvis Amoroso, alegando que el líder parlamentario no había justificado en sus declaraciones patrimoniales gastos realizados con fondos supuestamente provenientes del exterior.

«El contralor no tiene las facultades para inhabilitar a un funcionario, porque así lo marca nuestra Constitución; lo que existe es una persecución política en todos los niveles, es para desviar la atención de lo que realmente está pasando en Venezuela. Se trata de una vulgar persecución política», ha dicho Guaidó, reconocido por 50 países como el presidente encargado de Venezuela. «Él no tiene las facultades ni el respaldo para hacer esto, así que esta inhabilitación no procede«, ha acotado el líder opositor, quien alega que Amoroso fue designado por la chavista Asamblea Constituyente, que tilda de ilegítima.

«El régimen de Maduro quiere inhabilitar porque vamos rumbo a elecciones libres, a una verdadera democracia. Maduro se burla de una eventual solución en Venezuela», ha añadido. La inhabilitación de Guaidó ha sido condenada por los países del Grupo de Contacto Internacional (GCI) sobre Venezuela -impulsado por la Unión Europea e integrado por ocho países europeos y cuatro latinoamericanos- así como por Estados Unidos.

Guaidó ha dicho este martes a la prensa que podría ser detenido, después de que el máximo tribunal de Venezuela abriera la posibilidad de despojarlo de su inmunidad parlamentaria. «Ellos pueden intentar secuestrarme», ha dicho.