Italia mantiene la línea dura sobre migración antes de la minicumbre europea del domingo

Mundo ethos

Italia mantiene la línea dura sobre migración antes de la minicumbre europea del domingo
Foto: Hermine POSCHMANN / Mission Lifeline

El Gobierno italiano mantiene su línea dura contra las organizaciones humanitarias que rescatan a los migrantes en el Mediterráneo e impide la entrada de éstos en el país, a pocas horas de la minicumbre en Bruselas del domingo, que se prevé muy tensa por las fuertes divisiones entre los países. Mientras, en España, Salvamento Marítimo hace frente a una nueva avalancha de pateras con el rescate de centenares de personas.

Si hace unos días la atención se centró en el barco Aquarius de SOS Méditerranée, con 629 personas rescatadas en el mar, que acabó atracando en el puerto de Valencia después de ser rechazado por los gobiernos de Italia y Malta, ahora es el barco Lifeline de una ONG alemana, el que lleva días en el mar con más de 200 migrantes a bordo a la espera de recibir el permiso para atracar.

«La embarcación ilegal ‘Lifeline‘ se encuentra en aguas maltesas con su carga de 239 migrantes. Para garantizar la seguridad de la tripulación y de los pasajeros, solicitamos que Malta abra sus puertos», pidió este viernes en un tuit el ministro del Interior, Matteo Salvini.

«El barco va a ser secuestrado y su tripulación detenida», advirtió el líder de la Liga ultraderechista.

Sin embargo, una fuente cercana al Gobierno maltés, citada por el diario Times of Malta, indicó el viernes por la noche que «Malta no era ni la autoridad coordinadora ni la competente para los rescates» ya que, según esta fuente, «la operación fue inicialmente gestionada por el Centro (de Coordinación de Rescate Marítimo) de Roma y la autoridad libia».

Poco después, Salvini reaccionó ante esta negativa de Malta. «Si una sola persona se hace daño a bordo de este barco, gestionado por gente que tendrán que enfrentarse a la Justicia, pediremos cuentas a Malta porque están delante de sus puertos, a los alemanes porque es una asociación alemana, y a los holandeses porque lleva su pabellón», advirtió en una reunión en Toscana.

«Si los malteses se comportan de esta manera, sabremos cómo reaccionar», agregó Salvini, que también es viceprimer ministro, insistiendo en que el Lifeline no entrará en «un puerto italiano».

El nuevo Gobierno italiano ha cambiado radicalmente su política dentro de la Unión Europea y no sólo amenaza con inmovilizar los barcos de las ONG sino que, además, impide que atraquen en sus puertos cargados de inmigrantes. La nueva coalición entre la Liga y el Movimiento 5 Estrellas (M5S, antisistema) ha decidido también subir el tono ante el resto de los miembros de la Europa comunitaria.

«Italia ya no es más un país que se vende, ocupado, un poco francés, un poco alemán», dijo desde Siena Salvini, omnipresente en los medios y que se ha impuesto como el hombre fuerte del nuevo Gobierno.

En la minicumbre que se celebrará en Bruselas este domingo, el Gobierno de Roma quiere presentar una propuesta para frenar la llegada de migrantes, que la prensa ha resumido en una suerte de «cortina de hierro», que cuenta con el apoyo de los países del este de Europa.

Se trata de una reunión en la que participarán España, Francia, Alemania, Italia, Malta, Grecia, Bulgaria (país que ostenta la presidencia rotativa hasta el 1 de julio) y Austria (que asume el relevo), entre otros preparatoria de la cumbre europea de los 28 prevista para el jueves y viernes próximos en Bruselas.

Bélgica y Holanda, a favor también de la mano dura en materia migratoria, decidieron unirse también a la cita del domingo.

El Gobierno alemán ha querido reducir las expectativas sobre estas reuniones al manifestar que no se llegará a una «solución» europea sobre el problema. Se hablará, más bien, de «acuerdos bilaterales y multilaterales«, insistió el portavoz oficial.

La reglamentación de los flujos migratorios es un tema candente en Europa y el nuevo Gobierno italiano es partidario de la mano dura.

El cambio de posición de Italia fue criticado el jueves por el presidente francés, Emmanuel Macron, quien lanzó un mensaje velado contra Italia y en especial contra su controvertido ministro de Interior. El populismo en Europa «es como una lepra que se extiende por el Viejo Continente, en países que nunca pensamos que fuera a ocurrir otra vez, en países vecinos», afirmó Macron.

Las declaraciones tensaron aún más la relación con Italia y Salvini contestó al presidente francés instándolo a recibir a los miles de inmigrantes que Italia ha acogido en los últimos años. «Deje de insultar y más bien aplique la generosidad que tanto proclama».

El Gobierno italiano ha convertido el enfrentamiento con sus socios europeos en una de sus políticas principales al inicio de su mandato.

«El año próximo se decidirá si Europa unificada seguirá o no existiendo», por las negociaciones presupuestarias y las elecciones europeas, advirtió en una entrevista Salvini.

Italia está dispuesta a desencadenar una verdadera batalla diplomática y humanitaria dentro de Europa, a la que acusa de haber sido indiferente ante el fenómeno de la migración masiva, después de que el país registrara la llegada de 700.000 migrantes a sus costas en los últimos seis años, informa AFP.

Avalancha de pateras en las costas españolas

Un total de 596 migrantes han sido rescatados este sábado frente a las costas españolas por Salvamento Marítimo, adonde continúa el flujo de llegadas de pateras.

De ellas, 262 personas han sido rescatadas en el Estrecho de Gibraltar cuando iban a bordo de 15 embarcaciones, ha informado en Twitter el organismo.

Otros 27 migrantes fueron socorridos en el Mediterráneo, entre el sur de España y el norte de Marruecos, y 129 más en el Atlántico frente a las costas de la isla de Gran Canaria.