Johnson delega el mando al titular de Exteriores mientras está en la UCI

Sociedad

Johnson delega el mando al titular de Exteriores mientras está en la UCI
Foto: Tolga Akmen

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha delegado el mando al titular de Exteriores, Dominic Raab, mientras permanece en la unidad de cuidados intensivos (UCI) de un hospital londinense al empeorar su salud por el COVID-19.

Johnson, de 55 años, ingresó en el hospital St Thomas el pasado domingo como medida de precaución debido a los continuos síntomas del coronavirus, en concreto fiebre alta. Sin embargo, su estado de salud empeoró el lunes y sus médicos decidieron trasladarlo a la UCI del hospital, ubicado en el centro de Londres, aunque está consciente, según fuentes de de Downing Street, que no ha dado un nuevo parte médico.

Según los medios, la reina de Inglaterra, Isabel II, permanece informada sobre la salud de Johnson, mientras que otros líderes mundiales enviaron anoche mensajes de apoyo al político conservador. De acuerdo con la BBC, los médicos le suministraron anoche oxígeno antes de llevarlo a la UCI, donde está cerca de un respirador por si lo necesita para que su sistema inmunológico pueda luchar contra el coronavirus. Johnson recibió «algo de oxígeno», pero «no se la ha aplicado un respirador», ha dicho este martes el ministro Michael Gove a la emisora de radio privada LBC.

El pasado 27 de marzo, las autoridades comunicaron que Johnson había dado positivo en COVID-19, pero después de diez días de cuarentena en Downing Street, su estado no mejoraba y empeoró rápidamente el lunes por la tarde.

El responsable de la diplomacia británica presidirá hoy por teleconferencia la reunión del Gobierno de los martes y tendrá como próxima e importante misión decidir si mantiene las actuales restricciones de movimiento de la población, que deberán ser revisadas a principios de la próxima semana.

La pareja del primer ministro, Carrie Symonds, con un embarazo avanzado ya que dará a luz a principios de este verano, está en cuarentena al tener síntomas del COVID-19, si bien no ha sido sometida a la prueba del virus.

El nuevo líder del Partido Laborista británico, Keir Starmer, ha calificado el ingreso de Johnson en la UCI de «triste noticia» y ha dicho que el país se solidariza con su familia en este «momento increíblemente difícil». La epidemia del coronavirus ha causado ya 5.373 muertes en el Reino Unido, en tanto que los contagios confirmados ascienden a 51.608.