Junqueras, Sànchez y Cuixart denuncian que están siendo juzgados por sus ideas

Cultura

Junqueras, Sànchez y Cuixart denuncian que están siendo juzgados por sus ideas
Foto: ALBERT GEA| Reuters

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ha defendido este lunes ante el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena que convocar un referéndum no es delito y que no se ha dedicado dinero público para financiar el proceso independentista. Además, tanto Junqueras como el diputado de JxCAT, Jordi Sànchez, y el dirigente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, han denunciado que están siendo procesados por sus ideas políticas, con falta de objetividad por parte del juez, y que se están vulnerando sus derechos como el de la protesta pacífica y, en el caso de Sànchez, en de participación política como candidato a la Presidencia de la Generalitat, han informado sus abogados a la salida en declaraciones a los periodistas.

Los tres encausados, que están en prisión preventiva, han comparecido este lunes ante juez Llarena, que les ha informado sobre su procesamiento por rebelión y, en el caso de Junqueras también por malversación, en el marco de la investigación abierta sobre el proceso independentistas.

Junqueras, cuya declaración ha durado unos 40 minutos, ha indicado también que cree en la dignidad humana, en el pacifismo y la convivencia.

Junqueras sólo ha respondido a las preguntas de su letrado durante la vista indagatoria celebrada en el Tribunal Supremo y en la que Llarena le ha comunicado su procesamiento por los delitos de rebelión y malversación de fondos públicos, han informado a Efe fuentes de la acusación popular ejercida por el partido conservador Vox.

Después de Junqueras, que permanece en la prisión madrileña de Estremera desde el 2 de noviembre, han declarado el diputado de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, y el presidente de Òmniun Cultural, Jordi Cuixart. Ambos cumplieron el domingo seis meses en prisión provisional.

Juicio político

Ha sido el candidato Sánchez, cuyo pleno de investidura debió suspenderse el viernes después de que Llarena volviera a impedir su presencia en el Parlament, quien más claramente ha puesto en duda la imparcialidad del juez, a quien ha expresado una queja directa por su falta de objetividad.

Los abogados defensores han explicado a los periodistas que sus defendidos han señalado al juez que sus autos de procesamiento criminalizan el derecho a la protesta, han negado cualquier existencia de violencia por parte de los independentistas y han defendido el derecho a la protesta.

Así, los comparecientes han argumentado que pedir la independencia de Cataluña no es un delito, además de quejarse por el poco respeto a la legalidad, al derecho a la defensa y a las reglas de competencia de los tribunales que está siguiendo el caso en el Supremo.

Con estas declaraciones ha comenzado la llamada fase indagatoria del sumario, que consiste en comunicar a los 25 encausados sus autos de procesamiento y darles la oportunidad de expresar su opinión ante el magistrado sobre dichos autos.

Está previsto que en los próximos días continúe esta fase indagatoria con el resto de los procesados que comparecerán ante el magistrado.

De forma paralela al proceso en el Supremo, en Cataluña se suceden los actos públicos para solicitar la libertad de los políticos independentistas, como este domingo en Barcelona donde miles de personas se manifestaran. La manifestación fue convocada por una plataforma creada en marzo para “defender las instituciones catalanas” y los “derechos y libertades fundamentales”.