La derecha reclama el Gobierno en Italia tras ganar las elecciones sin obtener mayoría

Mundo ethos

La derecha reclama el Gobierno en Italia tras ganar las elecciones sin obtener mayoría
Foto: Alessandro Bianchi| Reuters

El candidato de la Liga Norte a las elecciones italianas, Matteo Salvini, ha celebrado este lunes sus resultados con el escrutinio a punto de concluir, y ha reclamado el gobierno para la coalición de derecha que comparte con Forza Italia, Hermanos de Italia y Quarto Polo, otros tres partidos derechistas. Por otra parte, la agencia ANSA ha anunciado que Matteo Renzi, cuyo partido ha gobernado el país durante los últimos cinco años,  dimitirá debido los malos resultados del Partido Demócrata. Sin embargo, su jefe de comunicación ha dicho sobre esta noticia que «a nosotros no nos consta».

“El equipo sobre el que razonar y gobernar es el de centroderecha. Mantengo mi palabra y mi compromiso, que es con la coalición de centroderecha, que ha ganado y puede gobernar”, ha dicho Salvini en una rueda de prensa.

Con un 93% de los votos escrutados, la coalición de derecha cuenta con un 37,80% de los votos, por lo que se sitúa en primer lugar, pero sin mayoría para gobernar. En segundo lugar se sitúa el Movimiento Cinco Estrellas, con un 31,77% de los votos, seguido de la coalición de centroizquierda, con un 23,15%.

Salvini ha dicho que “escuchará a todos sus rivales” tras quedar por encima en el Parlamento de su socio de coalición, Silvio Berlusconi, y ha criticado los análisis extravagantes sobre posibles alianzas. “Lo he dicho durante la campaña, que escucharía y hablaría con todos, pero el equipo es el de centroderecha”, afirma Salvini.

“Tenemos el derecho y el deber de gobernar el país”, ha dicho Salvini, que ha calificado sus resultados como “una victoria extraordinaria llena de orgullo, alegría y responsabilidad”. “Los italianos han decidido recuperar este país y liberarlo de la precariedad y la inseguridad, de Renzi, de Bruselas, de la prima de riesgo, de las pateras”, ha añadido.

Ha asegurado además que su partido es actualmente una “fuerza de gobierno”, que es y que seguirá siendo populista porque “quien escucha a su pueblo hace su labor”.

En su discurso, Salvini ha arremetido sobre el euro y ha criticado al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y le ha agradecido de manera irónica haberse mostrado preocupado por un escenario inestable en Italia.