The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Estados Unidos

Saturno supera a Júpiter y se convierte en el planeta con más satélites

Última actualización: 8 Oct 2019, 12:53 pm CET
Foto: NASA | AP

Saturno, el sexto planeta del Sistema Solar, tiene 20 satélites que hasta ahora se desconocían, lo que eleva a 82 el número de los que orbitan este planeta y, por tanto, quita la supremacía a Júpiter, que cuenta con 79. Los satélites descubiertos tienen una media de cinco kilómetros de diámetro. De todos ellos, 17 orbitan Saturno hacia atrás, es decir, en el sentido contrario al que gira el planeta sobre su eje.

“El estudio de las órbitas de estas lunas puede revelar sus orígenes, así como proporcionar información sobre las condiciones que rodeaban a Saturno en el momento de su formación”, ha explicado Scott Shepppard, director del equipo que realizó el descubrimiento, el Centro de Planetas Menores, dependiente de la Unión Astronómica Internacional (UAI).

Los expertos no descartan que estos satélites sean fragmentos de lo que en otro momento fueron lunas de mayor tamaño, según han informado en un comunicado del Instituto Carnegie de Washington.

Sheppard señala que “este tipo de agrupaciones de lunas exteriores también se ven alrededor de Júpiter, indicando colisiones violentas entre lunas en el sistema de Saturno o con objetos exteriores tales como asteroides o cometas”.

Cuando el Sistema Solar era joven, el Sol estaba rodeado de un disco giratorio de gas y polvo del que nacieron los planetas. Se cree, según explica el experto, que una estructura similar “rodeó Saturno durante su formación”. El hecho de que esta nuevas lunas fueran capaces de seguir orbitando Saturno una vez que los satélites mayores de los que procedían se rompieran indica que esas colisiones ocurrieron después de que el proceso de formación del planeta estuviera casi completo y los discos que caracterizan al planeta no tuvieran influencia, dice el comunicado.

El descubrimiento de estos 20 satélites ha sido posible gracias al telescopio Subaru, situado en la cima del monte Mauna Kea en Hawái, en Estados Unidos.

Los investigadores han decidido implicar, una vez más, al público en la elección del nombre para estos satélites recién conocidos, con la condición de que estos hagan referencia a gigantes de la mitología nórdica, gala o inuit.