Miles de jóvenes paralizan Dhaka para exigir mejoras en la seguridad vial

General

Miles de jóvenes paralizan Dhaka para exigir mejoras en la seguridad vial
Foto: MUNIR UZ ZAMAN

Miles de estudiantes de la escuela secundaria de Bangladesh han paralizado este viernes la ciudad de Dhaka en el marco de unas protestas que comenzaron hace cinco días para exigir mejoras en la seguridad vial, después de que el domingo dos adolescentes, un chico y una chica, murieran atropellados por un autobús que circulaba a mayor velocidad de la permitida.

El suceso se extendió rápidamente por las redes sociales, desde donde se promovió la movilización y muchos usuarios han expresado su solidaridad con los estudiantes a través de los hashtag #RoadSafety y #WeWantJustice.

Los manifestantes han paralizado Dhaka, la capital, para exigir justicia para las víctimas y medidas que mejoren la seguridad vial y protejan a los peatones. Además, algunos de los estudiantes, en su mayoría adolescentes, han estado revisando las matrículas de los autobuses y han exigido ver los documentos de identidad de los conductores. «No queremos que ningún vehículo sin licencia circule por la calle. Los que no estén en condiciones de conducir no deberían obtener permisos, y no queremos que menores de edad conduzcan el transporte público», ha dicho Mohammad Sifat, uno de los manifestantes, a AFP.

El ministro Shajahan Khan, que tiene vínculos con sindicatos de transporte, ha alimentado la indignación con sus declaraciones al preguntar por qué los jóvenes no reaccionaron igual cuando 33 personas murieron en un accidente de autobús en India el sábado. Después se disculpó. Ante la persistencia de las protestas, el Ministerio de Educación cerró las escuelas secundarias de todo el país y prometió tener en cuenta las demandas de los manifestantes, pero esta medida no ha disuadido a los jóvenes. «No han tomado en serio nuestras exigencias», ha declarado a AFP Imran Ahmed, otro de los estudiantes.

En algunas partes de la ciudad los jóvenes han tomado el control para regular el tráfico, verificar los permisos de conducir y despejar las carreteras para permitir el paso de los vehículos de los servicios de emergencia, según algunos manifestantes. «Todo lo que queremos es que la corrupción desaparezca y que las licencias de conducir dejen de distribuirse como dulces«, ha dicho Saiyara Islam Roj, de 17 años, a la BBC, sobre uno de los sectores más corruptos y peligrosos de Bangladesh.

La tensión ha ido creciendo entre los estudiantes y la Policía, que han expulsado a los manifestantes en algunas partes de la ciudad. Por su parte, los conductores de autobuses han respondido a las protestas suspendiendo sus servicios.

El ministro del Interior, Asaduzzaman Khan, dijo el miércoles que el Gobierno lanzará una campaña de seguridad vial para el transporte público.

Según datos presentados por investigadores del Comité Nacional para Proteger el Transporte Marítimo, Carreteras y Ferrocarriles, más de 4.200 peatones murieron en accidentes de tráfico el año pasado, un cuarto más que el año anterior.