Sergio Ramírez dedica el Premio Cervantes 2017 a los nicaragüenses fallecidos en las protestas

Cultura

Sergio Ramírez dedica el Premio Cervantes 2017 a los nicaragüenses fallecidos en las protestas
Foto: Francisco Seco

El escritor nicaragüense Sergio Ramírez ha recibido este lunes el Premio Cervantes 2017, que le fue concedido por convertir en su literatura «la realidad en una obra de arte». El escritor ha querido dedicar el premio «a la memoria de los nicaragüenses que en los últimos días han sido asesinados en las calles por reclamar justicia y democracia», así como «a los miles de jóvenes que siguen luchando en las calles para que Nicaragua vuelva a ser república». El Rey también ha dedicado unas palabras a Nicaragua: «En estas horas difíciles, toda España lleva a Nicaragua en su corazón».

La ceremonia, celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, en Madrid, ha sido presidida por los reyes de España. El rey Felipe VI ha sido el encargado de entregar el galardón al escritor, de quien ha dicho que «representa la continuidad de una tradición que lleva nombres propios», haciendo referencia a la literatura nicaragüense y latinoamericana. «Se podría decir que Sergio Ramírez ha seguido escribiendo la gran novela hispanoamericana», ha añadido. 

El escritor, que ha acudido a la ceremonia acompañado de su mujer, sus tres hijos y sus ocho nietos, lucía un crespón negro por las sucesos ocurridos en su país, que en los últimos días ha vivido violentas protestas que han provocado la muerte de 27 personas y ha dejado a más de 100 heridas, según las organizaciones defensoras de los derechos humanos. El domingo, Ramírez participó en una concentración en la Puerta del Sol, en Madrid, para reclamar el fin de la «represión insostenible» que se está viviendo en Nicaragua.

Ramírez es el primer escritor centroamericano reconocido con este galardón, otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Ha sido galardonado con el premio por reflejar en su literatura «la viveza de la vida cotidiana, convirtiendo la realidad en una obra de arte», ha destacado el jurado del Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes.

El discurso del galardonado, tras mencionar la situación que vive Nicaragua, ha estado centrado en el poeta Rubén Darío. «Si no todos mis paisanos escriben poesía, la sienten como propia gracias, sin duda, a la formidable sombra de Rubén Darío, quien creó nuestra identidad no solo en sentido literario, sino como país», ha dicho sobre el poeta nicaragüense. «Curioso que una nación haya sido fundada por un poeta con la palabra y no por un general a caballo», ha añadido.

Respecto a Miguel de Cervantes, Ramírez ha dicho que se lo imagina como «un autor caribeño, capaz de descoyuntar lo real y encontrar las claves de lo maravilloso». Durante su discurso, ha tratado de encontrar la huella del escritor español en Rubén Darío y, a través de este, en su propia carrera.

Además, una pequeña parte de su discurso ha estado dedicada a El Quijote. «Al revés que Ulises, Don Quijote quiere ser interrumpido». «Es su imaginación encandilada la que creará los obstáculos, peligros y desafíos. Claro que los que encontrará Ulises son fruto de la imaginación, la imaginación de Homero (…) pero los gigantes, magos, damas cautivas, cuevas y castillos encantados que va hallando en la ruta nacen de su propia imaginación».

A este acto, uno de los centrales del Día del Libro, que se celebra este lunes, ha asistido también el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes y representantes de la cultura, la universidad y la política.