The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Perú

Suspenden el juicio al líder de Sendero Luminoso en el 25 aniversario de su captura

Redacción TO
Foto: Francisco Medina | AFP

Un tribunal peruano que procesa al líder de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, y a su cúpula, por un atentado mortal en Lima en 1992, ha suspendido la audiencia que programada para este martes debido a la ausencia de los acusados, ha informado un juez del caso.

La cita judicial coincide con la fecha en que Guzmán y algunos dirigentes de esta organización fueron capturados por la policía hace 25 años, un 12 de septiembre de 1992 por la Policía. Su detención constituyó el inicio del fin de una guerra interna iniciada en 1980.

"Ante la ausencia de los acusados se suspendió la audiencia para la próxima semana y se pedirá un informe al Instituto Nacional Penitenciario (INPE) de los motivos por el cual no fueron trasladados", dijo el presidente de la Sala Penal Nacional, René Martínez.

Guzmán y la cúpula de Sendero Luminoso deben responder por el atentado con un coche bomba en Lima, que dejó 25 muertos.

"No sé los motivos por los que no fue trasladado, es un problema de logística, esperamos una explicación del INPE", dijo a la prensa Alfredo Crespo, defensor de Guzmán.

Entre los procesados se encuentran la pareja de Guzmán y número dos de la organización, Elena Iparraguirre, además de Osmán Morote, Óscar Ramírez Durand, Florentino Cerrón, Florindo Flores, entre otros.

En el caso de Florindo Flores, denominado 'camarada Artemio', su abogado Mauro Apaico, ha informado que su defendido se "declaró en huelga de hambre porque se instalaron cámaras de videos en sus servicios higiénicos", según informó a Canal N. La sala pidió un informe a las autoridades penitenciarias.

En junio, en una de las audiencias iniciales por este caso, Guzmán rechazó su intervención en el atentado de la calle Tarata, y luego se acogió al derecho de guardar silencio.

Sendero Luminoso desató una guerra interna en el Perú que dejó unos 70.000 muertos entre 1980 y 2000, tras desatarse una represión militar, según un informe de la Comisión de la Verdad. Varios de sus miembros, que ya cumplieron condena, han salido en libertad.