Un informe de la CIA implica directamente al príncipe heredero de Arabia Saudí en el asesinato de Khashoggi

Política y conflictos

Un informe de la CIA implica directamente al príncipe heredero de Arabia Saudí en el asesinato de Khashoggi
Foto: FAYEZ NURELDINE| AFP

Un informe redactado por los servicios de inteligencia de Estados Unidos hecho público este viernes ha confirmado que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salman, aprobó la operación para asesinar al periodista Jamal Khashoggi en 2018.

En contexto: el documento, divulgado por el Gobierno de Biden, afirma que el asesinato del periodista no habría sido posible sin el visto bueno del heredero saudita. «Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi», afirma el documento, de dos páginas, publicado por la Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU.

El documento está fechado el 11 de febrero y habla de las «medidas violentas» para acallar la disidencia, entre las que estaría el asesinato del periodista. También hace referencia a la «participación directa» de un asesor clave en la operación.  Según la inteligencia estadounidense, el príncipe saudí veía a Khashoggi como una «amenaza para el reino».

Tras la publicación, Estados Unidos ha impuesto sanciones a 76 ciudadanos sauditas.

Muchos detalles del asesinato de Khashoggi aún no han sido esclarecidos. Con todo, Bin Salman ha estado desde el principio bajo sospecha. En marzo, Turquía acusó formalmente a 20 sauditas, ente ellos dos personas cercanas al príncipe heredero, por el asesinato del editorialistas.

En septiembre de este año, Arabia Saudí condenó a ocho personas a prisión por el asesinato, dando por concluida la investigación. En esta sentencia, el tribunal saudita retiró la pena de muerte que había dictaminado en diciembre contra cinco de los acusados.

Khashoggi era un periodista crítico con el reino que se afincó en Estados Unidos tras caer en desgracia con el príncipe heredero. En octubre de 2018 entró al consulado de Arabia Saudita en Estambul para pedir un certificado para casarse con su prometida. Según las autoridades turcas fue asesinado en la sede diplomática el 2 de octubre por un escuadrón de 15 sauditas que primero lo estrangularon y luego desmembraron su cuerpo. Sus restos nunca fueron encontrados.