Hola, ¿qué estás buscando?

de resultados

No se ha encontrado ningún resultado

Ver más

¿Cómo defender la casa de nuestros hijos?

Joseba Louzao

No hubo una guerra, ni siquiera vivimos un conflicto secular cuyas raíces milenarias se pierden en la nebulosa de los orígenes. Pero sí estamos sufriendo una persistente batalla por el pasado en el País Vasco con calculados embates desde una apologética abertzale que tiene multitud de altavoces mediáticos. El peso de esta labor lo lleva la Euskal Memoria Fundazioa, una organización que busca “reconstruir” la historia de “Euskal Herria, en la medida en que padece la opresión y la negación como pueblo, ha sufrido a lo largo de los siglos la falsificación constante de su historia”. No me negarán que es toda una sincera declaración de intenciones. Quizá sus propuestas no sean tan delirantes como las del Institut Nova Història, sin embargo, resultan mucho más nocivas.

Los vascos del siglo XXI y sus problemáticas político-sociales poco tienen que ver con las de los vascos decimonónicos o con los habitantes de la región durante la Segunda República. Y no digamos nada si nos retrotraemos más allá en el tiempo. De encontrarnos hipotéticamente no nos reconoceríamos fácilmente. La distancia es tan amplia que sus coordenadas mentales se han vuelto incomprensibles para la gran mayoría de nosotros. Lo mismo sucedería, dicho sea de paso, en cualquier otro lugar. Pero aquí tenemos a estos partisanos de la desmemoria luchando contra la supuesta falsificación de la historia de los vascos. En el fondo, como afirmó en un sugerente trabajo Damian Thompson, son unos nuevos charlatanes generadores de contraconocimiento, es decir, aquellos presentan como hechos contrastables lo que no son más que informaciones erróneas. Los fundamentos sobre los que se edifican sus mentiras no importan demasiado porque proporcionan una representación de la realidad simplista y de fácil asimilación para sus seguidores.

Un recorrido por los catálogos de la red pública de bibliotecas de la Comunidad Autónoma Vasca no deja lugar a dudas sobre estas presencias en el espacio público. El repertorio historiográfico que se puede encontrar en ellas no es más que el reflejo del marco nacionalista hegemónico, especialmente en su vertiente más radicalizada. Si, además, echan un vistazo por las mesas de novedades de las librerías se encontrarán con muchos ejemplos de este tipo de narrativa. Para encontrar libros solventes de los especialistas, tendrán que buscar en los estantes o, directamente, pedirlos a los encargados. En resumen, es más fácil que un posible lector tenga acceso a los escritos auto-justificatorios de Arnaldo Otegi o Iñaki de Juana Chaos que a obras que intenten analizar lo que significó el terrorismo en la historia reciente del País Vasco. Y no será porque no las hay. No olviden tampoco un reciente episodio grotesco: la televisión pública se negó a emitir los trabajos sobre el terrorismo de Iñaki Arteta porque mantenía una visión sesgada, pero no dudaron en colocar dentro de su programación otro documental que comienza denominando a los terroristas como “presos vascos”.

Vivimos un tiempo nuevo desde el “cese definitivo de la actividad armada”. Por primera vez desde finales de la década de los sesenta los que se dedicaban a la política pudieron acallar a los que tenían las armas. No quiero ser uno de tantos profetas con mercancía averiada, pero la historia de ETA va camino de concluir como tantas otras bandas terroristas que ha conocido el continente europeo: ya no quedará nadie para echar el cierre. Y este posible final se lo debemos agradecer a las instituciones de nuestro país que tuvieron que aprender a marchas forzadas, con episodios negros que no debemos obviar, cómo se podía acorralar a la bestia terrorista. Pero todo esto no significa que la autodenominada izquierda abertzale se haya transformado. Los de la “política” vieron la ventana de oportunidad para llevar a cabo su proyecto por otros medios. Otegi lo dijo sin ambages hace unos meses: “hemos hecho una apuesta decidida por la paz, por cambiar de estrategia”. Solamente eso: un cambio de estrategia.

Continúan siendo los mismos que han cuarteado la sociedad vasca desde la negación de sus premisas democráticas y liberales – libertad, pluralismo y derechos humanos. Recordemos que por cada asesinato había un pequeño grupo de personas que empuñaban las armas, decenas de chivatos cercanos a las víctimas, centenares de jóvenes socializadores del terror en las calles y miles de personas que, en cada rincón del País Vasco, se colocaron frente a las manifestaciones pacifistas para insultarlos y amedrentarlos. A todos ellos se los quiere presentar hoy como artífices de una paz desmemoriada. Después de más de ochocientos asesinados, la única autocrítica que ha salido de sus bocas ha sido un “también nosotros somos responsables del sufrimiento que se ha causado”. Vuelvan a releer la frase: también.

Y así las cosas, hace unos días la asociación Etxerat, que busca la amnistía de los presos etarras, organizó una manifestación a la explanada del museo Guggenheim, el mismo lugar donde fue asesinado al ertzaina José María Aguirre Larraona. No necesitamos más demostraciones para comprender sus intenciones legitimadoras. Recuerden ese “también” indecente. ¿Por qué no van a poder manifestarse allí?  Ellos también son víctimas… Siguen siendo los mismos y no tienen el propósito de cambiar. Nunca creyeron en las bases sobre las que se asienta cualquier democracia liberal. Sólo han intentando vampirizarla para su propio provecho. Y no les ha ido mal. Es más, ni siquiera necesitan echar paladas de tierra sobre el pasado porque continúan cómodos en su orgulloso discurso de siempre: “fue una guerra y nosotros pusimos los héroes”. Frente a esta falsedad, el riesgo de la inacción es altísimo. Por lo tanto, tendremos que entrar de lleno en estas polémicas por la historia para que no consigan que su relato sea hegemónico en un futuro no tan lejano. Pero, sobre todo, debemos ser conscientes de una cuestión esencial: buscan este campo de batalla para evitar el debate político cotidiano.

Seamos responsables con el presente, por una vez, no cargando nuestras pretensiones sobre las espaldas de los antepasados. Habrá que desenmascarar los usos torcidos del pasado, pero sin enfangarnos en un debate sin fin donde los partisanos de la desmemoria se mueven como peces en el agua. De esta manera, podremos alcanzar incluso un cierto grado de libertad sobre la historia, lo que no es poco en una sociedad que se asienta en una nostalgia patológica sobre lo que nunca fue. Uno de los poemas clásicos del imaginario nacionalista vasco es Nire aitaren etxea [La casa de mi padre] de Gabriel Aresti contiene unos versos con un sabor tan identitario como melancólico: “Me moriré,/ se perderá mi alma,/ se perderá mi prole,/ pero la casa de mi padre/ seguirá/ en pie”. Frente a este final, el también escritor y político Mario Onaindia coronó uno de sus estrofas con la defensa de “la casa de nuestros hijos”. Así sea.

Continua leyendo: La Transición española terminó con Barcelona 92

La Transición española terminó con Barcelona 92

Cecilia de la Serna

Foto: EFE
EFE

Casi 17 años separan la muerte de Franco en el 75 y la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, que este 25 de julio celebran sus bodas de plata. En esos 17 años, España se esforzó por abrirse al mundo, por dar a entender que los años más oscuros de la dictadura franquista eran algo del pasado y, en definitiva, por parecer algo menos paleta. La gran oportunidad de hacerlo llegó en 1992, gracias a la trascendencia internacional de grandes eventos como la Expo de Sevilla y, especialmente, por la celebración de los Juegos Olímpicos en la ciudad condal.

La Transición española terminó con Barcelona 92
Las mascotas de la Expo 92 de Sevilla, “Curro”, y de las Olimpiadas de Barcelona 92, “Cobi”, posaban juntas en el recinto de la Exposición Universal de Sevilla. | Foto: Efe

De camino al sueño olímpico

El propio recorrido de Barcelona hasta ser sede olímpica es una muestra de la voluntad conjunta de enseñar al mundo una España diferente, más moderna y libre. Frente a Barcelona competían otras ciudades, algunas entonces con más nombre y peso como París o Ámsterdam, que sin embargo no lograron batir a lo que representaba el milagro español post franquista.

Antes de 1992, Barcelona había sido candidata para los Juegos Olímpicos de 1924, 1936 y 1940, candidaturas de las que había salido sin pena ni gloria. Narcís Serra, quien ocupó la alcaldía barcelonesa del 79 al 82 -años clave de la Transición-, fue el que inició un proceso que pasó, primero, por la autorización del rey Juan Carlos I y, después, por la aprobación popular en masa de los barceloneses. El sueño olímpico fue transformándose en una probabilidad muy clara gracias a la euforia generalizada y a una importante trama diplomática.

Por entonces presidía el COI el español Juan Antonio Samaranch, quien sin duda jugó un papel fundamental en la elección final de Barcelona para acoger el evento más grande del planeta y quien, después de la clausura, llegó a afirmar que habían sido los mejores Juegos de la era moderna. Fue él el encargado de anunciar en Lausana, en un perfecto francés, que la segunda ciudad más grande de España organizaría los Juegos tras una no muy apretada lucha con la capital gala. Ya estaba hecho, y Barcelona se tornó en una fiesta. El comité de la candidatura voló rápido de vuelta hasta el Prat para poder festejar con los barceloneses este gran hito por las calles de la ciudad. “Aquello que es bueno para Barcelona es bueno para Cataluña y aquello que es bueno para Cataluña es bueno para España”, gritó al mundo el entonces alcalde de la ciudad condal, Pasqual Maragall. Todos incluidos, todos contentos. Desde los que formaron parte de ese comité inicial recuerdan a menudo que la idea que primó es que fueran los Juegos los que estuvieran al servicio de Barcelona, y no al revés.

España mira cara a cara al mundo

El reto que presentaba la celebración de estos Juegos era mayúsculo. Por un lado, la organización española debía ser capaz de mostrarse segura y seria, superando todos los clichés que allende de nuestras fronteras tenían –y todavía mantienen- sobre los españoles, y por otro debía ser capaz de sorprender al mundo. No es de extrañar que la organización del evento invirtiera tanto tiempo, esfuerzo y dinero en crear un auténtico espectáculo de primera para inaugurar y clausurar los Juegos Olímpicos. Barcelona debía mostrarse como es, sin complejos, para poder maravillar al mundo. Y lo consiguió.

No es casualidad que la gran ceremonia la dirigiera un publicista. Luis Bassat, fundador de la prestigiosa firma publicitaria Bassat, Ogilvy & Mather en España, fue el responsable de crear una inauguración que terminó convirtiéndose en “el spot más largo y mejor de mi vida”, en sus propias palabras. Se trataba, efectivamente, de venderse. No es baladí, ya que la exitosa organización de estos Juegos originó el boom turístico de la ciudad condal que en la actualidad le está pasando una factura desmesurada.

Las malas lenguas dicen que el encendido del pebetero, que se hizo a través del lanzamiento de una flecha por parte de Antonio Rebollo, estuvo trucado. Sin embargo, poco parece importar lo que las malas lenguas dicten, ya que esa imagen quedará siempre para la Historia.

Los seis grandes momentos deportivos de Barcelona 92

Deportivamente hablando, los Juegos de la XXV Olimpiada destacaron por ser un auténtico torbellino de emociones, inesperadas medallas y por suponer la mejor marca en el medallero histórico de España, con 22 metales en su haber. En total fueron 7.555 deportistas -de los que 3.008 eran mujeres- los que representaron a las 71 naciones que participaron. Además, por primera vez en muchas ediciones, ninguna nación intentó boicotear el evento.

La Transición española terminó con Barcelona 92 3
El ‘Dream Team’ del baloncesto norteamericano celebra su oro frente a Croacia. | Foto: Ray Stubblebine / Reuters

Quien destacó por encima de todos no fue un atleta, sino un equipo: el Dream Team, la selección estadounidense de baloncesto liderada por las ya leyendas Magic Johnson, Michael Jordan y Larry Bird. Este conjunto que se estrenaba en unos Juegos Olímpicos -se admitió por primera vez la participación de jugadores de la NBA-, logró 117 puntos de promedio en 8 partidos y ganó la medalla de oro derrotando en la final a Croacia, y atrajo además toda la atención de la Villa Olímpica.

La Transición española terminó con Barcelona 92 2
El entonces príncipe Felipe abandera la delegación española en Barcelona. | Foto: EFE

El ahora rey Felipe VI fue el abanderado español en la ceremonia inaugural, ya que participaba en la clase soling de vela, pero el atleta español que destacó por encima de todos fue Fermín Cacho. Gracias a su oro logrado, con gran sorpresa, en los 1.500 metros de atletismo, Cacho se ganó el respeto de sus competidores y el cariño de los españoles.

Otro momento deportivo que sigue en la retina de muchos es el denominado ‘espíritu de Redmond’. No lo hace por ser un extraordinario alarde de talento o fuerza, sino por encarnar el verdadero espíritu olímpico: nunca te rindas. Este atleta británico era uno de los favoritos para el podio de los 400 metros lisos, pero no pudo llegar siquiera a la final. A mitad de carrera de la semifinal, Redmond se lesionó y cayó al suelo, tras lo que se levantó y recorrió entre lágrimas los metros que le faltaban para llegar a la meta. Su gesta fue recordada por el COI con ocasión de los pasados Juegos de Río.

En atletismo volvió a reinar Carl Lewis, que ganó el oro en salto de longitud y en el relevo 4×100. El ‘Hijo del Viento’, uno de los mejores atletas de toda la Historia, no defraudó en la cita olímpica de 1992, a la que llegó ya con 31 años.

También destacó el nadador ruso Alexander Popov, que ganó los 50 y 100 metros estilo libre. La atleta etíope Derartu Tulu consiguió otro de los grandes hitos deportivos de Barcelona 92 gracias a su triunfo en los 10.000 metros, convirtiéndose en la primera atleta africana en llevarse un oro.

Cada uno de estos momentos suponen leyendas y récords -a veces ya superados, y es que en 25 años hay tiempo para batir cualquier marca-, pero sobre todo suponen la historia narrada de unos Juegos que marcaron un antes y un después en el deporte de élite mundial.

Iconos de una generación

La celebración de unos Juegos Olímpicos suelen trascender lo meramente deportivo. En Barcelona, esta máxima se hizo evidente. Los iconos de Barcelona 92 fueron los iconos de toda una generación. Desde Cobi, la mascota creada por el diseñador español Javier Mariscal y que todavía protagoniza el merchandising de los más nostálgicos, hasta canciones como Barcelona -interpretada por Montserrat Caballé junto al ya por entonces fallecido Freddie Mercury– o Amigos para siempre, esa rumba catalana de los Manolos que cerraron por todo lo alto los Juegos.

Con atletas, canciones, mascotas y un sinfín de anécdotas, Barcelona 92 supuso un punto de inflexión en la última década del siglo XX español. El mundo tuvo la oportunidad de redescubrir una España que ya abrazaba a Europa desde la Comunidad Económica Europea, y que sin complejos se erigía como un puerto para la cultura y el deporte globales. Los que no tuvimos la ocasión de disfrutar de estos Juegos -o que lo hicimos con apenas un añito de edad- debemos rescatarlos con una nostalgia impostada. Los historiadores no atinan aún en coincidir en una fecha clave para el fin de la Transición española -desde el 23F hasta el primer gobierno de Aznar hay opiniones para todos los gustos-, pero si una fiesta puso fin a esa Transición esa fue la de Barcelona 92.

Continua leyendo: Disforia postcoital, la tristeza después del orgasmo

Disforia postcoital, la tristeza después del orgasmo

Lidia Ramírez

Foto: Flickr

Ya lo dijeron los romanos: “post coitum omne animal triste est” (después del coito, todo animal está triste). Bajón, lloros, sentimiento de tristeza y culpa, melancolía… muchas son las personas que aseguran sufrir estos sentimientos después de llegar al orgasmo. La ciencia lo ha bautizado como disforia postcoital y ocurre con más frecuencia de lo que pensamos. Pero, ¿cuáles son las causas de esta conmoción después de un acto, supuestamente, placentero?

Para la sexóloga Ruth Ousset, es una cuestión de educación y cultura. “Muchas personas utilizan el sexo como una forma de recibir cariño. ¡ERROR! El sexo es sexo, y el amor y el cariño son cosas diferentes”, explica la terapeuta de pareja, para quien hay mucha gente que aún no ha normalizado el acto sexual: “yo los llamo gente Disney, es decir, la mujer que busca a su príncipe azul y el hombre que busca a su princesa”.

Por lo general, la disforia postcoital es un fenómeno que ocurre, sobre todo, en aquellas sociedades que carecen de una educación sexual solida y normalizada. “Durante el acto sexual florecen los besos, caricias, arrumacos… todo con un fin, llegar al orgasmo. Sin embargo, en muchas ocasiones, alcanzado el clímax, todo esto desaparece”. Es aquí cuando florece el sentimiento de frustración. Por ello, para la psicóloga, es muy importante la comunicación entre la pareja. “Si necesitas un abrazo, pídelo”, hace hincapié Ousset.

Por otro lado, está ese sentimiento de fracaso y desilusión tras el sexo por razones biológicas. Según explica el psiquiatra británico Richard Friedman, la amígdala –la parte del cerebro que regula la ansiedad y el desasosiego– deja de funcionar durante la cópula. Cuando esta acaba, vuelve a recordarnos que los problemas siguen ahí. Por lo que en este sentido, para Friedman, la disforia postcoital sería un efecto secundario de la vuelta a la realidad biológica natural después del clímax.

Sin distinción de sexos

Aunque todos los estudios al respecto, según la terapeuta de pareja, analizan este fenómeno en la mujer (una investigación en 2004 publicada en International Journal of Sex Health estableció que hasta el 10% de las mujeres lo sufrían de forma habitual) “la disforia postcoital no distingue de sexos”. “Los hombres también lloran después del sexo, lo que pasa que socialmente a la mujer se le ha dado permiso para llorar y al hombre no”, enfatiza.

Continua leyendo: Cataluña y la adolescencia política

Cataluña y la adolescencia política

Andrea Mármol

Foto: RRSS

Cataluña amaneció el 18 de julio de 2017 repleta carteles a lo largo y ancho del territorio con el rostro de un Francisco Franco joven y el lema: ‘No votes, el 1 de octubre, no a la República’. A primera hora, se atribuía la hazaña a organizaciones de extrema derecha que llamaban a boicotear el referéndum ilegal; poco después se supo que la autoría era de una filial del partido antisistema catalán, la CUP, que buscaba aprovechar la fecha del calendario para lanzar un nítido mensaje que a nadie se le escapa: “Franco no participaría el primero de Octubre. ¿Y tú? ¿Qué harás ese día?”

Los carteles no eran una alegoría al dictador, sino que entrañan un toque de atención a los millones de catalanes que no participarán en la movilización independentista que prepara el gobierno autonómico para el 1-O. Por supuesto, la CUP puede hacer gala sin pagar peaje alguno del reduccionismo que entraña señalar a sus conciudadanos como simpatizantes de la dictadura franquista, del mismo modo que estos días, junto a parte importante de la izquierda española, anda dando carta blanca a las comparaciones entre el régimen autoritario de Nicolás Maduro en Venezuela y la democracia española.

Y es que de la lógica binaria que algunos pretenden instalar en Cataluña, claro, no hay que culpar en exclusiva a la CUP. Cuando Carles Puigdemont y Oriol Junqueras se erigen en adalides únicos de la democracia en Cataluña y exigen el apoyo de todos-los-demócrtas-del-mundo (sic), no están dejando a sus adversarios políticos en mejor lugar que los carteles de los antisistema. Es difícil denunciar que alguien hace trampas cuando juegas con varios ases en la manga. Y así, los churumbeles siempre superan al padre político.

Hay, en ese mismo sentido, episodios entrañables en la política catalana más reciente. Recuerdo los altercados en el barrio de Gracia hace algo más de un año: la CUP se negaba a desalojar un local ilegalmente ocupado y protagonizaba un enfrentamiento con la policía autonómica catalana, controlada por el gobierno catalán, que a su vez exigía a los antisistema respeto a la autoridad. Y a la ley. El mismo ejecutivo que ya entonces quería liquidarla. ¿Alguien cree hoy que el PDeCAT o ERC pueden reguir la responsabilidad de que se normalicen los postulados de la CUP?

El desprecio a la ley tiene consecuencias inasumibles para una mayoría de ciudadanos en democracia. Pero no está de más señalar también las causas. Y estas se vislumbran de más nítida manera dentro de la ilusión antisistema: las comparaciones con Franco o con Maduro sólo caben en la mente de alguien que necesita retorcer la realidad para encontrar una excusa que le permita no afrontarla. La realidad es que la ley no hizo mucho más que hacernos libres, lo cual implica que cada desconsuelo y cada insatisfacción y cada caída sólo son hijos de nuestra propia responsabilidad.

Un precio demasiado alto para todo adolescente, más cómodo con alguien a mano a quien culpar de todos sus males y empeñado en renacer en un nuevo mundo revolución mediante cada cinco minutos. En Cataluña muchos que pasaban por adultos han jugado a la adolescencia política: y de aquellos polvos, estos lodos.

Continua leyendo: Por los pelos

Por los pelos

Guillermo Garabito

El bigote de Dalí ha sido padre. Si logran extraerle algo de ADN de un pelo -más que de un hueso-, el padre en caso afirmativo, digo yo, habrá sido el bigote. Y si resulta negativa la prueba habrá resultado otra fantástica campaña de publicidad para volver a dar actualidad a alguien que nunca la perdió. El ADN de Dalí, en honor a Dalí, habrá de ser un jaleo desoxirribonucleico como el que dibujó Chema Nieto ayer. Como el mismo Salvador. Tanto hablar del bigote, de cuidarlo, de promocionarlo, que el bigote ya cansado pudo haberse independizado del pintor, tener vida propia y engendrar hijos. Ser una simbiosis. Aquel bigote aficionado a las moscas limpias, “como vestidas por Balenciaga”.
En realidad escribir de Dalí hoy o de su bigote es una mera excusa para reclamar la vuelta de “A fondo” a TVE y puestos a exhumar que desentierren y le extraigan una muestra de ADN a Soler Serrano para ver si dejó por ahí algún hijo periodístico con raza que pudiera tomarle el testigo. Aquello era televisión. Y aquello eran entrevistados, todo hay que decirlo. A los que nacimos después de la muerte del genio catalán nos resuena su voz en la cabeza gracias a aquella conversación con Joaquín Soler Serrano. Hoy a Dalí lo entrevistaría Bertín Osborne preguntándole por el jamón más que por el camembert teológico o los huevos fritos. Y Dalí habría contestado como Dalí, con alguna cosa de genio. Pero en la España morbosa del aburrimiento crónico del verano, tanta polémica sobre el extravagante pintor no habrá servido para que nadie se proponga conocer su obra con más detalle o a leer cualquiera de sus libros. Todo queda en el bigote.
Mientras devuelven a Dalí al descanso eterno uno no puede evitar preguntarse sobre qué ocurrirá si resulta que el padre no es Dalí, ni su bigote. Quizá haya que desenterrar también al hermano muerto en 1901 del que heredó el nombre. Puestos a conseguir algo más de vuelo mediático… Porque la “familia me hizo una cosa muy buena y terrible al mismo tiempo. Me llamó con el mismo nombre que al hermano muerto: Salvador.” Y aquello no le encuentro yo el lado bueno, aquello es una putada no exenta de dudoso gusto. La genialidad es una ruta de caminos inescrutables.
Dalí, genio también del marketing. Porque según presumía con esa “humildad” tan suya tenía “cierto instinto profético”. Quién sabe si no será esto su última gran campaña, a falta de barras de pan desmedidas, para volver a darse titulares con sorna.  Al pintor de Figueras todo parecía salirle a partir del bigote, también, quién sabe, una hija pitonisa.

TOP