Santi Vila sale de la cárcel tras pagar la fianza de 50.000 euros

General

Santi Vila sale de la cárcel tras pagar la fianza de 50.000 euros
Foto: JAVIER BARBANCHO| Reuters

El exconsejero de Empresa Santi Vila ha depositado en la Audiencia Nacional los 50.000 euros de fianza que le ha exigido la juez Carmen Lamela para eludir la prisión en el marco de la causa que le investiga por rebelión, sedición y malversación. Vila ha salido de la cárcel de Estremera poco después de las 14:00 horas. El auto de libertad se ha enviado al juzgado de la localidad madrileña de Arganda del Rey, competente para tramitar la excarcelación de Vila.

«A partir de ahora, están vigentes las medidas cautelares fijadas en el auto de ayer y que consisten en retirada de pasaporte, prohibición de abandonar el territorio nacional y comparecencias quincenales en el juzgado más cercano a su domicilio y fijación del mismo», explica la Audiencia Nacional.

Vila ha pagado la fianza esta mañana tras haber pasado la noche en la cárcel madrileña de Estremera junto a los otros seis exconsejeros para quienes Lamela dictó prisión sin fianza. En el auto que ordenaba su ingreso en prisión bajo fianza, la juez apreciaba que había riesgo de fuga pero señalaba que «frente a los demás querellados, no se aprecia en el señor Vila riesgo de reiteración delictiva, teniendo en cuenta que él mismo desistió voluntariamente de proseguir con el proceso soberanista el día 26 de octubre de 2017″.

Santi Vila fue el único de los exconsejeros querellados que contestó a todas las preguntas de Lamela durante el interrogatorio, que duró aproximadamente 45 minutos. Además, Vila dimitió de su cargo el día antes de que el Parlament aprobara la declaración unilateral de independencia. El resto se acogieron a su derecho a no declarar y contestaron únicamente a las preguntas de sus abogados.

La orden de prisión sin fianza fue emitida para el ex vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y para los exconsejeros Meritxell Borras, Jodi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Carles Mundó, Joaquim Forn y Dolors Bassa.

A su llegada a la Audiencia Nacional el jueves, Santi Vila fue el único de los querellados que no recibió los aplausos de los manifestantes y políticos que se concentraron frente a los tribunales para apoyar a los exconsejeros citados a declarar.