The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Nigeria

Al menos cuatro muertos en un atentado múltiple en campo de desplazados en Nigeria

The Objective
Última actualización: 4 Dic 2018, 8:50 pm CEST
Foto: Afolabi Sotunde | Reuters/File

Cinco ataques suicida coordinados contra un campo de desplazados en la periferia de Maiduguri, en el noreste de Nigeria, han dejado al menos cuatro muertos y en torno a 20 heridos, según han informado fuentes policiales. Las explosiones ocurrieron sobre las 4.00 horas (3.00 GMT) en el campamento de Muna Dalti, que acoge a personas que han huido de la violencia del grupo terrorista nigeriano Boko Haram.

El portavoz regional de la Agencia Nacional de Gestión de Urgencias (NEMA), Ibrahim Abdulkadir, ha informado a AFP de que una veintena de heridos fueron trasladados al hospital de Maiduguri, capital del Estado de Borno, a pocos kilómetros del campo.

El comisario de la Policía estatal, Damin Chukwu, ha explicado que al menos cuatro personas han muerto en este ataque perpetrado por varios terroristas suicidas. Ningún grupo ha reivindicado el atentado, pero todo apunta a Boko Haram, que mantiene una campaña de terror en el país, especialmente en la zona norte. Maiduguri, capital del estado norteño de Borno, es objetivo constante de los terroristas, que el pasado sábado ya atentaron en la ciudad y mataron a otras cuatro personas.

La primera explosión tuvo lugar en un edificio provisional donde habían unos 200 desplazados, después de que tres kamikazes penetraran en él y activaran sus explosivos. Fallecieron dos personas. Los siguientes ataques se produjeron en un campamento de desplazados cercano a Muna. El campamento de Muna, cuyo acceso es fácil porque no está vallado, ya fue blanco de varios atentados suicida en serie a mediados de febrero.

El Ejército de Nigeria ha logrado en los últimos meses recuperar buena parte del territorio conquistado por Boko Haram en el noreste del país, donde los yihadistas aspiran a establecer un califato regido por la sharia o ley islámica. Debilitada su capacidad militar por los avances del Ejército, la milicia islamista ha recurrido de forma creciente a los atentados suicidas contra civiles, objetivos más fáciles que los militares o las sedes del Gobierno.

Desde el inicio de su campaña en 2009, el terrorismo de Boko Haram ha costado la vida a más de 20.000 personas y ha obligado a abandonar sus hogares a más de dos millones de personas en la región, según cifras de organizaciones humanitarias internacionales. Millones de personas sufren en este momento escasez de comida en el noreste de Nigeria, debido a la sequía y a los efectos de la actividad yihadista.