The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

La Castellana se dividirá en dos para separar a los hinchas del Boca y del River

Redacción TO
Última actualización: 8 Dic 2018, 1:42 pm CET
Foto: GERARD JULIEN | AFP

El Paseo de la Castellana se dividirá a primeras horas del domingo en dos zonas con el estadio Santiago Bernabéu como punto intermedio para concentrar en la plaza de Cuzco a la hinchada del River Plate y en el cruce de la calle Raimundo Fernández Villaverde a la del Boca Juniors. Así se prepara la capital española para ser el escenario de la final de la Copa Libertadores que se disputará a las 20:30 horas del domingo en el Bernabéu tras ser suspendida en Argentina por la violencia desatada entre la fanaticada.

Entre uno y otro punto se desplegarán agentes, con el objetivo de que los aficionados de ambos clubes no puedan entrar en contacto pero las dos hinchadas estén cerca del estadio, ya que serán conducidas con antelación al campo para controlar la entrada.

La policía espera que lleguen a Madrid unos 500 hinchas argentinos “especialmente violentos”, según ha explicado el delegado de Gobierno en Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes. La policía señala que 12 funcionarios argentinos están “colaborando” con las fuerzas de seguridad españolas para identificar a los ultras.

Este viernes le fue negada la entrada al país a un hincha. El País detalla que Maximiliano Mazzaro, quien fue devuelto nada más llegar al aeropuerto Barajas, es un cabecilla de los ultras de Boca, calificado por el delegado de Gobierno como "uno de los barras bravas más peligrosos".

Más de 4.000 efectivos, de ellos 2.054 policías nacionales, conforman el dispositivo de seguridad para el partido de fútbol. Además las pancartas, los cánticos, símbolos o emblemas que inciten al odio están prohibidos, advierten los agentes.

También la policía recuerda a los asistentes mañana al partido que no olviden su DNI, NIE o pasaporte en regla para poder entrar en el estadio. Asimismo, destaca que "el fútbol es deporte" y que no se tolerarán "pancartas, entonación de cánticos, símbolos, emblemas o leyendas que impliquen incitación a la violencia, terrorismo, racismo, xenofobia o intolerancia".

Además de tratarse de un partido de alto riesgo, se ha tenido en cuenta para el diseño del operativo el nivel de alerta 4 antiterrorista que se mantiene reforzado en España.

Se ha previsto también que al encuentro asistirán 25.000 seguidores por cada equipo y, ante ello, se colocarán las aficiones una frente a la otra. Así, la del River Plate se ubicará en el fondo norte y la del Boca Juniors en el fondo sur. Los laterales quedan reservados para la afición neutral.