The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

España

La contaminación del aire provoca el 25% de las muertes por enfermedades del corazón

Redacción TO
Última actualización: 22 Nov 2018, 1:23 pm CET
Foto: Juan Carlos Hidalgo | EFE

Los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) son claros: la contaminación del aire es responsable de alrededor de siete millones de muertes al año en el mundo, de las cuales 2,5 millones corresponden a enfermedades del corazón (25%), y 1,4 millones a ictus (24%). Desde este organismo se refieren a la contaminación del aire como el “nuevo tabaco”, poniendo en evidencia que la contaminación ambiental se ha convertido en uno de los principales retos de salud pública a nivel mundial.

Los productos contaminantes de mayor impacto medioambiental son las partículas de la materia en suspensión, tanto sólidas como líquidas, siendo las de mayor peligrosidad las que miden 2,5 milimicras o menos; el ozono; el monóxido de carbono (CO); el dióxido de nitrógeno (NO2); el dióxido de azufre (SO2) y los compuestos orgánicos volátiles (COV). “Todas estas sustancias vician el aire, haciéndolo insalubre y peligroso. Su paso a la sangre, a través de la barrera alveolar, favorece el desarrollo de cardiopatía isquémica, insuficiencia cardiaca, arritmias graves que pueden generar en parada cardiocirculatoria, ictus, tromboembolismo pulmonar y sistémico, trombosis venosa profunda y arterioesclerosis acelerada”, indica el Dr. José Luis Palma, vicepresidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), quien recuerda que, dentro de estos graves procesos, “la enfermedad coronaria y el ictus representan el 80% de todas las muertes debidas a la contaminación ambiental”.

Reducción y limitación del tráfico

Aunque la mayoría de actividades desarrolladas en las sociedades contemporáneas generan productos contaminantes, el tráfico es uno de los principales responsables del deterioro de la calidad del aire en las ciudades.

Estudios españoles han revelado que su contribución en este sentido oscila entre un 70% y un 80% en la contaminación por partículas en suspensión de menos de 2,5 micras (PM 2,5), compuesto que tiene un impacto directo sobre la salud de la población y que, en la actualidad, es el mejor indicador de la contaminación urbana. “Se ha estudiado que los aumentos de PM 2,5 en el aire incrementan el riesgo de morir por cualquier causa y, en especial, de fallecer por enfermedades del aparato circulatorio y cáncer de pulmón”, expone el Dr. Palma.

Los vehículos con motores diésel no provistos de catalizadores selectivos son los que emiten más material particulado y de menor tamaño. Por eso, las medidas encaminadas a la reducción y limitación del tráfico rodado se plantean como una de las soluciones más inmediatas. El borrador de ley de cambio climático y transición energética del Gobierno ha fijado para el año 2040 el fin de las ventas de vehículos, no sólo diésel, sino también gasolina e híbridos.

El vicepresidente de la FEC asegura que “el 93% de la población española respira un aire que excede los límites considerados como peligrosos para la salud” y concluye que “la salud cardiovascular y respiratoria de la población será mejor cuantos más bajos sean los niveles de contaminación del aire”.