The Objective
Publicidad
Cultura

Francis Kéré, primer africano en recibir el Pritzker, el galardón más prestigioso en arquitectura

Este galardón, instituido en Chicago en 1979, y considerado el más importante de la arquitectura global, se concede a una persona de origen africano por primera vez

Francis Kéré, primer africano en recibir el Pritzker, el galardón más prestigioso en arquitectura

Francis Kéré. | Europa Press

El burkinés Francis Kéré es el ganador del Premio Pritzker 2022 por «empoderar y transformar las comunidades a través de la arquitectura», por su compromiso social y por el «uso inteligente de materiales locales» para conectar con la naturaleza.

Kéré, el primer africano en hacerse con el más prestigioso galardón de la arquitectura internacional, trabaja en países marginados llenos de limitaciones, «donde la arquitectura y la infraestructura están ausentes», y ha construido desde escuelas a edificios cívicos o instalaciones de salud, destaca el fallo del jurado, dado a conocer en Chicago, sede de la Fundación Hyatt.

Este galardón, instituido en Chicago en 1979, y considerado el más importante de la arquitectura global, se concede a una persona de origen africano por primera vez.

«En un mundo en crisis, en medio de cambios de valores y generaciones, nos recuerda lo que ha sido, y sin duda seguirá siendo, una piedra angular de la práctica arquitectónica: un sentido de comunidad y calidad narrativa que él mismo es capaz de contar con compasión y orgullo», señala el fallo del jurado.

Pionero de la arquitectura sostenible

Sus construcciones son «una fuente de continua y duradera felicidad y alegría» y es pionero de una arquitectura sostenible en zonas de extrema escasez, lo que le ha valido un premio, considerado como el Nobel de la Arquitectura, y dominado en sus 43 ediciones por arquitectos japoneses, europeos y estadounidenses.

«Es a la vez arquitecto y servidor, mejora las vidas y experiencias de incontables ciudadanos en regiones del mundo a veces olvidadas», ha señalado el presidente de la Fundación Hyatt, Tom Pritzker, al anunciar en Chicago (EE.UU.) un premio que en las últimas ediciones ha abandonado a los arquitectos de edificios deslumbrantes para centrarse en logros más sociales.

Los diseños de Kéré muestran «belleza, modestia, audacia e invención» y su arquitectura y su trabajo son íntegros. «Sabe, desde dentro, que la arquitectura no es sobre el objetivo, ni el producto, sino sobre el proceso«, señaló el jurado, presidido por el chileno Alejandro Aravena, Pritzker 2016.

Una historia de superación

Nacido en Gando en 1965, Kéré se trasladó a Berlín en 1985 y tiene doble nacionalidad burkinesa y alemana.

Fue el primer niño de su comunidad en ir al colegio y, como no había escuela en su pueblo, a los 7 años se trasladó a Tenkodogo, donde asistía a clases en un aula construida con bloques de cemento, sin ventilación ni luz, y en la que había hasta cien alumnos. Eso le hizo prometerse construir mejores escuelas algún día y de ahí partió su vocación por la arquitectura.

«Crecí en una comunidad donde no había guarderías, pero donde la comunidad era tu familia (…) Recuerdo la habitación donde mi abuela se sentaba y contaba historias con apenas luz mientras nos acurrucábamos unos con otros y su voz nos envolvía y nos hacía ponernos más juntos y formar así un lugar seguro. Ese fue mi primer sentido de la arquitectura», explica el premiado en el comunicado de la Fundación Hyatt.

En su localidad natal construyó la Escuela Primaria de Gando (2001), un ejemplo de una arquitectura con la que trata de limar las desigualdades sociales. Un sencillo edificio en ladrillo con un techo elevado y ventanas con persianas de colores en las dos fachadas principales, elementos básicos para mejorar la ventilación.

1082px Kere teachers accommodation
Alojamientos para docentes, Gando. | Wikimedia Commons

La escuela, un proyecto de la Fundación Kéré, aumentó el número de alumnos de 120 a 700. Y el éxito de este proyecto, que minimiza la necesidad de aparatos de aire acondicionado, se extendió a construcciones en otros países de África.

Con su trabajo, Kéré logra «empoderar y transformar las comunidades a través de la arquitectura», en la que usa de manera inteligente los materiales locales para conectar sus obras con la naturaleza. La madera y el ladrillo son los protagonistas de sus edificios.

Trabaja sobre todo en países marginados llenos de limitaciones, «donde la arquitectura y la infraestructura están ausentes», y ha construido desde escuelas a edificios cívicos o instalaciones de salud.

Más allá de África

Aunque sus edificios están principalmente en África – en su Burkina Faso natal, pero también en Benin, Kenia, Mozambique, Togo, Sudán o Mali– hay ejemplos de su trabajo en Alemania, Estados Unidos, Italia, Suiza y Dinamarca.

En sus proyectos fuera de África se notan claramente sus orígenes. Por ejemplo, en el Pabellón Serpentine de Londres (2017), utilizó la forma de un árbol para diseñar un edificio curvo con un techo de madera que tiene el centro abierto con una estructura que recoge el agua de lluvia.

serpentine london
Pabellón Serpentine de Londres (2017). | Foto: Iwan Baan

«Espero cambiar el paradigma, impulsar a la gente a soñar y a asumir riesgos. No porque seas rico debes desperdiciar material. No porque seas pobre no debes intentar crear calidad», afirma Kére.

En su opinión «todo el mundo merece calidad, todos merecen lujo y todos merecen comodidad». «Estamos interrelacionados y a todos nosotros nos preocupa el clima, la democracia y la escasez».

Kéré recibirá el Pritzer, dotado con 100.000 dólares (unos 91.000 euros al cambio actual) y un medallón de bronce, en una ceremonia que se celebrará en el Marshall Building de la London School of Economics and Political Science en una fecha por determinar.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D