Defensa y el príncipe saudí firman un preacuerdo para la venta de cinco corbetas

Mundo ethos

Defensa y el príncipe saudí firman un preacuerdo para la venta de cinco corbetas
Foto: Ministerio de Defensa

La ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, y el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed Bin Salman Bin Abdulaziz Al-Saud, han firmado este jueves un acuerdo de intenciones entre el Gobierno español y el saudí referente a la venta de cinco corbetas por parte de Navantia.

El documento firmado trata de allanar el camino a un próximo contrato con la empresa Navantia para la venta de cinco corbetas de tipo Avante 2200 por valor de unos 2.000 millones de euros, la construcción de una base naval en Arabia Saudí y la instrucción de militares saudíes para el manejo de estos buques.

Si todo sigue adelante, las corbetas serán construidas en las instalaciones de Navantia en la bahía de Cádiz y el contrato será clave para la viabilidad a medio plazo de estos astilleros y los de Ferrol, en A Coruña.

Mohamed bin Salman ha sido recibido también por los Reyes y por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como por varios ministros y empresarios del sector de las infraestructuras y la energía.

A pesar de que Mohammed Bin Salman no cuenta con la condición de jefe de Estado, Felipe VI ha querido darle un trato especial en su primera visita oficial a España debido al importante peso político que ha adquirido después de que su padre, el rey Salman, le nombrara heredero al trono en junio de 2017.

El encuentro ha consistido en un almuerzo en el Salón de Columnas del Palacio Real, al que han acudido unos 200 invitados, que han desfilado ante los Reyes y el príncipe saudí en el tradicional besamanos.

Respecto al preacuerdo entre Defensa y el príncipe, el portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha advertido al Gobierno de que será “cómplice de los asesinatos y de los crímenes en la guerra de Yemen” al firmar el contrato.

Garzón ha reprochado al Ejecutivo que mantenga la venta de armas a “dictaduras como la de Arabia Saudí, que no solo no respetan los derechos humanos sino que sostiene guerras como la de Yemen, un conflicto en el que se asesina de forma indiscriminada a miles de personas”.