The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad

Economía

Todo al bitcoin: la apuesta de El Salvador que inquieta al ‘establishment’ financiero

El FMI está en contra de los planes del presidente salvadoreño, Nayib Bukele, que fía el futuro del país a una política criptomonetaria sin precedentes y llamada a revolucionar los países en vías de desarrollo

Todo al bitcoin: la apuesta de El Salvador que inquieta al ‘establishment’ financiero

El Salvador se la está jugando. En pleno auge del mercado criptográfico, el país centroamericano ha fiado su futuro al bitcoin con una política sin precedentes que mantiene en vilo a las altas esferas financieras de todo el mundo. Mientras el Fondo Monetario Internacional (FMI) insta al Estado salvadoreño a rectificar, su presidente, Nayib Bukele, redobla la apuesta, cuyo resultado permitirá atisbar los próximos movimientos de un mercado en ciernes.

El anuncio de la creación de la ‘Ciudad del Bitcoin’ es solo la punta de lanza del movimiento del Salvador en una etapa alcista de su economía. Desde septiembre, las arcas salvadoreñas se han engrosado con bitcoins y suman ya 1.220 unidades de esta criptomoneda, que en este momento ronda un valor de mercado de 55.000 dólares. Este mismo viernes, aprovechando la caída del precio del bitcoin, El Salvador adquirió 100 monedas más, como informó el propio Bukele en Twitter:

Hay quien no está de acuerdo con esta política. De hecho, en los últimos meses se han sucedido varias manifestaciones en las que los salvadoreños se pronunciaron en contra de la adopción del bitcoin como moneda de curso legal, entre otros asuntos. El Gobierno de El Salvador calificó estas protestas de «paupérrimas» en asistencia y aseguró que «no se entiende ni de qué han ido a quejarse». 

Críticas del FMI

El FMI se ha mostrado beligerante en reiteradas ocasiones en lo que respecta a esta política monetaria. Si bien ha reconocido las mejoras que se están produciendo en el país con respecto al manejo de los fondos covid o al descenso de la criminalidad, el Fondo Monetario Internacional rechaza de plano la adopción del bitcoin como moneda de curso legal.

El máximo organismo financiero a nivel mundial ha advertido ya del riesgo de que la deuda pública de El Salvador podría aumentar al 85% a finales de este año y al 95% de su PIB en 2026 por la «ausencia de medidas decisivas de política económica para corregir los desequilibrios fiscales y aliviar estas limitantes al crecimiento». Sin embargo, el mismo informe reconoce que omite en estas proyecciones los planes del Gobierno salvadoreño en lo que respecta al bitcoin.

El Gobierno del autodenominado Dictador o CEO de El Salvador alega, precisamente, que países como el suyo esperan una mayor rentabilidad en las criptomonedas que en la emisión de bonos tradicional, castigada con unos altos intereses -precisamente, por la baja calificación que emiten las entidades internacionales- con la consiguiente merma para sus arcas públicas. La vía de las criptomonedas planteada por Bukele amenaza con romper ese sistema y se presenta como una oportunidad para las naciones en vías de desarrollo, del mismo modo que lo está siendo para millones de personas en todo el mundo.

Bonos ‘tokenizados’ con energía volcánica

El Salvador pretende convertirse en el primer país que emite bonos soberanos «tokenizados». En concreto, su intención es ofertar 1.000 millones de dólares en activos a 10 años con intereses del 6,5%, los cuales serían abonados con tecnología blockchain en bitcoins. Los inversores que adquieran estos bonos podrán optar a obtener la residencia permanente y se les acelerará la ciudadanía.

Los planes de El Salvador han comenzado ya a materializarse, no solo con la adquisición de los bitcoins, sino también en el minado de esta moneda con energía geotérmica: la que emite el volcán a cuyas faldas se ubicará la Bitcoin City. Allí aspira Bukele levantar una ciudad que teóricamente se mantendrá con un 10% de IVA como único impuesto. Desde comienzos de octubre, esta infraestructura funciona y ha permitido ya al país centroamericano obtener rendimientos a partir de recursos con los que ya contaban.

La primera emisión está prevista para 2022. Después de un período de bloqueo de cinco años, el gobierno comenzará a vender sus bitcoins y pagará un dividendo adicional a los inversores. Según las proyecciones de Blockstream, la compañía que está detrás de la tecnología del uso del bitcoin en el país, el inversor obtendrá una rentabilidad del 146% debido a la apreciación proyectada de bitcoin.

Envía el primer comentario

También te puede interesar

Publicidad

MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D