The Objective
Publicidad
Consumo

Razones para apostar por una estufa de pellets en casa

Permiten un ahorro considerable en calefacción sin necesidad de utilizar electricidad, gas o gasoil, sino un biocombustible renovable barato que no contamina

Razones para apostar por una estufa de pellets en casa

Estufa de pellets. | RRSS

Con la electricidad, el gas y el gasoil por las nubes, conectar una calefacción que dependa de estas formas de energía supone un ejercicio de alto riesgo. Por eso cobra cada vez más fuerza la idea de disponer de una estufa de pellets, recomendadas sobre todo para casas y viviendas adosadas o unifamiliares. Instalarla en un piso no siempre sería posible, puesto que conllevaría la aprobación por unanimidad de toda la comunidad de propietarios y respetar la Ley de Propiedad Horizontal y en el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios. Pero si la instalación es factible, una estufa de pellets aporta una manera eficaz de calentar estancias o todo el hogar, que algunos ya utilizan con éxito pero que sigue siendo una opción absolutamente desconocida para muchos. Este sistema de calefacción es atractivo por muchos motivos, sobre todo por el bajo coste que acarrea, que empieza por el combustible empleado, muy económico además de ecológico y cuidadoso con el medio ambiente. Un saco de quince kilos de pellets sale por menos de cinco euros y el desembolso será aún menor comprando grandes cantidades, aunque la oferta es amplísima y los precios también.

Pero, ¿qué son los pellets? Se trata de un biocombustible renovable que no contamina, es de larga duración y mucho más barato que la electricidad, el gas o el gasoil. Es un producto natural sin aditivos, catalogado como biomasa solida, que está compuesto por pequeños cilindros elaborados a partir de serrín natural seco. Su composición es muy dura y densa, con lo cual atesoran un gran poder calorífico y se pueden usar para disponer tanto de calefacción como de agua caliente a través de estufas o calderas especiales para pellets. Este material calórico, además, es fácil de transportar y resulta muy cómodo, mientras que la estufa posibilita el control absoluto del  consumo.

Desde 300 euros

Especialmente en lugares donde hace frío durante muchos meses del año, una estufa de pellets será siempre una buena opción siempre que la vivienda lo permita. Estos aparatos pueden instalarse para dar cobertura a una sola sala o bien conectarse al sistema de radiadores para ofrecer calor en toda la casa, aunque si se opta por habilitar todos los radiadores puede aumentar considerablemente el desembolso. La instalación de la estufa es sencilla, aunque requerirá siempre de una salida de humos y que ésta sea adecuada.

En Internet podemos encontrar una amplia oferta de estufas de pellets desde poco más de 500 euros y hasta cerca de 3.000, a lo que habrá que sumar la instalación. Desde 300 euros encontraremos estufas de leña, pero ojo porque no son lo mismo y la mayoría no admitiría correctamente un desempeño con pellets, que además son un 14% más económicos que la leña y su rendimiento energético es mayor. La elección de un determinado modelo de estufa de pellets dependerá mucho de las condiciones de la casa, de sus características y tamaño, de dónde se ubique, de su aislamiento o de su exposición a las temperaturas, con lo cual recibir asesoramiento de un profesional antes de decidirse por una se antoja imprescindible si no somos expertos en la materia. Las estufas en sí no tienen grandes secretos y son muy fáciles de usar. Están compuestas por un depósito interno donde se introducen los pellets, un cenicero para los residuos, una turbina que impulsa el aire, una resistencia y al menos una rejilla para que salga el aire caliente. La mayoría disponen de un termostato, un programador y un mando a distancia que permite controlar todas sus funciones, y algunas añaden una alarma que salta cuando la carga de pellets se está agotando.

Modelos e instalación

El precio de la instalación de una estufa de pellets varía mucho en función del tipo de instalación que se realice. En general, una básica puede salir por unos 400 euros para una sola sala y hasta más de 3.000 para toda una vivienda. A la hora de instalarla, lo primero que se debe tener en cuenta es la necesaria salida de humos dirigida a la cubierta, al tejado, y nunca a la fachada, ya que esa no es una opción que cumpla la legalidad, de ahí la dificultad de instalar estas estufas en un piso. Se deben evitar igualmente por seguridad que el aparato esté cerca de otros elementos, como cortinas o muebles, y que la salida del aire no se vea obstaculizada. La potencia de las estufas varía notablemente según los modelos. Para una sola habitación puede ser ideal una estufa de las denominadas silenciosas, que calientan por convención natural y disponen de un sistema de autoapagado por seguridad.

Si se opta por calentar toda la casa, será mejor una estufa de pellets de aire a la potencia adecuada. Para calcularla se puede valorar que con cada kilovatio es posible caldear unos 10 metros cuadrados. Dependerá también, como comentábamos, del aislamiento del frío de que disponga la casa y de su ubicación y exposición a las inclemencias y al sol. Estas estufas de aire caliente o canalizadas son los más utilizadas para calentar varias habitaciones. Otras cuentan con un sistema hidráulico, por lo que se denominan termoestufas, y su funcionamiento pasa por calentar el agua, no aire, para alimentar todo el circuito de radiadores y/o habilitar un suelo radiante, y su instalación sale más cara. También es importante apostar por una marca que disponga de servicio técnico, puesto que las estufas deben revisarse cada dos años.

Subvenciones de hasta el 50%

Hay diferentes subvenciones por parte de las comunidades autónomas que permiten que los gastos de compra e instalación de una estufa de pellets se reduzcan incluso hasta la mitad. Para ello habrá que cumplir una serie de requisitos y especificar  el tipo de instalación por la que se quiere apostar. Estas ayudas se justifican en la apuesta por las energías renovables, la mejora de la eficiencia energética y el respeto al medio ambiente. Suelen tener carácter anual y contar con plazos de apertura y cierre pero, en todo caso, cada comunidad especifica lo que es necesario y cuándo puede llevarse a cabo la solicitud, además del posible montante de la subvención.

Estas ayudas para la eficiencia energética cuentan con un presupuesto y una serie de fondos que se destinan a subvencionar instalaciones de pellets, así que habrá que estar atentos a la apertura de los plazos y presentar la solicitud a la mayor brevedad para no quedarse sin la ayuda. En Andalucía, la subvención se solicita a la Agencia Andaluza de la Energía; en Aragón, al Gobierno de Aragón;  en Asturias, en el portal del Principado; en Baleares, en la Direcció General d’Energia; en Canarias, en el Gobierno de Canarias; en Cantabria, a través del Gobierno de Cantabria; en Castilla y León, en la web Tramita Castilla y León; en Castilla-La Mancha, a través del sitio de Eficiencia Energética; en Cataluña, en el Instituto Catalán de Energía; en la Comunidad Valenciana, en el Instituto Valenciano de la Energía; en Extremadura, en la página del Gobierno de Extremadura; en Galicia, en el Instituto Enerxético de Galicia; en La Rioja, en la página del Gobierno de La Rioja; en Madrid, en la web de la Comunidad de Madrid; en Murcia, en el sitio de la Región de Murcia; en Navarra, a través del Gobierno de Navarra; en el País Vasco, en el Ente Vasco de Energía; en Ceuta, en la web de la Ciudad Autónoma; al igual que en Melilla.

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D