La posible inclusión de fosfatos en la carne de kebab crea una polémica en la UE

General

La posible inclusión de fosfatos en la carne de kebab crea una polémica en la UE

El doner kebab, un bocadillo de comida rápida que es el equivalente gastronómico de la hamburguesa estadounidense en muchas ciudades europeas, se ha visto envuelto en una controversia.

El uso general de fosfatos como aditivos en la carne está prohibido. Los kebab consumidos en Europa no pueden llevar fosfatos, sin embargo la CE, ante la falta de evidencia científica para el riesgo en la salud, proponía admitir en el futuro algunos fosfatos, en concreto quería permitir el uso de el E-338 y el E-452.

Los eurodiputados de Comisión de Medio Ambiente en el Parlamento, preocupados por informes que vinculan los fosfatos a enfermedades del corazón, no quieren su aprobación y han bloqueado la propuesta. Así, los fosfatos que ya estaban prohibidos en Europa seguirían estando prohibidos si el borrador de ley prospera. Es ahora la mayoría absoluta del pleno quien debe ratificar el 14 de diciembre ese voto de la comisión parlamentaria de medio ambiente.

Los propietarios de restaurantes de comida para llevar y grupos del sector afirman que esos aditivos son necesarios para mantener la carne jugosa. Un factor que alimenta la polémica es que se permite la venta de algunos embutidos y carnes preparadas con fosfatos en la UE, que no se verían afectados por la norma relacionada con la carne de kebabs. Esa disparidad ha hecho que algunos vendedores afirmen que el plan conlleva una discriminación deliberada para perjudicar a los negocios propiedad de empresarios turcos.