Daniel Capó

Algo resulta inquietante

Nuestra crisis no responde tanto al paro como al trabajo sin recorrido, sin expectativas ni mejora

Opinión

Algo resulta inquietante
Foto: Tales Azzoni
Daniel Capó

Daniel Capó

De la biografía me interesan los espacios habitables. Creo en las virtudes imperfectas y en la civilizada inteligencia de la moderación

Las fracturas sociales se originan en pequeñas grietas que crecen y se agrandan hasta arruinar las democracias. A veces son consecuencia de grandes choques sistémicos, de fallas gigantes que chocan entre sí; otras, en cambio, se producen a causa de las distintas dinámicas presentes en la sociedad. La tecnología tiene, por ejemplo, algo de radical y acumulativo: ese sería el caso de la obsolescencia programada de determinados trabajos y sectores económicos. Nuestra referencia más inmediata es el crac del 29, seguido de una larga década depresiva que culminó en una guerra mundial. Se desvanecieron fortunas, cayeron aristocracias y se arruinaron familias enteras. El desempleo fue uno de sus signos inequívocos. Hoy no. No del mismo modo, desde luego. Aunque España siga su propio camino –los motivos de nuestro alto paro estructural son otros–, países centrales como Estados Unidos o Alemania se encuentran en máximos históricos de empleo, lo cual no ha evitado las turbulencias políticas ni ha acallado los temores de las clases medias. Y en parte es así porque, si la crisis del 29 se tradujo en desempleo, la del 2008 ha supuesto la generalización del empleo basura y de los salarios bajos. Y un gradual empobrecimiento colectivo. Nuestra crisis no responde tanto al paro como al trabajo sin recorrido, sin expectativas ni mejora. Tecnología y globalización son dos de los factores que explican esta deflación. Cabe suponer que no son los únicos: envejecimiento, apalancamiento, disolventes morales de las virtudes burguesas…

Una deflación, por cierto, que se une a tres claros procesos inflacionarios que socavan desde abajo los cimientos de las clases medias: vivienda –sobre todo la vivienda en las geografías de éxito-, educación y salud. Las tres –como el can Cerbero de la recuperación– afectan especialmente a las familias jóvenes, que se ven obligadas a invertir ingentes cantidades de sus recursos en unos conceptos que antes –durante el medio siglo dorado de la posguerra– formaron parte del ADN básico del bienestar. Casas y alquileres cada vez más caros; educación privatizada –aunque sea vía extraescolares o acudiendo a la concertada–, frente a las deficiencias de la pública, y sanidad privada –especialmente costosa en otros países, más que en España.

Alto endeudamiento, salarios bajos e inflación en el consumo básico y no en el IPC global, suponen el verdadero rostro de una crisis que no termina de marcharse, ni siquiera donde la economía lleva una década de expansión. “Algo va mal”, tituló Tony Judt, uno de sus últimos libros. Algo resulta inquietante, podemos decir hoy.

Más de este autor

Una Europa en decadencia

«Una Europa menos relevante significa más paro y menos oportunidades para los jóvenes, menor calidad de vida y más inseguridad»

Opinión

Vacunados

«El éxito de la ciencia debe invitarnos a la esperanza, pero no a un optimismo ingenuo ni ciego que crea que, en cuestión de meses, la pandemia vaya a desaparecer de nuestras vidas»

Opinión

Más en El Subjetivo

Ferran Caballero

No volveré a ser Messi

«La salud mental no es ahora más que otro palabro para fomentar el narcisismo adolescente de quien busca encerrarse en espacios seguros o zonas de confort para cuidarse muy mucho de un mundo que no le quiere tanto como le quería su abuelita»

Opinión

Jordi Bernal

Berlanga equidistante

«Faltan valientes con apariencia pusilánime que no se casen con nadie y sepan contar los episodios nacionales de todos los días con el vitriolo necesario que escape de las babas sentimentales»

Opinión