The Objective | Noticias exclusivas y opiniones libres en abierto
Publicidad
España

La Fiscalía pide que Bea Fanjul declare en el juicio por maltrato contra un exdirigente del PP

La presidenta de Nuevas Generaciones supo de las presuntas lesiones que sufrió una compañera de partido a manos del exnúmero cuatro del PP catalán

La Fiscalía pide que Bea Fanjul declare en el juicio por maltrato contra un exdirigente del PP

La presidenta de Nuevas Generaciones del PP, Beatriz Fanjul, |Julio Muñoz (EFE)

La Fiscalía ha enviado un escrito al Juzgado de Violencia de Género número 1 de Barcelona en el que pide tres años de cárcel para el que fuera ‘número cuatro’ del PP catalán, Alberto Fernández Saltiveri, por un presunto caso de maltrato que denunció hace un año la actual presidenta de Nuevas Generaciones en Cataluña, Irene Pardo. Además, solicita que comparezca como testigo Bea Fanjul en el próximo juicio ya que la dirigente nacional tuvo conocimiento por su compañera de partido de las lesiones sufridas que se han aportado a la causa.

El juez instructor abrió juicio oral contra Saltiveri a principios de abril y tanto la acusación, ejercida por Sagué Abogados Penalistas en nombre de Pardo, como la Fiscalía ya han presentado sus escritos. THE OBJECTIVE ha tenido acceso a ambos documentos tras una exclusiva del diario Ara.

El Ministerio Público pide tres años de prisión para el exvicesecretario de Comunicación y Electoral del PP catalán por los presuntos delitos de coacciones leves, injurias, maltrato y lesiones contra quien fue su mujer entre mayo de 2017 y diciembre de 2018. Pardo, quien en la actualidad es también consejera del PP en el barrio barcelonés de Les Corts, eleva la petición a seis años por los mismos hechos.

En ambos escritos se relatan insultos y vejaciones en varios momentos de 2018, pero es tras la marcha de domicilio conyugal a finales de ese año por parte de Pardo cuando se producen dos supuestas agresiones físicas. La primera, en enero de 2019, cuando Pardo fue a buscar el perro común que tenían. Saltiveri «le agarró el pelo y la arrastró varios metros hasta la puerta de salida», si bien no consta que por esos hechos fuera al médico, señala el fiscal.

Un «fuerte golpe» con el casco de la moto

El segundo episodio se produjo en julio de 2019, con la madre de Pardo de testigo, cuando la presidenta de NNGG de Cataluña fue a la casa de Saltiveri a recoger sus pertenencias personales. El entonces dirigente del PP «cogió el casco de la moto y dio un fuerte golpe con él en la cara de ésta, la empujó fuertemente contra el marco de la puerta, lo cual provocó que cayera al suelo, la agarró por los brazos y la arrastró por el pasillo». Pardo sufrió «heridas consistentes en contusiones en todo el cuerpo y dolor en huesos propios de la nariz», por lo que necesitó asistencia médica.

El fiscal asume, además, la petición de la letrada de Pardo de solicitar que testifiquen varios políticos amigos suyos, aunque la última palabra la tendrá el tribunal que juzgue los hechos. Entre los seis llamados a declarar se encuentran la citada Bea Fanjul, actual presidenta de Nuevas Generaciones, y David Mejía, exdiputado autonómico de Ciudadanos que recientemente se sumó al equipo del exalcalde popular de Badalona, Xavier Albiol.

En el caso de Fanjul, la defensa de la denunciante justifica la necesidad de que testifique en el juicio, para el que aún no hay fecha, porque fue «testigo directa de las lesiones sufridas por la Sra. PARDO, así como de todas y cada una de las relevantes conversaciones de WhatsApp mantenidas con la misma durante la sucesión de los hechos y que han sido aportadas a la presente causa».

La denuncia de Pardo contra Saltiveri en marzo de 2021 provocó una crisis interna en la formación regional y la inmediata reacción de Albiol, quien cesó de forma fulminante al entonces ‘número cuatro’ del PP catalán del puesto de asesor del grupo popular en la Diputación de Barcelona. Se trataba de un puesto de libre designación y se inmediato se anunció su sustituto.

La decisión de Albiol se anticipó a la que adoptó el PP nacional tras consultarlo con el presidente de los ‘populares’ catalanes, Alejandro Fernández, quien previamente había sido informado de la demanda de la dirigente de NNGG Cataluña contra uno de sus hombres de confianza.

Alberto Fernández Saltiveri con Isabel Díaz Ayuso en un acto en febrero en Barcelona. | Foto: Twitter de A.F.Saltiveri

Saltiveri se negó a dimitir en un primer momento tras tener conocimiento de la denuncia de su exesposa. El PP catalán le abrió un expediente informativo y trasladó el caso al Comité de Derechos y Garantías. Finalmente, fue Génova el que tomó cartas en el asunto destituyendo al vicesecretario catalán de Comunicación y Electoral al ser un caso tan sensible y que podía hacer daño a la imagen del PP.

Desde el PP nacional se observó con mucha preocupación esta denuncia por malos tratos entre dos de sus dirigentes catalanes porque se unió a la investigación judicial que se había conocido dos meses antes contra Daniel Serrano, hasta entonces ‘mano derecha’ de Alejando Fernández, por una presunta agresión sexual también contra una compañera del partido que, sin embargo, no ha tenido recorrido judicial por el momento.

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D