The Objective
Publicidad
España

Piden la retirada de un polémico cartel en el barranco en el que asesinaron a Lorca

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica demanda a la Junta de Andalucía que utilice un lenguaje condenatorio de los crímenes del franquismo

Piden la retirada de un polémico cartel en el barranco en el que asesinaron a Lorca

Imagen del cartel que alude a Lorca.

«Los Barrancos, lugar donde se cree que vivió sus últimos momentos el poeta granadino Federico García Lorca». Con esa polémica redacción serigrafiada en un cartel explica la Junta de Andalucía la ubicación del sendero de Víznar, donde fue asesinado el literato. La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha pedido al Gobierno andaluz que cambie o retire el rótulo. Solicita lo mismo para otro letrero instalado en la carretera de Alfacar en el que se alude a que en esos parajes «dejaron sus vidas miles de granadinos en defensa de los valores democráticos de la Segunda República Española». Además, insta a utilizar un lenguaje claro y condenatorio de los crímenes del franquismo.

El 19 de agosto se cumplen 86 años del asesinato de Lorca, ejecutado sin juicio alguno. Sucedió apenas un mes después de que comenzara la Guerra Civil. Existen muchas teorías sobre sus últimas horas, pero todas coinciden en que el poeta de Fuentevaqueros fue detenido por falangistas en la casa de su amigo Luis Rosales, donde se había refugiado ante el temor de sufrir algún percance. Lo trasladaron a La Colonia, un viejo cortijo en Víznar, a solo siete kilómetros de Granada. Tres días más tarde de su detención fue fusilado junto a dos banderilleros anarquistas y un maestro de escuela. Sus restos nunca han sido localizados.

La ejecución de Lorca

Las autoridades franquistas reconocieron el asesinato de Lorca en 1965, después de que la escritora francesa Marcelle Auclair mostrara su intención de escribir una biografía del poeta. En los documentos, divulgados por la ARMH hace siete años, se incluye la carta que dirigió el entonces ministro de Exteriores, Fernando Castella, a su homólogo en Gobernación, Camilo Alonso Vega, para permitir el acceso a los archivos. No obstante, no consta el lugar concreto del crimen. En la zona se instalaron hace años carteles explicativos, aunque las víctimas de la dictadura no están satisfechas con su contenido.

La ARMH ha registrado este lunes por vía telemática una petición a la Junta de Andalucía para que cambie esos rótulos que «denigran» a Lorca, pero también al resto de víctimas republicanas. El texto, al que ha tenido acceso THE OBJECTIVE, sostiene que «cuando una persona recorre los parajes en los que fueron asesinadas personas que se opusieron al golpe de Estado del 18 de julio de 1936 se encuentra con algunos carteles explicativos. En ellos se incluyen frases que utilizan eufemismos para no señalar y denunciar los crímenes que los golpistas cometieron en esos lugares».

Haga click en la imagen para leer el documento completo.

La solicitud incluye una descripción de los errores y apremia a corregirlos. Uno es el citado caso de Lorca. El rótulo recoge que fue en ese lugar, el sendero del barranco de Víznar, donde el poeta «vivió sus últimos momentos», lo que consideran un eufemismo de lo que realmente sucedió. También rechazan la explicación que otorga el cartel ubicado en la carretera que une Víznar y Alfacar, un lugar declarado de memoria histórica de Andalucía, en el que se indica que «dejaron sus vidas» miles de granadinos en defensa de los valores democráticos.

La asociación pide al Gobierno regional que utilice un lenguaje claro y condenatorio de los crímenes. «El lenguaje de una democracia no puede ser complaciente con los asesinos. Tiene que denunciar hechos que jamás debieron ocurrir, como lo hace con los lugares en Andalucía en los que han ocurrido atentados terroristas, donde no se dice que dejaron sus vidas o vivieron sus últimos momentos sino que las víctimas fueron asesinadas», subraya el texto. E insiste: «Ese lenguaje oculta los hechos criminales que fueron desapariciones forzadas, los crímenes más graves que se pueden cometer contra un ser humano».

Placas para las víctimas

«Hay distintas formas de contar la historia. Esta es una de ellas. Hemos leído en los libros de texto que Lorca falleció, que Antonio Machado se fue a Francia y ahora, estos carteles, explican la ruta por los lugares donde fueron asesinados hombres y mujeres que defendieron la legalidad frente a un golpe de Estado», afirma Emilio Silva, presidente de la ARMH. En su opinión, decir que los granadinos dieron su vida o que vivieron sus últimos momentos es una forma de negacionismo. «Hay que poner placas en aquellos lugares en los que han sido asesinadas las víctimas del fascismo, igual que se hace con las del terrorismo».

La ARMH, creada en el 2000 por familiares de las víctimas del franquismo, fue la asociación que inició en España las exhumaciones científicas de fosas de la represión franquista. Lo hizo sin ayudas públicas y mucho antes de que se aprobara la ley de Memoria Histórica en 2007. Ha llevado cientos de actuaciones por todo el país, algunas de ellas en Andalucía. Silva, nieto del primer desaparecido identificado por una prueba genética, cree que el lenguaje de los carteles «borra el rastro de unos verdugos que ejercieron esa violencia voluntariamente y tienen nombres y apellidos»

Únete a la discusión
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D