The objective

Further

Cultura viral

Cultura viral

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates

Yolanda Álvarez, Anne Chaon, Santi Palacios y Óscar Corral nos cuentan su experiencia a bordo de diferentes barcos

Foto: Salvatore Cavalli | AP

Cientos de personas mueren cada año en el Mediterráneo tratando de huir de lugares como Libia, a donde a menudo llegan escapando de la violencia, la pobreza, la esclavitud y muchos otros horrores. Sin embargo, la noticia de cada verano no es que estas personas se han ahogado por viajar en una embarcación precaria, engañados por las mafias, sino que los titulares se llenan de nombres de barcos de rescate que, por diferentes motivos, son bloqueados en puerto, o se les prohíbe desembarcar, o son multados por entrar en aguas de algún país que no debían.

Las redes sociales se llenan también de comentarios y opiniones sobre la labor de las ONG que rescatan a migrantes en el Mediterráneo, y muchos de ellos no están precisamente a favor de lo que hacen. En numerosas ocasiones, ONG como Proactiva Open Arms, SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras son acusadas de colaborar con las mafias de tráfico de personas al rescatar a estos migrantes. Estas acusaciones van tan lejos que incluso Vox llegó a interponer una denuncia contra Open Arms por considerar que favorece la inmigración ilegal.

Sin embargo, la realidad es bien distinta a lo que opina el partido de ultraderecha, y así lo aseguran los periodistas y fotógrafos que han subido a bordo de estos barcos para narrar desde dentro lo que ocurre en cada rescate.

Yolanda Álvarez, de TVE, estuvo en el Open Arms en la misión de agosto; Anne Chaon, de AFP, a bordo del Ocean Viking casi al mismo tiempo; el fotógrafo Santi Palacios ha estado en varias misiones del Open Arms y Óscar Corral estuvo a bordo del Aquarius en junio de 2018 con El País.

Han estado en misiones diferentes, en momentos distintos y no con las mismas ONG, pero todos ellos coinciden en una afirmación: no hay nada que pruebe que estas organizaciones colaboran con las mafias. Hablamos con los cuatro, que nos cuentan su experiencia a bordo de estos barcos y explican por qué las acusaciones contra ellos no tienen ningún argumento que las sostenga.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 5

Un grupo de migrantes, a bordo del Open Arms. | Foto: Hannah Wallace Bowman | MSF

Transparencia total con los periodistas

Ningún periodista de los que ha cubierto una misión de un barco de rescate ha narrado nunca contactos o comportamientos sospechosos por parte de las ONG. Sin embargo, hay quien no se cree su versión, o quizá piensan que las organizaciones les ocultan cosas. Pero no, no es así.

“Tienes acceso absolutamente a todo, no hay ninguna reunión privada”, explica Óscar Corral. “Todos los días se hacían reuniones de lo que estaba pasando y como tripulación, tienes que estar informado”, añade el fotógrafo. “Toda la información que sabía el barco, toda la información que llegaba a los miembros de la organización se trasladaba en unas tres reuniones al día en las que se hablaba de la situación, la situación con los gobiernos, de cuestiones técnicas, meteorológicas, opciones que incluso se debatían”, recuerda.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 1

Óscar Corral a bordo del Aquarius. | Foto: cedida por Óscar Corral

Lo mismo afirma Santi Palacios, que ha trabajado en numerosas ocasiones con Open Arms. “No solo no hay nada que ocultar, sino que los periodistas a bordo tienen acceso a todo”.

Anne Chaon asegura, por su parte, que tuvo acceso “a todas las partes del barco”. Además, “pude ver las pantallas de los radares, los emails que intercambiaban con las autoridades en Libia, Malta, Italia” y escuchar las conversaciones por radio. Como el resto, también explica que pudo asistir a todas las reuniones, con la única excepción de los encuentros que celebraban los profesionales de Médicos Sin Fronteras con las personas que se encontraban en una situación vulnerable. “No hay espacio para la privacidad en este tipo de embarcaciones y no me puedo imaginar que haya una parte de su trabajo que me fuera ocultada”, añade.

“En el barco, nosotros tenemos acceso a todas las reuniones”, afirma, por su parte, Yolanda Álvarez. “Durante todo el tiempo de convivencia, nosotros tenemos acceso a los emails que ellos mandan, a las reuniones, a nosotros no se nos oculta nada, con nosotros han sido transparentes”.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 6

Yolanda Álvarez a bordo del Open Arms. | Foto cedida por Yolanda Álvarez

La independencia está garantizada

Además de ser acusados de mentir por quienes no se creen que el trabajo de las ONG no está relacionado con las mafias, algunos de estos periodistas han sido acusados de trabajar para las organizaciones y no de manera independiente.

En el caso de Yolanda Álvarez, recibió numerosos comentarios que la acusaban de estar al servicio de Open Arms por aparecer en una foto de fin de viaje con todas las personas que habían estado a bordo del barco. “Después de compartir experiencias difíciles, que estemos todos en la foto para nada significa que yo trabaje para nadie”, explica la periodista.

Santi Palacios también ha sido acusado en varias ocasiones de trabajar para Open Arms. “A mí me han enviado artículos escritos en los que se publicaba que Santi Palacios, el fotógrafo a sueldo de Open Arms, se había inventado una fotografía de unos muertos”, recuerda. “Desde la derecha italiana se ha dicho que yo estaba a sueldo de la ONG y que estaba recreando imágenes”.

A pesar de las acusaciones, a las que ninguno de ellos ha querido responder, los periodistas aseguran que su trabajo en los barcos de rescate se realiza de manera independiente y sin ningún control por parte de la ONG.

“Todos los periodistas que han subido a bordo de las embarcaciones, desde la primera misión del Astral, han sido periodistas independientes con control absoluto y total sobre su trabajo”, dice Santi Palacios, en referencia a todas las misiones de Open Arms.

“Yo trabajo con total libertad y con total independencia”, asegura por su parte Yolanda Álvarez. “Nosotros grabamos con total libertad, nadie nos vigila y no se nos prohíbe grabar nada”, añade.

Acusaciones sin fundamento

El barco es un espacio cerrado en el que no hay hueco para los secretos. Los periodistas están en todas las reuniones, escuchan las comunicaciones por radio, leen los correos electrónicos, hablan con los migrantes, con la tripulación. Aún así, hay quien no se fía de ellos y sigue creyendo que las ONG sacan dinero de las mafias.

Pero es que los periodistas no solo ven cómo se trabaja en los barcos de rescate, sino que también presencian el modo de operar de las mafias de tráfico de personas. Y todos coinciden en una cosa: las mafias no esperan a que haya buques humanitarios para lanzar una patera al mar.

“Las mafias operan y les da exactamente igual la vida de esta gente, la lanzan al mar y si se mueren, pues se mueren, eso es lo de menos una vez que cobran el dinero”, dice
Óscar Corral, que insta a Vox a que “busque las vías de financiación de estas ONG, porque suelen estar bastante claras y suelen poner públicamente de dónde vienen las donaciones, quién aporta el dinero y de dónde sale todo”.

“Pensar que las mafias se esperan a que haya barcos de rescate para echar a la gente demuestra saber muy poco de cómo están funcionando”, argumenta Yolanda Álvarez. “Las mafias lo que hacen es sacarle dinero a los migrantes que quieren salir de ahí y a los refugiados y los echan al mar haya barco o no haya barco, haya buena mar o mala mar, porque no les importan las vidas de nadie”, añade. Por eso, asegura que lo único que hacen las ONG es “evitar los naufragios”, pues saben que muchos de los migrantes que lanzan las mafias al mar están en peligro de hundirse. De hecho, cientos de ellos mueren en el mar.

“No entiendo a qué se refiere la gente cuando dice que las ONG están en contacto con las mafias, o que hacen negocio con ellas”, dice Anne Chaon, que pide a estas personas “que se expliquen y no se limiten a repetir” las acusaciones. “Yo nunca he visto nada sospechoso, nada que hiciera sentir un poco incómoda con el proceso”, asegura.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 2

Anne Chaon, junto a un grupo de migrantes a bordo del Ocean Viking. | Foto: cedida por Anne Chaon

“No hay, evidentemente, nada que sostenga ninguna de esas acusaciones”, sentencia Santi Palacios. “No hay ningún elemento importante que se oculte a cualquier periodista que quiera acercarse y no hay por dónde cogerlo”.

Por otra parte, Óscar Corral, que estuvo a bordo del Aquarius, recuerda que de las 629 personas que desembarcaron en España, poco más de 200 habían sido rescatadas por el barco humanitario. El resto, fueron rescatadas por la Marina italiana, los guardacostas y un buque mercante y transferidos al barco por petición del Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo. Por tanto, considera que “si la afirmación de que la presencia de esos barcos allí es colaboración con las mafias, podemos decir que la presencia de los barcos de la Armada italiana es claramente una colaboración con la mafia porque también están allí recogiendo gente”. “Es una afirmación totalmente ilógica”, opina.

Salvar vidas como único objetivo

Digan lo que digan en las redes sociales, quienes han subido a un barco humanitario tienen claro que el único objetivo de quienes allí trabajan es salvar vidas. Más allá de la política, más allá de las fronteras.

“Por encima de todo, creo que tienen un gran respeto por la vida. Todo lo que dicen es que no están lidiando con Libia, ni con ningún país, solo están allí para salvar vidas”, afirma Anne Chaon sobre la tripulación del Ocean Viking.

Palabras similares tiene Óscar Corral para los miembros de SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras: “Solo tenían una preocupación, no era ni nosotros, ni el estado del barco, ni el tiempo, la preocupación máxima de esta gente era que los migrantes estuvieran bien, lo estaban dando todo por ellos”.

En cuanto al Open Arms, Yolanda Álvarez asegura que lo único que hacen es, “como saben que muchos de ellos están en peligro de hundirse y morir, y como sigue habiendo naufragios, evitar esos naufragios”. “Son barcos que deberían suplir lo que los estados no están haciendo”, afirma.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 3

Un grupo de migrantes descansa a bordo del Ocean Viking. | Foto: Maurizio Debanne | Reuters

El papel de los medios de comunicación

Las acusaciones contra las ONG afectan de manera indirecta a los periodistas que trabajan cubriendo sus misiones. “En el momento en el que se acusa a los barcos y a las tripulaciones de colaborar con las mafias, están criminalizando a la prensa también, que estamos allí”, denuncia Óscar Corral.

Cuando afirman que las ONG actúan movidas por las mafias, están “acusando de mentir a cientos y cientos de periodistas independientes que han subido a bordo de los barcos, eso sí”, opina Santi Palacios.

En opinión de Yolanda Álvarez, “cuando los temas humanos se politizan, siempre hay intereses para quitar importancia a nuestro trabajo” y la ultraderecha está tratando de utilizar el discurso anti-migratorio para obtener votos.

A pesar de todas estas acusaciones en su contra, los periodistas siguen narrando la verdad de lo que ocurre a bordo de estos barcos, en las misiones más mediáticas y en las que no salen en los titulares también.

“Yo creo que los medios de comunicación lo que tenemos que hacer es nuestro trabajo, con rigor y con humanidad”, dice la periodista de TVE. “La mejor forma de dar rigor a lo que está pasando es hacer un trabajo serio y directamente con las fuentes”.

“Nosotros trabajamos para la ciudadanía, no trabajamos para una ONG ni para un fin, lo que pasa es que nosotros hacemos un periodismo humano en el que no se favorece el discurso de odio y en el que lo que hacemos entender es que todas esas personas están huyendo de una situación de guerra, porque en Libia hay guerra, en la que los han maltratado, los han torturado, algunos de ellos los han vendido como esclavos, a mujeres las han violado y han abusado sexualmente de ellas, de casi todas, entonces esa gente huye de Libia, haya un barco de rescate o no lo haya, es el horror o el agua, pues el agua”, explica la periodista.

El papel de los medios de comunicación es narrar con veracidad y rigor lo que está pasando. Sin embargo, en ocasiones “el ruido” que generan estas historias “consigue sobredimensionar el problema y que parezca que España tiene una presión migratoria infinitamente superior a la que realmente tiene”, considera Santi Palacios.

Las ONG no colaboran con las mafias: así lo desmienten los periodistas que cubren los rescates 4

Santi Palacios en una misión de Proactiva Open Arms. | Foto: Cedida por Santi Palacios

Por desgracia, además de todas la información que producen los periodistas, hay mucho “ruido acusatorio hacia las ONG que es manipulación, es mentira y es perverso”. Un ruido que probablemente no existiría si esta gente que critica a las ONG hubiera visto desde dentro su trabajo a bordo de los barcos humanitarios. “Deberíamos subirlos a bordo a una misión, esa sería una buena táctica para que vieran de verdad la realidad”, dice Anne Chaon.

“Respecto a los de Vox, probablemente quien denuncia nunca ha subido a uno de esos barcos ni los conoce de primera mano”, dice Óscar Corral. “Si estuvieran allí, podrían hablar de otras cosas”.

Noticias en tu inbox

¿Sin tiempo para las noticias? Nuestro equipo de redacción selecciona lo más relevante de la actualidad del día y confecciona para ti una Newsletter diaria que va directamente a tu bandeja de entrada. Suscríbete para recibir las noticias de última hora, los reportajes más fascinantes y las opiniones más razonadas.