Los hoteles de EEUU aprenden del #MeToo y reparten botones de pánico a sus empleados

Cultura

Los hoteles de EEUU aprenden del #MeToo y reparten botones de pánico a sus empleados
Foto: Eunice Stahl

Nunca se ha hablado tanto y tan claro del acoso sexual como en los últimos dos años. El movimiento #MeToo, originado en Estados Unidos y extendido al resto del mundo, se ocupó de arrojar luz a una cuestión que siempre había sido tratado como tabú y en silencio. Si bien las primeras denuncias llegaron por parte de mujeres que trabajan en sectores como el entretenimiento o la tecnología, muchas otras se han animado a hacerlo en sus entornos más humildes.

Por esta razón, algunas de las cadenas hoteleras norteamericanas más prestigiosas, entre las que encontramos Hilton, Marriott o Hyatt, han anunciado una campaña conjunta para equipar a sus empleados con botones de pánico, de momento solo a aquellos que trabajen dentro de Estados Unidos.

El comité conjunto que han creado para lanzar la campaña, que han llamado 5-Star Promise, ha decidido proporcionar a sus trabajadores unos dispositivos de seguridad que son discretos y efecticos, que pueden tener forma de un llavero. Además, se han comprometido públicamente a establecer unas políticas concretas contra el acoso y formación para denunciar los casos en cuanto se produzcan.

Todo hay que decirlo, estos dispositivos eran obligatorios en algunos lugares del país, como Nueva York, Chicago o Washington D.C., donde cuentan con artilugios como el MadeSafe. Lo aplicaron a raíz de la detención del exministro francés Dominic Strauss-Kahn en 2011, tras acosar sexualmente a la ama de llaves de un hotel.

La importancia de introducir esta medida en el sector hotelero es evidente si atendemos a las cifras que nos llegan desde Estados Unidos, donde entre 2005 y 2015 –tal y como informa Quartz– contabilizaron que el 14% de las denuncias de acoso sexual procedían de este gremio, según el Centro para el Progreso de América. Asimismo, se trata de una reivindicación esencial de los sindicatos, que poco a poco, se va implementando en cada vez más sitios.