The objective

Today

Información verificada al momento

Información verificada al momento

Espacio Exerior

La sonda InSight llega a Marte tras una muy arriesgada maniobra de aterrizaje

Redacción TO
Última actualización: 26 Nov 2018, 9:27 pm CET
Foto: FREDERIC J. BROWN | AFP

Siete años de trabajo, siete meses de viaje por el espacio y siete minutos de angustia: la sonda estadounidense InSight ha tocado la superficie de Marte tras una muy arriesgada maniobra de aterrizaje. Los ingenieros de la NASA que siguen la operación desde la Tierra no han podido hacer otra cosa que cruzar los dedos: desde la entrada a la atmósfera marciana, con sus tormentas de polvo, hasta el contacto con el suelo, todo ha sido programado con horas de antelación.

Tras entrar en la atmósfera marciana a 20.000 kilómetros por hora, tuvo que bajar suficientemente la velocidad para poder aterrizar desplegando el paracaídas. La nave de la NASA usó los gases de la atmósfera del planeta para llegar a los 1.500 kilómetros por hora. Cuando estaba a unos 12 kilómetros de la superficie desplegó el sistema de aterrizaje. La sonda ha tocado tierra a las 20:54 de este lunes (hora española). La primera señal de radio ha tardado en llegar a la Tierra ocho minutos más. Tras esta, los ingenieros han celebrado.

InSight es la primera sonda diseñada para estudiar el interior de Marte. Se espera que recoja datos que ayudarán de la NASA ayudarán a entender qué se esconde bajo la superficie del planeta rojo y por qué perdió su campo magnético que lo protegía del viento solar. En castellano: estudiará la actividad tectónica de Marte para desentrañar los misterios de su formación y preparar posibles misiones humanas para explorar el planeta rojo.

El lanzamiento se llevó a cabo desde la desde la base aérea estadounidense de Vandenberg en California con un cohete Atlas V de United Launch Alliance (ULA). Esta es la primera misión de la NASA a Marte desde el Curiosity, en 2012.

El proyecto de 993 millones de dólares busca ampliar el conocimiento de las condiciones internas de Marte, en un esfuerzo informado para enviar luego exploradores humanos y revelar cómo se formaron los planetas rocosos –como la Tierra– hace miles de millones de años.