The Objective
Publicidad
Lifestyle

Vestidos de alquiler: la opción más barata y sostenible para ser la invitada perfecta

Si estás cansada de invertir mucho dinero en tus looks para bodas, comuniones u otros eventos, el alquiler de vestidos y complementos de fiesta es la solución

Vestidos de alquiler: la opción más barata y sostenible para ser la invitada perfecta

Vestido de fiesta alquilado | Borow

Entramos en la época del año más propicia para las celebraciones. Son los meses de las comuniones, las bodas y las comuniones, una temporada de eventos que, tras dos años de pandemia, se intensifican al máximo ante la recuperación de la normalidad. ¿Acaso no tienes alguna invitación a la vista? A la opción habitual de comprar, el alquiler puede ser una perfecta solución para llegar sanos y salvos a final de mes.

A nadie la amarga una celebración pero, junto a la invitación, nos asalta la eterna duda de qué ponernos para estar a la altura. Es cuando nos encontramos con el dilema de querer estrenar y vestir como una celebrity en la alfombra roja pero la realidad nos abofetea con un presupuesto realista que no puede estirarse tanto. Además, aparece la conciencia que nos recuerda el cementerio de vestidos de fiesta que tenemos en el armario y que solo hemos usado una, o como mucho dos, ocasiones.

¿Merece la pena gastar dinero en un nuevo vestido? Si crees que no, desde THE OBJECTIVE tenemos la solución ideal para invertir menos presupuesto y estrenar un nuevo look en tu próximo evento. El secreto es recurrir a las empresas de alquiler de vestidos, complementos y tocados. Un mundo por descubrir que cada día gana más seguidoras.

Un consumo responsable

No todo es el dinero, el alquiler de estilismos también supone una alternativa sostenible al consumo masivo de ropa. ¿Sabías que hoy compramos cuatro veces más ropa que hace veinte años? Eso significa un armario con más prendas que usamos en menos ocasiones. Todo se debe a la influencia del fast fashion pero cada vez son más numerosas las voces que se alzan para defender un consumo más responsable.

Invitada con un outfit de alquiler (fuente: La más mona)
Invitada con un outfit de alquiler (fuente: La más mona)

Unida a la preocupación del cliente, hay una respuesta por parte de la industria. Así, aumentan los proyectos de firmas de moda que apuestan por el slow fashion, la artesanía y la sostenibilidad. Bajo esta atmosfera, nos podemos encontrar con muy buenas iniciativas como el intercambio de prendas, las suscripciones temporales o el alquiler de prendas para momentos especiales.

Si nos fijamos en esta última alternativa, hoy en día no es difícil encontrar tiendas, tanto físicas como online, donde encontrar vestidos de fiesta para alquilar de manera muy sencilla. Con un amplio catálogo de diseños de tendencia y tallas, podemos darle una segunda oportunidad a vestidos haciendo que no sea necesario producir más ropa. Una confirmación de que vestir con un look que te convierta en la protagonista de la fiesta no está reñido con un mundo más sostenible y equilibrado.

Ventajas e inconvenientes del alquiler

Si estás dudando entre comprar o alquilar tu próximo vestido de fiesta, aquí tienes un ramillete de ventajas de la segunda opción que pueden decantar la balanza hacia la alternativa menos habitual:

  • Ahorro. La propuesta de alquilar es mucho más barata que hacerte con un nuevo diseño. Podemos estar hablando de reducir el gasto a la mitad.
  • Estrenarás un nuevo vestido. Al no repetir estilismo, no tendrás que pensar con qué invitados te vas a reencontrar en la celebración con miedo a que te vean con el mismo diseño.
  • Acceso a mejores firmas. Propuestas que, habitualmente, podrían escaparse de tu presupuesto.
  • Ahorrarás espacio. Después de usar el vestido, lo devuelves. No tendrás que buscarle hueco en tu armario.
  • Prescindirás de tintorería. Cuando recurres a un vestido antiguo, es muy normal que tengas que visitar el tinte para una puesta a punto pues la prenda se ha podido arrugar, llenar de polvo o amarillear. Las empresas de alquiler te lo entregarán impoluto y, además, en la mayoría de las ocasiones también se encargan de la limpieza posterior.
  • Es más sostenible. Estarás contribuyendo a reducir el impacto medioambiental del sector de la moda al planeta.
  • No coincidirás con otra invitada. Con el alquiler se reduce (y mucho) la posibilidad de ver a otra mujer con el mismo diseño ya que suelen ser modelos de otras temporadas y se encuentran menos tallas disponibles.
  • Posibilidad de comprar. Si después de la fiesta te has enamorado del diseño, siempre podrás recurrir a su compra.
  • Siempre a la moda. Los vestidos que ofrecen este tipo de tiendas corresponden a las últimas colecciones. Así, nunca estarán pasados de moda como suele suceder con los que guardas en el armario.

Todo tiene su lado oscuro y, el tema que hoy nos ocupa, no iba a ser una excepción. Alquilar un vestido de fiesta también conlleva un compromiso y una responsabilidad. El diseño no es tuyo, por lo que hay que ser cuidadoso para que no se estropee. Aún así, si se rompe o mancha, lo peor que puede ocurrir es que perdamos la fianza que hayamos entregado.

Otro de los inconvenientes del alquiler es que no podremos alterar el diseño para adaptarlo a nuestro gusto personal. Ajustarlo a la silueta o hacer modificaciones en el bajo no suele ser posible por lo que tendrás que optar por diseños que te sienten como un guante.

Borow, el lugar de moda

Si hay un lugar del que todo el mundo habla últimamente, ese es Borow. Se trata de una iniciativa de las hermanas Chen, Eva y Joanna. Adictas a la moda, se gastaban prácticamente todo su presupuesto en ropa para, después, mirar el armario y repetir esa frase que todos decimos en cualquier momento: no tengo nada que ponerme.

Ante esta situación, este par de hermanas decidieron hacer algo para no renunciar a su amor por la moda pero cuidar el planeta. Si desde pequeñas habían compartido sus armarios para tener siempre cosas nuevas que ponerse… ¿por qué no extender ese préstamo a un mayor número de mujeres? De esta manera nació Borow.

Su propuesta es alquilar vestidos y recordar a las clientas que comprar no es la única opción para consumir moda.  Si queremos sentirnos increíbles en un momento especial, no es necesario tener ese vestido colgado en nuestro armario. Alquilar una prenda cuando quieres brillar cobra más sentido que nunca.

En Borow aspiran a ser la marca líder en España en el alquiler de vestidos  para eventos. Para lograrlo, ofrecen un armario cada vez mayor con diseños espectaculares de diferentes estilos. No tendrás que volver a perder la cabeza pensando en qué ponerte para ese momento especial.

Otras firmas para alquilar: de La más mona a 24FAB

Si quieres estrenar un nuevo look en cada evento sin gastar mucho dinero, cada vez son más las tiendas que se dedican a prestar o alquilar vestidos y complementos a unos precios más asequibles.

Una de las tiendas más famosas en este universo del alquiler es La más mona. Su nombre lo dice todo y fue la primera tienda online en apostar por este estilo de negocio. Aquí podrás tener a tu disposición más de 3.000 vestidos y complementos de fiesta. Entre sus propuestas podemos encontrar grandes nombres de la moda como Nihil Obstat, el diseñador de cabecera de Nieves Álvarez, así como otras firmas como Miguel Palacio, Pronovias o Amaya Arzuaga.

Si vives en Madrid, Valencia, Zaragoza o Málaga, podrás visitar directamente su tienda para probarte. Si no es así, o prefieres no salir de casa, siempre puedes optar por la compra online, probarlo y, si no te convence, devolverlo por mensajería. Además, uno de sus puntos diferenciales es que cuenta con el asesoramiento de sus estilistas para no errar en tu decisión final.

24FAB es otra tienda en la que podemos encontrar vestidos y complementos de tendencia de grandes firmas nacionales e internacionales, desde Vivienne Westwood hasta Jorge Acuña. La idea le surgió a su creadora, Anabel Zamora, después de enamorarse de una chaqueta de Stella McCartney que costaba 6.000€. ¿Por qué no compartir la prenda con otras clientas?  Aquí también tendrás la posibilidad de hacer la compra desde su web y probarte en casa, o acudir a su tienda física de Madrid.

Su amplia oferta, y el contar con tallas que van desde la 34 hasta la 50, han convertido a Dresseos en una de las webs de alquiler de ropa para eventos con más éxito. Entre sus ventajas está el poder reservar con antelación al asesoramiento de un estilista. Este profesional puede acudir a tu propia casa para darte todo el asesoramiento personal que puedas necesitar.

¿Cuánto te sueles gastar en el outfit completo para ir a una boda? Desde Rental Mode te ofrecen la posibilidad de conseguir todo lo que necesitas por una tarifa estándar de 60 euros. Este precio no solo incluye el vestido, sino también los complementos y hasta el asesoramiento de sus estilistas. Esta empresa sevillana es otra de las pioneras del sector ya que arrancó en 2012 y ya cuenta con 17 tiendas repartidas por toda España, además de su página web. Además, desde la empresa se encargan de la limpieza y de cualquier arreglo que necesite el vestido.

El sistema es muy similar en Rent à Porter donde, además de alquilar, también podrás poner tus propios vestidos en alquiler. Y, en Style In A Box, aún te dan más facilidades porque te mandan a casa dos tallas diferentes de tu vestido para que puedas confirmar cuál es el que mejor se adapta a tu figura.

Para rematar el look, nada como un tocado. En este sentido, Mimoki es el lugar de referencia. Allí podrás encontrar sombreros, diademas o turbantes de autor con los que marcar la diferencia frente al resto de invitadas. Entre las celebrities seguidoras de la marca hay nombres como Tamara Falcó, Agatha Ruiz de la Prada, Ana Obregón o Lourdes Montes. Ahora puede ser tu turno.

También para la novia

Si eres la protagonista del evento, también puedes recurrir al alquiler para poder ahorrarte un dinero importante en el estilismo de tu boda. El alquiler de vestidos de novia tiene diferentes alternativas. Puedes alquilar un vestido que ya ha sido utilizado anteriormente o elegir uno a estrenar, una opción que supone un mayor precio. Si alquilas, pero quieres una mayor exclusividad, puedes reservar el vestido para que nadie pueda utilizarlo antes que tú.

Estos vestidos procedes de stocks de firmas especializadas o de novias que, tras su boda, deciden alquilar su diseño para recuperar algo del dinero que invirtieron. El alquiler supone una experiencia idéntica a la de la compra. Elegirás una cita en la tienda para recibir una atención personalizada pudiendo probarte infinidad de diseños hasta dar con el vestido perfecto. También tendrás tres pruebas hasta el día de la boda.

Vestido de novia de alquiler (fuente: El tocador vintage)
Vestido de novia de alquiler (fuente: El tocador vintage)

Además, la mayoría de este tipo de empresas te ofrecen la posibilidad de realizar cualquier arreglo que sea necesario para que el diseño parezca realizado a medida. También podrás encontrar todos los accesorios que necesites, como los zapatos o el velo, en el mismo lugar.

Este sistema es mucho más económico que comprar un vestido nuevo ya que estamos hablando de un presupuesto que puede oscilar entre los 200 y los 1.000 euros. Esta horquilla depende de la firma, si el diseño pertenece a las últimas colecciones o si se adquiere un seguro opcional para despreocuparnos de cualquier mancha o desperfecto.

¿Vas a tener en cuenta la opción de alquilar para alguno de los eventos que tienes apuntados en tu agenda social?

Envía el primer comentario
También te puede interesar
Publicidad
MyTO

Crea tu cuenta en The Objective

Mostrar contraseña
Mostrar contraseña

Recupera tu contraseña

Ingresa el correo electrónico con el que te registraste en The Objective

L M M J V S D